Entrevista a Doug Pinnick, bajista, cantante y líder de King’s X: ‘Hemos copiado y nos han copiado, somos una banda más dentro de esa sopa llamada rock ‘n’ roll

Fotografía: Derek Soto

¿Existe alguna banda que se parezca a King’s X? Han pasado 40 años y la verdad es que esta pregunta sigue sin respuesta… Francotiradores de estilo especial y diferente han ido espaciando cada vez más sus entregas discográficas, y muchas veces, por problemas de salud. Y es que, por ejemplo, y aunque no lo parezca, nuestro entrevistado Doug Pinnick ya tiene 72 años de edad.

El caso es que King’s X siguen oliendo a espíritu adolescente mezclando lo alternativo con el soul, el funk y todo ello con arreglos de los Beatles. Si es que no se puede embarullar más su estilo… No son fáciles de escucha, pero han influenciado a bandas multi-platino y su nuevo disco, tras 14 años de ausencia, vuelve a ser impresionante. Hubo un par de temas obvios que dejé de lado para dar comodidad a nuestro protagonista y nos centramos en la música, que de eso Dug es casi como un doctor honoris causa.

 

Hola, Doug. Antes que nada, gracias por tu tiempo y felicidades por vuestro nuevo álbum Three Sides of One. El disco se publicó los primeros días de septiembre, así que… ¿Estás contento con las reacciones de los fans y la prensa?

Sí, han sido la gran mayoría muy buenas. Hemos tenido una respuesta muy buena en general, pero ha habido gente que no le ha gustado mucho este disco ya que probablemente esperaban otra cosa. Algunos piensan que no es un gran trabajo (risas).

Para mí es un disco que me sorprende desde el punto de vista que vuestra música no es fácil que entre, pero esta vez, ya desde la primera canción, que me ha parecido todo bastante pegadizo y muy fácil de escuchar, a pesar de que estamos hablando de King’s X.

Muchas gracias.

¿Por qué King’s X ha necesitado 14 años para un nuevo disco?

(Risas) Porque durante todos estos años hemos pensado que lo que componíamos no era mejor de lo que ya habíamos grabado. Hemos esperado hasta poder ofrecerle a la gente algo que pensamos que era lo suficientemente bueno para nuestros fans.

Hay muchas canciones que me encantan, pero el riff principal de “Let It Rain” me recordó a Led Zeppelin. ¿Estaba claro que esta canción tenía que ser la primera del disco?

Michael Parning fue el productor del disco y secuenció el riff. Fue su elección ya desde que empezamos con el disco. Yo escribí la canción, y cuando vuelvo a escucharla, veo claro que hay algo de Led Zeppelin en ella (risas). Pero también te digo que me encanta que esto sea así.

Por otro lado, la primera canción que me enamoró del disco fue “Give It Up”. Es pegadiza, potente y con alma soul. Creo que esta canción puede ser un futuro clásico para King’s X. He visto que habéis tocado esta canción en directo. ¿Cómo os funciona cuando la tocáis en directo?

Funciona muy bien y parece que a la gente le gusta. Desde que salió el disco que me muero de ganas de salir a tocar esos temas. Es material hecho para el directo… Sí que llegamos a tocar los tres singles antes de que salieran grabados como sencillos. Alguien quizá las había escuchado cuando los subimos a las redes, pero en general, la mayoría de la gente escuchaba esas canciones por primera vez. Ahora ya las conocen y me encanta ver a la gente cantando las letras y bailando esas composiciones.

Habéis sacado tres singles, pero hay una canción que creo que podría ser un gran single: “Festival”. ¿Cuál es tu opinión sobre este tema en concreto?

Oh, esa fue la primera canción que Ty tocó para mostrarnos sus ideas. Fue la primera que escribió y a mí me encantó nada más escucharla.

¿Y me has dicho hace un momento que ha habido prensa y fans a los que no les ha gustado el disco?

No son muchos… pero sí que hay gente a la que no le ha gustado. En fin, que uno no puede conseguir que a todo el mundo le guste lo que uno hace. Y está bien así (risas). Si me preguntas el cómo ha reaccionado la gente hacia el disco tengo que contarte lo bueno y lo malo. Y a la mayoría de gente les gusta el disco, por lo que no me molesta que haya a quienes no les guste. Posiblemente cuando nos vean tocar estas canciones en directo, y pase el tiempo, les gustará (risas).

Hay muchas canciones en las que podemos notar ese feeling de los Beatles en los arreglos como en “Swipe Out” o en la hermosa balada “Take the Time”. ¿Qué tan importantes fueron los Beatles para ti, Doug?

Digamos que los Beatles para mí y para Jerry Gaskill fueron muy importantes, y durante mucho tiempo. Es más, lo siguen siendo. Posiblemente ellos sean mi banda favorita. Me gusta importar, digamos, esas cosas tan cool de la música de los Beatles a mi música. Hay una conexión obvia con ellos en nuestro material.

Toca hablar del nombre del disco: Three Sides of One. King’s X es un trío, así que supongo que el título significa unidad y amistad, ¿no es así?

Puede significar lo que quieras, porque cuando nuestro manager vino con la idea de este título de disco: “tres caras de la verdad”, y yo lo cambié por “tres caras de uno”. A los chicos les gustó y fuimos a por ello, así que todo lo que la gente pueda aportar o decir qué les genera, me parecerá bien. Que cada uno saque sus propias conclusiones.

Se suele decir que King’s X fue una de las mayores influencias del grunge. Obviamente, sois una banda progresiva, pero… Puedo entender por qué mucha gente podría conectar a King’s X con el movimiento grunge.

Alguien dijo una vez que puedes quedarte con una de las caras del sonido de King’s X y que de allí podrías construir un estilo nuevo. Y sí… digamos que la banda ha ido cogiendo estilos e influencias de todos lados aportadas por otra gente. De esa mezcla otras bandas han sacado cosas, pero bueno, muchas veces son cosas que hemos copiado de Led Zeppelin o de Jimi Hendrix, pero, en definitiva: esto es el rock. Yo te diría que somos una banda más dentro de esa sopa llamada rock ‘n’ roll. Somos parte de la familia del estilo, como otras muchas bandas, y de eso estoy muy orgulloso. Me gusta escuchar de otras bandas que fuimos una influencia para ellos

Para muchas bandas de rock los 90 pasaron a ser una pesadilla… Una década realmente mala, pero… para King’s X creo que no fue algo que os afectó realmente, tuvisteis grandes discos y fueron absolutamente aceptados y eso a pesar de que los gustos musicales habían cambiado.

Sí, la verdad es que a nosotros nos funcionó. Tampoco es que vendiésemos mucho más que otras bandas coetáneas, pero pudimos hacer lo que nos apetecía y muchísima gente nos quería ver sobre un escenario. Y eso es justo lo que queríamos hacer (risas).

¿Por qué elegisteis el nombre King’s X para la banda?

Nuestro manager Sam nos vino con la idea de ese nombre y no teníamos otro que aportar. Teníamos un nombre antiguo, pero también la sensación de que lo queríamos cambiar. Él vino con la idea del nombre y nos gustó. King’s X es nuestro nombre, pero nunca he sido muy fan del nombre…

Mi única experiencia en vivo con King’s X fue en Azkena Rock en Vitoria España. Era la primera vez de King’s X en España. ¿Recuerdas ese programa?

¡Sí! Recuerdo todo ese día completo, de verdad que fue genial. Pudimos tocar y hubo mucha gente allí, con nosotros, incluso de camino hacia el recinto. Incluso recuerdo a gente mirando nuestro concierto desde el otro escenario opuesto al nuestro. Estuvo todo muy bien y fue un gran concierto.

Personalmente creo que el Azkena es el mejor festival de España…

Me encantó la respuesta del público… porque claro, estoy seguro que la gran mayoría de esa gente no estaba familiarizada con nuestro material y la reacción hacia King’s X fue muy, muy buena. Eso me hizo muy feliz porque no somos una banda grande en España y nuestra música no se escucha mucho. Yo pensaba que nadie nos conocería o que no les íbamos a gustar, pero estuvieron atentos a nuestro concierto. Eso fue genial.

Por favor, dime cómo es posible que King’s X siga siendo la misma formación de 1987. ¿Cuál es el secreto?

La estupidez (risas). No lo sé… supongo que nunca tuvimos alguna razón para separarnos. Hay que pensar en ello: nunca hubo razón alguna para dejarlo y esa razón nunca se dio.

He leído que Jerry Gaskill tuvo algunos problemas de salud en los últimos años, así que… ¿Está bien ahora?

Actualmente está la mar de bien. El doctor dice que su corazón está mejor que nunca. El corazón es un músculo y se va haciendo más fuerte y el suyo está muy fuerte.

¿Cuáles son tus próximos planes para la banda? ¿Quizás una gira?

Teníamos planes de hacer una gira europea y había shows en España, pero Ty Tabor tuvo un problema autoinmune derivado del Covid, así que tuvimos que cancelarlo todo. Volveremos cuando esté bien y el doctor nos diga que está bien.

A lo largo de los años has tocado en muchos proyectos y artistas. ¿Cómo fue tocar con Wayne Kramer de MC5?

(Risas) Eso sí que fue divertido… Fue muy divertido y todo un honor para mí. También estaba en la formación Kim Thayil de Soundgarden. Ya sabes, me encantan esos tíos de Soundgarden y a Wayne le conocía ya desde hacía mucho tiempo. Es un gran amigo.

En 2006 tocaste como miembro de Living Colour. Otra gran experiencia, supongo…

Sí, lo recuerdo muy bien. Fue para 10 conciertos. Todo fue genial y Corey Glover no podía tocar en esos conciertos. Me preguntaron si podía y me aprendí las letras. Tenía todo de hojas esparcidas por casa para aprendérmelas y lo hice lo mejor que pude.

¿Cuál es el primer disco que compraste con tu propio dinero?

(se lo piensa un rato). Un grandes éxitos de Sly and the Family Stone.

Me alegro que me digas a Sly porque suelo hacer esta pregunta a todos los músicos con los que hago entrevistas y siempre te dicen que Kiss o AC/DC.

(Risas) Es que todo lo que grabó Sly me encanta. Si fuera más joven casi seguro que te diría que AC/DC sería mi primer disco, pero yo ya tengo 72 años. Cuando Sly and the Family Stone sacaban los discos sería entre 1969 o 1971 y yo tenía 21 años, era joven. Escuchaba música y trataba de aprender de todo y ese disco era muy divertido…

La verdad es que Sly encaje perfectamente con tu voz y estilo musical.

Absolutamente…

Y ya que sacamos el tema de AC/DC… Habéis llegado a girar King’s X con AC/DC…

Sí… lo pasamos muy bien. AC/DC son una de mis bandas favoritas. Estarían en mi Top 10 personal. Dios mío… les vi en un concierto en 1973 y tocaban “Sin City “y eso fue: “Wawww”, nunca había escuchado nada similar, femenino, muy funky, muy disperso… Esa música me hizo bailar y yo pensé: “Tengo que escucharlos más e incorporarlos en la música que escribo”. Giré con ellos y los vi cada noche que tocaban. Pude cenar con la banda una noche, lo pasamos muy bien y nos hizo feliz el hecho de que ellos también eran fans de King’s X. Fue uno de los mejores momentos de mi vida.

Estoy trabajando en un reportaje sobre la canción de Procol Harum «A Whiter Shade of Pale». ¿Podrías decirme tu opinión sobre esa canción?

Yo era un niño… tendría 15 o 16 años y estaba tumbado en mi cama escuchando la radio. Sólo tenía un altavoz en mono y puse la oreja allí. Era media noche y no tenía sueño y escuché esa canción (canta la entrada). Y… empecé a llorar. Y eso que no tenía ni idea de la letra de la canción. Tampoco tenía idea alguna sobre el título de la canción ni de qué hablaba. Eran sólo palabras, pero… era emociones que acariciaban mi alma. Me encanta que me hayas preguntado por esta canción porque no he pensado en ella en los últimos 30 años y me doy cuenta que es una de mis canciones favoritas… Wawwww (risas), ¡Procol Harum!

Pues gracias por tu aportación… Me parece genial. Siempre he creído que si te preguntase por tu canción favorita me dirías una de los Beatles…

No, no, no y no… Mi canción favorita es “Thank U 4 Letting Be Me Myself” de Sly and the Family Stone. Y mi segunda canción favorita es el “Roundabout” de los Yes. Y me gustaron tanto que todo lo que hay en esas dos canciones lo fui incorporando en la música que escribo. Eso y el azúcar (risas).

Mi canción favorita de King’s X es «Pray». ¿Tienes una canción y un álbum favoritos?

De mi material no tengo canciones favoritas, no podría… son como mis hijos y no puedo querer uno más que al otro. Una me gusta, otra también, una es más viva, la otra más apagada, pero… esa otra es buena y aquella también. Amo a todos mis niños (risas).

Y la última es más una reflexión… Algo que realmente me encanta de King’s X es que los tres miembros del grupo cantáis en directo y eso es algo que se agradece, pues a día de hoy hay muchísimas bandas que los coros los meten enlatados. Así que muchas gracias…

De nada. Yo entiendo que otros lo hagan, pero King’s X no. Nunca habrá nada enlatado.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 985 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.