Deathrite – Nightmares Reign

Nuestra Nota


8 / 10

Ficha técnica

Publicado el 9 de noviembre de 2018
Discográfica: Century Media Records
 
Componentes:
Tony Heinrich - Voz
Andy Heinrich - Gutiarra
Tom Michalik - Guitarra
Anton Hoyer - Bajo
Stefan Heinz - Batería

Temas

1. When Nightmares Reign (4:53)
2. Appetite for Murder (4:32)
3. Invoke Nocturnal Light (4:59)
4. Demon Soul (7:23)
5. Devil's Poison (5:03)
6. Bloodlust (2:27)
7. Obscure Shades (4:20)
8. Temptation Calls (9:30)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Deathrite – Nightmares Reign
Todos los discos de Deathrite en Amazon


Es curiosa la evolución de estos alemanes que empezaron con una sucia y corrosiva mezcla de death metal de la vieja escuela con un grindcore de muy buena factura para hacer un cambio bastante radical en el disco que nos ocupa. El sonido del HM-2 queda más que patente en sus primeros trabajos con esos acoples tan característicos y ese sonido tan podrido. Llevan en activo desde el año 2010 y este Nightmares Reign (2018) es su cuarto larga duración siendo un disco un tanto diferente a lo que venían haciendo hasta ahora. Tuve la oportunidad de verles en la gira de Napalm Death y me gustaron mucho, sonido potente y genial actitud.

Lo primero que llama la atención es la duración de las canciones que se ha acrecentado un poco. Antes su estilo era más directo, más grindcore a veces que death metal y aquí se han agarrado al segundo género añadiendo un buen puñado de macarrismo y oscuridad, una voz con mucha más reverb que curiosamente me suena a grupos de aquí como son CruzInsulters Sheidim. No significa que antes no lo hicieran o que estos elementos no estuviesen en su música pero en este último le han dado más protagonismo. Barro un poco para casa pero si analizamos un poco más profundamente nos encontramos que han hecho un disco en homenaje a Celtic Frost/Hellhammer mezclado con el macarrismo de los blackers Darkthrone.

Empieza el disco de una manera muy tranquila con unas guitarras sucias y muy de la vieja escuela que te van guiando hasta el momento que entra la voz. Así es «When Nightmares Reign» con esos aromas de los grupos antes nombrados y que han servido de inspiración total para este nuevo trabajo de los alemanes. Una voz mucho más black metal que en sus anteriores discos que sin ser una voz gutural típica del death metal tenía otros matices que aquí han dirigido hacia otros derroteros.

Divertida y revienta vertebras es «Appetite for Murder» con un riff principal muy adictivo, muy punk y sucio. Se calman en su parte intermedia dando protagonismo al bajo y evocando un paisaje repleto de niebla sobresaliendo la silueta de un cementerio. Otro grupo que me viene a la cabeza es Hetsheads y en la voz también me recuerdan a Balmog, vamos, una autentica mezcla de influencias old school que les han sentado bastante bien.

«Invoke Nocturnal Light» empieza de forma un tanto extraña, con unas guitarras limpias con efectos que le dan un cierto toque místico para luego pasar a un festín de casquería y sangre con magia negra de por medio. Mantienen ese espíritu death metal sobre todo en los solos que son muy clásicos y de ahí que sean tan efectivos.

Con «Demon Soul» nos encontramos la primera canción de una duración más que extensa si comparamos con sus anteriores trabajos llegando casi a los siete minutos y medio. Otro gran ejemplo de mezcla entre black, thrash y death metal que al principio no me acababa de convencer pero que tras unas buenas vueltas se le coge el tranquillo y olvidando el pasado del grupo se disfruta mucho.

«Devil’s Poison» es un poco más de lo mismo pero mucho más decadente y oscura, clásica a más no poder con ese inicio tan thrasher y sucio. En vez de venir con Napalm Death me los imagino más con unos Nifelheim o sus compatriotas Desaster.

Mucho más directa y corta es «Bloodlust» con un riff muy vacilón y una batería más rápida pero no mucho, creo que no hacen muchos tupa tupa en el disco. La verdad que han cambiado mucho estos chicos. Continúan con «Obscure Shades» que te vuelve a recordar a unos Celtic Frost más primitivos. Unas geniales guitarras te acompañan en su devenir mientras la voz lo envuelve todo con esa presente reverb.

Y llegamos al final con «Temptation Calls», la canción más larga con un total de nueve minutos y medio llegando a un total de 43. Y no hay muchas novedades, todos los ingredientes anteriormente vistos sin ninguna sorpresa.

Un buen disco que hará las delicias de todo amante de los sonidos más old school. Un cambio bastante bestia el de estos chicos que no han dudado en dirigir su estilo hacia algo más ortodoxo plasmando sin tapujos sus influencias.

Robert Garcia
Sobre Robert Garcia 421 Artículos
Death, thrash, djent, dark, progresivo, doom, black, experimental, jazz, clásica, electrónica... La música me mantiene vivo, es una droga que da sentido a este extraño sueño llamado vida. Músico autodidacta, guitarrista, cantante y enfermo de escuchar y escuchar música sin parar.