Desmontando al monstruo: Weezer – Weezer (Green Album) (Especial 20º Aniversario)

Ficha técnica

Publicado el 15 de mayo de 2001
Discográfica: Geffen Records
 
Componentes:
Brian Bell - Voz, guitarra
Rivers Cuomo - Voz, guitarra
Mikey Welsh - Bajo, voces
Patrick Wilson - Batería

Temas

1. Don't Let Go (2:59)
2. Photograph (2:19)
3. Hash Pipe (3:06)
4. Island in the Sun (3:20)
5. Crab (2:34)
6. Knock-Down Drag-Out (2:08)
7. Smile (2:38)
8. Simple Pages (2:56)
9. Glorious Day (2:40)
10. O Girlfriend (3:49)

Multimedia





Escucha y compra

Este disco en Amazon: Desmontando al monstruo: Weezer – Weezer (Green Album) (Especial 20º Aniversario)
Todos los discos de Desmontando al monstruo: Weezer en Amazon


La carrera de Weezer es para que todos aprendamos de ella por varios motivos. El primero, ¿cómo debutar con dos discos atemporales sin despeinarse?. El segundo, ¿cómo cagarla continuamente durante los siguientes 20 años?. Eso es Weezer, el mejor ejemplo de una banda que aspiraba a reinar vista como una parodia de si misma. Y el principio del fin empezó en 2001 con su segundo disco homónimo, en este caso el Green Album.

Esta vez me es bastante complicado defender el disco des de nuestra sección Desmontando al Monstruo. Pero si alguien puede con ello, ese soy yo, jajaja. Vamos a recapitular un poco y a ponernos en contexto. 2001, cambio de milenio, cinco años de silencio tras debutar con un superlativo Blue Album y consagrarse en la cima del rock alternativo con el glorioso Pinkerton (ojo que tengo en el horno el artículo del 25 aniversario del disco).

Pese a que el tiempo ha dejado Pinkerton en el sitio prestigioso que hoy ocupa, la comunidad de fans de su debut no aceptó calurosamente el sucesor de Blue Album. Los fans encontraron el disco demasiado oscuro y abrasivo, razón no les faltaba evidentemente. Las críticas llevaron a Weezer a tomarse un pequeño descanso para reordenar idea. Los artistas emprendieron proyectos paralelos. Y también tiempo para cambiar de bajista, Matt Sharp abandonó el barco y la banda contrató a Mikey Welsh, quien sólo estaría en la banda para éste nuevo disco.

El proceso de creación de su tercer disco no fue fácil, desacuerdos entre artistas y la frustración llevaron a la banda a disminuir los ensayos. Rivers Cuomo, líder de la banda, se deprimió profundamente. Pintó las paredes de su casa de negro y puso «aislamiento de fibra de vidrio en todas las ventanas y luego láminas negras de fibra de vidrio para que no pasara la luz». Durante este tiempo, se aisló y se abstuvo de tener contacto con el mundo exterior. También le pusieron aparatos ortopédicos en los dientes, lo que dañó aún más su autoestima.

Todo parecía indicar que el final de Weezer era ya una realidad. Pero el milagro pasó sin que nadie se diera cuenta. Internet movió sus hilos y la comunidad de fans de la banda creció y creció y creció sin parangón. Pinkerton ya molaba, tanto para críticos como en el número de ventas. La banda recibió una oferta para tocar en ¡Japón!. En agosto del 2000 tocaron en el Summer Sonic Festival nipón y eso fue la chispa adecuada, la banda recuperó las ganas.

Regresaron a EEUU, participaron en el Warped Tour y la magia fluyó de nuevo. La banda se puso a preparar su tercer disco con ilusión. Weezer recuperó al productor e ingeniero de sonido de Blue Album. Los astros parecían bien alineados. Decidieron refrescar su estilo, abandonar las composiciones oscuras e introspectivas de Pinkerton y regresar a la harmonía y calidez de su debut.

“Hash Pipe” fue el primer sencillo de Green Album. Una canción que habla de una prostituta travesti y que la banda adornó con un curioso videoclip. Sin duda fue acertado escoger ésta como el primer adelanto, pues es una de las pocas canciones memorables del disco.

El segundo sería “Island In The Sun” de la que poco vamos a comentar, uno de los clásicos más queridos del rockalternativo global, no en vano tiene más de 367 millones de reproducciones en Spotify. Alcanzó el puesto número 11 en las listas de rock moderno de EEUU y en el número 31 en el Top 40 del Reino Unido. Se crearon dos videos musicales para la canción: el primer video, dirigido por Marcos Siega, muestra a Weezer tocando la canción en la recepción de la boda de una pareja mexicana y presenta a los cuatro miembros de la banda. A los ejecutivos de MTV no les gustó el video de Siega, lo que llevó a la banda a filmar un segundo video. El tercer y último adelanto fue “Photograph”, una canción algo menor en comparación con las dos anteriores que logró escalar hasta el puesto 17 en las listas de rock moderno de EEUU.

Y puestos a defender el disco, que es mi función en este juego, vamos a empezar por las dos joyas del disco. “Hash Pipe” y “Island In The Sun” por si solas mejoran varios puntos cualquier disco en el que se instalen. Personalmente encuentro la segunda algo aburrida, pero más por haberla escuchado 129934884585 veces en mi vida que por ser un tema aburrido. Las dos canciones son de un nivel superior en términos de rock – pop punk. Porqué lo que si queda claro con este Green Album es que Weezer abrazan la estética pop para satisfacción del neo oyente.

Green Album suena realmente fresco, suena juvenil y te arremete con una sensación de gozo instantáneo pero sin mucha más trascendencia. Pero cuando le das unas cuantas vueltas te das cuenta que no es tan intrascendente, tiene un algo indefinible que le hace realmente atractivo. El arranque de este disco es posiblemente su principal virtud. Las cuatro piezas de arranque te dan un golpetazo irrepetible.

“Don’t Let Go” es una canción llena de vida, de ganas e ilusión por reconquistar el trono. Ligera y amena, con letras faciles y guitarreo rasgado. Una buena pieza para ir abriendo el apetito. Seguimos con la anteriormente citada “Photograph”, se trata de una canción ideada para ser un himno, coros divertidos, contrastes, rockea con ganas… y es fácil que la acabes cantando todo el día.

Y entramos de lleno a los dos temazos, “Hash Pipe” para un servidor infinitamente superior a “Island In The Sun”. Voz en falsete, riff contundente, gancho, mucho gancho… “Hash Pipe” es una canción memorable y sin duda una de las grandes piezas de Weezer. Por el contrario, “Island In The Sun” tiene uno de los guitarreos más famosos de la década, canción himno de calidad contrastada pero demasiado rallada.

“Crab” arranca con dureza, guitarra y bajo potente. Voces más nostálgicas y lentas. Sin duda, es una canción tapada por estar ubicada justo detrás de los dos temazos. “Knockdown Dragount” es una pieza muy ligera y corta, poco más de dos minutos de duración. Más alegre que la anterior, rock puro pero las voces tienden a bajar el nivel pero no me preguntéis el motivo, feelings.

Encaramos las cuatro piezas finales con “Smile”, un medio tiempo con una buena base rítmica y poco más. “Simple Pages” tampoco mejora mucho este tramo final más calmado y algo errático. “Glorious Day” idem, no aporta ya nada nuevo más que sumar minutos a todo el disco.

Y llegamos al cierre con “O Gilfriend”, canción que si bien supera a las últimas tres tampoco es nada especial. Y con este cierre de cuatro canciones descubrimos lo que será la constante en la carrera de Weezer: deshincharse cual globo.

Pero Green Album tiene un potencial especial, de la 1 a la 6 el disco es notable con tres piezas enormes y otras tres muy potentes. A partir de la 7, meh… una pena, quizás deberían publicar menos discos y saber descartar más en su proceso de selección… quien sabe. Aún así, Green Album es un disco totalmente imprescindible para cualquier fan de Weezer y un disfrute lo escuches cuando lo escuches.

Beto Lagarda
Sobre Beto Lagarda 465 Artículos
Rock en todas sus extensiones