Dio – Dio’s Inferno the Last in Live: 25 años del doble directo en los tiempos más oscuros de Dio

Ficha técnica

Publicado el 24 de febrero de 1998
Discográfica: SPV Steamhammer
 
Componentes:
Ronnie James Dio - Voz
Tracy Grijalva - Guitarra
Larry ‘Bones’ Dennison - Bajo
Vinny Appice - Batería
Scott Warren - Teclados

Temas

Disco 1:
1. Intro (1:38)
2. Jesus, Mary and the Holy Ghost (3:29)
3. Straight Through the Heart (5:49)
4. Don't Talk to Strangers (5:49)
5. Holy Diver (5:01)
6. Drum Solo (4:03)
7. Heaven and Hell (Black Sabbath) (7:31)
8. Double Monday (3:20)
9. Stand up and Shout (4:10)
10. Hunter of the Heart (5:18)

Disco 2:
1. Mistreated/Catch the Rainbow (Deep Purple/Rainbow) (10:13)
2. Guitar Solo (3:40)
3. The Last in Line (6:56)
4. Rainbow in the Dark (4:57)
5. Mob Rules (Black Sabbath) (3:39)
6. Man on the Silver Mountain (Rainbow) (2:13)
7. Long Live Rock 'n' Roll / Man on the Silver Mountain (Rainbow) (4:16)
8. We Rock (5:42)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Dio – Dio’s Inferno the Last in Live: 25 años del doble directo en los tiempos más oscuros de Dio
Todos los discos de Dio en Amazon


Este directo no pasará a la historia y posiblemente estemos hablando de los años más oscuros y complicados que vivió el rey elfo en toda su trayectoria artística, pero discos como Angry Machines y Strange Highways existieron, con sus respectivas giras. Los 90 golpearon duro a todos los mitos de los 80, y a pesar de que la mayoría fueron borrados de la faz de la Tierra, los grandes de verdad mantuvieron su nicho de fieles, que les ayudaron a sobrevivir. Dio seguía haciendo sus giras mundiales a pesar de la “pandemia” del grunge.

Recuerdo en 1997 y 1998 a Ronnie James Dio tocando en directo en la sala Zeleste y esta no llegaba ni a la mitad de su capacidad (y creo que tiro mucho para arriba). A mí, que nunca me ha interesado eso de estar en las primeras filas, llegué a poder darle la mano al mito viviente, así que imaginad la poca gente que acudía a aquellos directos. También pude verle llegar en taxi y entrar rápido a la sala barcelonesa. Guardo muchos buenos recuerdos de aquellos shows y volver a escuchar este doble disco en directo de aquellas giras me trae muy gratos recuerdos. Aunque no para todos…

Recordemos también que hasta ese momento Dio sólo había editado un disco en directo y era el Intermission, que era más un EP que un directo como tal. Este doble directo llegaba en horas bajas y no reflejaría lo que era Dio en directo, pues la formación no era la ideal ni los tiempos eran los de gloria precisamente.

El disco

Como uno puede comprobar ya desde un principio, este doble directo grabado en la gira de Angry Machines,es bastante oscuro, y se suele dar la culpa de todo al bueno de Tracy G., un guitarra que muchos odiaban, pues se inventaba los solos, algo apreciable en canciones tan míticas como “Don’t Talk to Strangers”. Pero no era culpa de él, los tiempos demandaban adaptarse a lo que se llevaba entonces, por lo que Dio daba libertad a que las seis cuerdas sonaran oscuras y exploraran más allá de lo habitual.

Dio está en un nivel de voz colosal, como siempre, y fue un disco en el que se nota mucho el bajo de Larry Denninson. De la formación clásica sólo quedaba el sempieterno Vinny Appice. Un botón de muestra de lo que era Dio en esos días es “Jesus, Mary and the Holy Ghost”, muy oscura y diferente del material clásico, pero ojo, que no es un mal tema para nada. Siempre digo que en esos dos discos hay material que merece ser defendido. Escuchando “Straight to the Heart” ya notas que algo no es como siempre, una sensación de que las cosas no son como deberían ser…

“Holy Diver” suena increíblemente pronto para lo que es un concierto de Dio, pero así eran los 90. Hay incluso un momento de jam entre guitarra y bajo que puede irritar a los más puristas. Hay incluso algunas variaciones sorprendentes de batería. Los teclados de Scott Warren apenas tienen protagonismo en una producción que premia al resto de instrumentos y voz.

Luego ya cae el solo de batería de un Appice que era todo un espectáculo con esas caras de sufrimiento que ponía. Le ayuda el bajo en primera instancia y luego ya ves que los platos son de brillo apagado y el sonido general es bastante opaco, rico en graves. Al terminar atacan un “Heaven and Hell” algo descafeinado, con eso de hacer jugar al público, pero sin cuajar. Y que no te funcione una obra maestra como esta ya te dice mucho del disco. Tracy G. juega incluso con efectos que parecen el cantar de una ballena.

“Hunter of the Heart” y “Double Monday” quedan como pegotes, ambas pertenecían a Angry Machines y los solos y efectos del señor G. desesperan bastante. Ahora mismo puedo recordar a muchos fans de la época quejándose enérgicamente. Sorprendió especialmente que Ronnie optase por “Mistreated” de Deep Purple, un corte que siempre le apretaba Blackmore para que hiciera. Fue la sorpresa de la noche, pero claro, no suena como debería, especialmente por la banda que llevaba Ronnie… Queda empalmada con otra gran balada: “Catch the Rainbow”, y el momento de enlace está realmente logrado, y a la vez, se empalma con el solo de guitarra, con muchos efectos y delays.

En “Last in Live” deja Vinny patente su pegada y el grupo suena como tiene que sonar, crudos, pero enchufados. Recuerdo en aquella gira grandes momentos y esta es la prueba evidente de ello. El solo ya es otro cantar… La selección de los temas es muy buena a pesar de que había que meter esos cortes de Angry Machines y de Strange Highways. En el directo hay más de los que tocaban en esa gira, la verdad sea dicha.

En “Rainbow in the Dark”, evidentemente, podrás escuchar los teclados de Warren, ¡faltaría más! Gran clásico en un final que lo tiene todo. Mismos ingredientes y mucha carga emocional en “The Mob Rules”. De lo mejor del disco con un gran Tracy G. a pesar de que siempre hacía de las suyas…  El palpitante final incluye una breve “Man on the Silver Mountain”, un intenso “Long Live Rock n’ Roll” y la final “We Rock”. Placer adulto con una voz de época… Curiosamente digamos que hay variaciones técnicas y lujos en la batería de Appice. Obviamente en la segunda hay momentos para que el público cante el estribillo.

Veredicto

Directo que no pasó a la historia y en la reciente entrevista con Vinny Appice me confesó que no tiene ni el disco y que se lo pillará por Amazon. Es curioso el ver que tampoco el grupo confiase especialmente en este directo. Todo lo que lleva el título de Dio vale la pena y este directo no iba a ser menos. Con el tiempo creo que lo valoramos más, y si lo viviste… pues s un testimonio enorme del momento.

A mí me parece un buen retrato del momento y con el tiempo hasta le he guardado cierto cariño, incluso a Tracy G. Dio ya no está entre nosotros y todo testimonio es bienvenido, así que incluso sus momentos más bajos fueron realmente brillantes. No es el directo doble soñado, porque este debería haber caído antes, pero es plenamente disfrutable. Los fatídicos años 90 y Dio

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 1368 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.