Def Leppard – Adrenalize: 30 años de su último gran disco en plena era grunge

Ficha técnica

Publicado el 31 de marzo de 1992
Discográfica: Mercury Records / Bludgeon Riffola
 
Componentes:
Joe Elliott – Voz
Phil Collen – Guitarra
Rick Savage – Bajo
Rick Allen – Batería

Temas

1. Let's Get Rocked (4:56)
2. Heaven Is (3:34)
3. Make Love Like a Man (4:16)
4. Tonight (4:03)
5. White Lightning (7:03)
6. Stand Up (4:33)
7. Personal Property (4:21)
8. Have You Ever Needed Someone So Bad (5:24)
9. I Wanna Touch U (3:38)
10. Tear It Down (3:38)

Multimedia





Escucha y compra

Este disco en Amazon: Def Leppard – Adrenalize: 30 años de su último gran disco en plena era grunge
Todos los discos de Def Leppard – Adrenalize: 30 años de su último gran disco en plena era grunge en Amazon


Los buenos tiempos de Def Leppard continuaron en 1992 a pesar de que la fatalidad se había cebado con la banda pues su guitarrista Steve Clark había muerto en 1991, justo en ese fatídico año para las bandas de hair rock, sleazy y hard rock. El grunge se lo había llevado todo, pero… no pudo con unos Def Leppard con mucho que aportar y decir todavía. Todo el disco es una especie de homenaje a un Clark que había grabado demos y había sido acreditado como compositor en seis de los 10 temas.

Un disco con siete singles y que es número 1 en Estados Unidos y Reino Unido es algo realmente extraordinario (además de muchos otros países). El mundo seguía hechizado por esas canciones desenfadadas rockeras de hard pop y de innegable gancho comercial. Curiosamente prescindieron de Robert JohnMutt” Lange en tareas de producción pues andaba ocupado con Bryan Adams y el grupo optó por Mike Shipley, un ingeniero de sonido con el que la banda había contado con él desde hacía años. Y además… siempre estuvieron en contacto con Lange vía telefónica.

El disco

La obra te da la bienvenida con un himno de la talla de “Let’s Get Rocked”, medio tiempo con reverb exagerado en la batería de Rick Allen, voces narradas en momentos puntuales, parones y un puente y estribillo de cine. Cadencia sexy y muchos detalles instrumentales con coros y momentos casi orquestados, como esos violines deliciosos. Parecía que para el grupo el grunge no les afectaba.

Hay aquí varias de sus canciones definitivas aquí, de esos singles radiables que siguen sonando en radios de todo el mundo. “Make Love Like a Man” es una de las más evidentes, con esos complejos juegos de coros y ese groove tan del grupo. Atención a la baladita “Have You Ever Needed Someone So Bad”, con litros de almíbar. Más allá de lo aparentemente simple hay unos coros de orfebrería sonora y unas guitarras detallistas. Joe Elliot sigue cantando como los ángeles y el grupo se apuntaba otra balada lacrimógena en su larga lista de éxitos.

“Heaven Is” es otra vuelta a la fórmula ganadora empezada en su anterior disco. Recordemos que habían pasado cinco años desde entonces, lo cual, que funcione, es todo un éxito. Dicha canción posee ángel, especialmente por esas guitarras incesantes y constantes de un Phil Collen que dijo que cada vez que tocaba sobre las demos de Clark le parecía como estar como tocando con su fantasma.

“Tonight” tira de coros celestiales de inicio y es una preciosa balada llena de sentimiento que va en onda “Bringin’ on the Heartbeat” (que es excelsa), por lo que era demasiado obvia y falló como single. “White Lightning” puede que sea la canción más especial puesto que el grupo hace un tributo al héroe caído. Hard pop de bella factura y belleza, pero no es lo más notable de la obra, por mucho que encierre un gran trabajo de guitarra con Phil Collen en estado de gracia.

“Stand Up (Kick Love Into Motion)” es la mayor evidencia de que la fórmula se repetía en exceso y que buscar el single perfecto en cada tema no era la mejor opción. Absolutamente prescindible, pero siempre con grandes coros y los detalles de Collen a la guitarra y Rick Savage al bajo, todo un seguro de prestaciones.

En “Personal Property” hay un up tempo más guitarrero y rockero que se agradece, pero volvemos a encontrarnos con la manida fórmula que les empieza a pesar y el trabajo del esforzado Allen queda como repetitivo, y eso que es un hombre al que el mundo de la batería le debe la vida (y gran parte de su evolución). Afortunadamente el final con “I Wanna Touch U” vuelve a levantar los ánimos por mucho que sea un poco refrito de “Pour Some Sugar on Me”. Pero puente y estribillo valen su peso en oro.

El cierre cae con la rockera “Tear It Down” que busca conectar con sus inicios más netamente rockeros y directos, pero con el añadido de la sobreproducción de la que siempre han hecho gala. Funciona… a pesar de que apenas le han dado cancha en directo.

Veredicto

Para muchos es su última gran obra más allá de canciones sueltas y un poco sí que la magia se empezaba a desvanecer puesto que les tocaba adaptarse a los tiempos y Slang iba a ser un sonoro fracaso para los fans. Aquí juegan con lo obvio, tienen la fórmula y todavía les funciona todo a base de canciones realmente logradas y de muchos himnos. Se mire por dónde se mire, el disco es tremendo, pero claro… no es ni Pyromania (1983) ni Hysteria (1987), aunque tampoco queda lejos.

Curiosamente debo añadir que el mejor tema de Adrenalize no está en Adrenalize e incomprensiblemente quedó fuera (posiblemente por el alto número de baladas y medios tiempos). Se titula “From the Inside” y aparecería luego en el disco de caras B Retro Active, que situaría al mismo nivel de sus discos clásicos. Me la guardaré para los reportajes de canciones perfectas.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 935 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.