Crónica y fotos del concierto de Deldrac + Sirius - Sala Monasterio (Barcelona), 2 de octubre de 2018

Deldrac y Sirius vencen (y convencen) en la Sala Monasterio

Datos del Concierto

Bandas:
Deldrac + Sirius
 
Fecha: 2 de octubre de 2018
Lugar: Sala Monasterio (Barcelona)
Promotora:
Asistencia aproximada: 100 personas

Fotos

Fotos por Juan Carlos Roscko

Con toda la publicidad que se había hecho previamente de este bolo a través de las redes sociales que tienen las bandas, los carteles por Barcelona y, sobre todo, la agenda de conciertos que cada miércoles os preparamos en Science of Noise para que disfrutéis de los mejores conciertos, estábamos seguros que la Monasterio se iba a llenar y así pasó.

Sirius

Empezaron los de Badalona. La banda Sirius rompió la música de fondo del local con su potente thrashy y reivindicativa “Chains”, que hizo rápidamente reaccionar al público con el sonido atronador de la voz de Gax. Le fueron siguiendo temazos a cual más rápido, crudo y feroz. Canciones que sonaron de las demos que han editado ellos iban levantando al público: “Progress”, “Born in Misery”, mucha tralla de golpe.

Lo que Sirius transmiten es credibilidad. Se suben a un escenario a disfrutar y eso lo notan desde la primera hasta la última fila. Al igual que el público no paran de moverse, sobre todo Toni (bajo) que no para de interactuar con la gente. La velocidad de Dani a la guitarra es tremenda y así sale el sonido que sale. Simón, tras la batería, completa y remata el sonido contundente, imparable e “Insane”, como su canción. Van empalmando alguna nueva canción que, seguramente, estarán incluidas en su próximo trabajo, el cual verá la luz antes de que finalice este año.

Con la reivindicativa “Starve”, ya en el ecuador de su repertorio, la banda nos habló sobre lo mal repartida que está la riqueza en este mundo debido a la codicia de unos pocos. reconozco que me gustan sus letras, aunque a la velocidad a la que canta Gax yo sería incapaz de seguirla… pero es el contenido lo que importa, y de eso tienen mucho.

Tocaron todos sus temas propios con tremenda actitud y tengo la certeza de que van a seguir en la brecha, tocando en todos los rincones desde donde les llamen y arrastrando a sus seguidores que se ve de lejos el aprecio y cariño que les tienen, porque buena gente lo son un rato.

Nos anuncian la traca final con algunas versiones como “Restless and Wild” de Accept, “Ace of Spades” de Motörhead, “Arise” de Sepulturar, “Fucking Hostile” de Pantera y, para rematar la velada y por petición popular, la única canción que no fue en inglés. Ni mas ni menos que “Nos Vimos en Berlín” de los incombustibles S.A., que hace muy poco se dejaron caer por aquí.

Deldrac

Después de lo revolucionado que estaba el público, seguía la noche. Tras la puesta a punto del escenario, salían Deldrac, formación barcelonesa impulsada por quién fuera fundador y guitarrista de los míticos Legion, Quimi Montañés, respaldado por un trío que funciona a la perfección, compuesto por David Saavedra (bajo), Eric Moya (voz) y la nueva incorporación, el batería Mark Strike.

Con toda la noche por delante, comenzaron con el single “Then Some Bells May Chime”, de su primer disco One Day More, One Day Less (2016). Creo que esta canción se crece en directo, ya que es ideal para subir el telón y ofrecer al público un spoiler de lo que viene después. Casi sin descansar, siguen a piñón con “True Stories Last Forever” y “Race for Life”, con ese genial y eterno agudo final que delata a Eric como un cantante con una muy buena técnica, potencia y versatilidad, y con un Quimi haciendo maravillas tras las seis cuerdas.

Empiezo a escuchar el inicio de “All Alone Again” y le presto atención con los cinco sentidos. Es contundente y rápida, pero con un estribillo muy melódico y pegadizo que el público empezó a corear. Le sigue “The Real Dark Power”, otra canción en la que Eric hace que la gente participe activamente. Después, en medio de esa atmósfera más oscura, la batería explota con la introducción del tema “Hatred and Hate Painted Blood Red”. Pletóricos de energia empiezan “Thought Police”, tan rebosantes que mientras David continua marcando el ritmo y Mark y Quimi siguen sin parar, Eric aprovechó para dejar el micro unos instantes para lanzarse sobre las cabezas y brazos del respetable, que se encargó de pasearlo por toda la sala. Tras regresar al escenario sano y salvo para presentar a la banda, en medio de mucho cachondeo y ganas de disfrutar, la gente recibió con mucho entusiasmo la sorpresa que ya viene siendo habitual en sus directos: tocar un par de temas de Legion. Sonaron “Lethal liberty” y “Possessed”. La verdad es que se notaba que había mucho público que creció cantándolas o tocándolas, porque fue un momento especial, sobre todo para Quimi.

A continuación sonó la primera y sorprendente cover, el clásico de Ozzy Osbourne “Over the Mountain”, llevada más a su terreno; más acelerada. Estoy segura de que se convertirá en una habitual en sus conciertos. La recta final llegó con la que, para mí, es una de sus canciones más redondas, que en vivo se convierte casi en un himno. Me refiero a “The Only Life You Know”, tema que expresa un mensaje muy claro. Con “Blame Satan” nos bajaron a los infiernos, dejándonos a todos sumidos en una especie de posesión thrash que fue rematada con una épica versión de “You Got Another Thing Coming” de Judas Priest, con el público en modo fool total.

Se preveía un buen concierto pero la verdad es que se superaron.

Si te ha gustado el artículo, por favor danos tu apoyo siguiéndonos en Facebook: