Draconian – Under a Godless Veil

Nuestra Nota


7.75 / 10

Ficha técnica

Publicado el 30 de octubre de 2020
Discográfica: Napalm Records
 
Componentes:
Anders Jacobsson - Voz
Heike Langhans - Voz
Johan Ericsson - Guitarra
Daniel Arvidsson - Guitarra
Jerry Torstensson - Batería

Temas

1. Sorrow of Sophia (7:29)
2. The Sacrificial Flame (7:31)
3. Lustrous Heart (4:48)
4. Sleepwalkers (6:45)
5. Moon Over Sabaoth (5:54)
6. Burial Fields (4:35)
7. The Sethian (6:52)
8. Claw Marks on the Throne (5:43)
9. Night Visitor (3:48)
10. Ascend into Darkness (8:54)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Draconian – Under a Godless Veil
Todos los discos de Draconian – Under a Godless Veil en Amazon


Han pasado cinco largos años desde la edición de Sovran, pero Anders y los chicos han trabajado bien y se han tomado las cosas con calma. El grupo vuelve a estar entonado y su característica mezcla de doom con voces angelicales en lo femenino y demoníacas en lo masculino. Lucen de lo lindo, como ya hicieron en sus dos anteriores obras. El estilo es el marcado desde toda su trayectoria y creo que esta vez le añaden un plus de calidad compositiva y muchos galones dentro del estilo. Aquí hay un compendio de una hora de duración dividida en diez cortes extensos de belleza sombría, doom metal de manual con ritmos arrastrados, momentos lúgubres y mucha belleza en esa tristeza ambiental que desprenden. Está muy en la línea de Sovran y la verdad es que, escucha tras escucha, más te atrapa la obra.

El disco se abre con una de las mejores piezas del álbum: “Sorrow of Sophia”, dando todo el protagonismo vocal a Heike Langhans. Es un corte que empieza etéreo y va ganando fuerza y profundidad con la entrada de las guitarras de Johan Ericsson y Daniel Arvidsson. Me atrevería a decir que en “The Sacrificial Flame” estamos ante el gran riff del disco y la gran exhibición de potencial del combo sueco. Vuelven a elevarse más allá de los siete minutos con una excelente mezcla de pianos, riffeado profundo y un Anders que clava su cometido con maestría. Ese teclado eclesiástico y las irrupciones de Heike son el otro plus de la composición. En “Lustrous Heart” combinan ambas voces con maestría y todo bajo un potente y repetitivo riff que se va repitiendo en bucle. Es una de las piezas más breves, también de las más inspiradas.

En “Sleepwalkers” hay el dulzor de las tinieblas con cuota para Heike y con un Anders que entra con voces distorsionadas y demoníacas alcanzando el clímax cuando son combinadas en el estribillo. “Moon Over Sabaoth” tiene la voz del líder de base mientras que la femenina entra en el estribillo repuntando y manteniendo en los tránsitos instrumentales las bellas guitarras de Johan y Daniel e incluso alguna parte narrada envuelta por los coros de Heike. Aquí destacaría la batería de Jerry Tornstensson marcando tiempos y jugando con silencios y parones marca de la casa. En “Burial Fields” hay sutileza entre las sombras con un Anders susurrando mientras el ángel (negro) hechiza con su dulce voz.

El contraste de las voces también es pasado a lo musical en “The Sethian”. Contraste sonoro para una canción que arranca como la más accesible de todas para luego darte cuenta de que todo implosiona con agresividad. Luego, vuelta a la calma y otra rueda de contrastes. En “Clawns Marks on the Throne” tenemos una bella pieza con elementos arábigos en las guitarras. Una composición que bien podría ser un single claro. Las guitarras de l breve “Night Visitor” me recuerdan mucho la etapa gloriosa de Paradise Lost en Icon y Draconian Times. El punto final llega con los trabajadísimos diez minutos de esa imponente propuesta que es “Ascend into Darkness”. Otra gran composición destinada a que el fan tenga claro que Draconian no cambian sus postulados.

Oscuridad, melancolía, juegos de contrastes, en lo musical y en lo vocal, y esa mezcla perfecta entre doom metal y metal gótico. Lo que uno espera de Draconian está en Under a Godless Veil, un disco que mantiene el altísimo nivel atesorado en A Rose for the Apocalypse y Sovran. Espectacular trabajo también del dueto formado por Anders y Heike siendo este el gran activo del grupo. Llevo varios días enganchado al disco y en cada escucha más convencido me siento de que el grupo está en un gran momento por mucho que hayamos tenido que esperar cinco años para su nuevo paso discográfico. No nos quejaremos pues los vimos en el Damask Fest, pero ver que su gira no tiene intención de pasar por nuestras lides, duele.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 495 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.