CRS – The Collection of Truths

Nuestra Nota


8.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 15 de octubre de 2019
Discográfica: Concreto Records
 
Componentes:
Sir OZ – Voz
Francisco “Chucky” Oroz – Guitarra, bajo
Joseph Lev – Guitarra
Tavo Ramirez – Batería

Temas

1. Asfixia (5:08)
2. Tan Lejos de Dios (Nowhere… But here) (5:02)
3. Kill My Name (4:52)
4. The Art of Breathing (5:29)
5. Resistencia (3:37)
6. The Daydreamer's Nightmare (4:12)
7. A Better Place to Hate (4:01)
8. I'm the Universe (4:58)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: CRS – The Collection of Truths
Todos los discos de CRS en Amazon


Hace unos años, bastantes, como unos 15 más o menos, me pasaron un disco de un grupo de Sonora, Mexico al cual estuve tiempo enganchado. El grupo en cuestión era Cirrosis, un grupo que me recordaba a mis queridos Meshuggah, a Fear FactoryBrujeria y a muchos otros. Un disco con una calidad impresionante y que de vez en cuando vuelvo a recuperar para darle unas vueltas. El proyecto se quedó estancado durante varios años y tras cambiarse el nombre por el de CRS, este año 2019 nos sorprenden con un nuevo trabajo llamado The Collection of Truths en el cual su estilo sigue siendo parecido pero con muchos matices, mejor sonido y aunando todas las influencias que han ido adquiriendo durante toda su carrera.

En su anterior trabajo la lengua vehicular era el castellano en todas y cada una de las canciones pero en este nuevo disco han optado por hacerlo tanto en castellano como en inglés. Particularmente no hubiese cambiado ya que considero que no hay mejor lengua que la que has aprendido de niño para cantar y expresarte pero aquí cada uno es libre de hacer lo que quiera.

El disco arranca fuerte con «Asfixia», una canción que desde el primer instante recuerda a los primeros discos de Meshuggah, ese sonido thrash moderno con ritmos que poco o nada tienen que ver y ese aroma industrial que lo envuelve todo. Geniales arreglos de guitarra, una batería seca y potente que junto a las voces de Sir OZ crean una sensación de angustia y asfixia. Ritmos entrecortados, cambios de compás y momentos que se te quedan grabados en la mente. Muy buen inicio.

«Tan Lejos de Dios» es un poco diferente a la anterior, más melódica aunque no exenta de brutalidad (contando con Kevin Talley a la batería es garantía de ella). Letra con un mensaje desgarrador y es que sus líricas son muy directas donde las quejas a lo establecido son constantes. Hacia la mitad de la canción encontramos una parte acústica con un solo muy elaborado hecho con un gusto excelente. Final con mucho groove.

Este groove continúa en «Kill my Name» con la que es imposible no hacer headbanging. Con las escuchas es una canción que va ganando mucho con unas partes geniales mezclando guitarras distorsionadas con otras limpias con un sonido delicado mientras Sir OZ grita como un demonio. Pero después de la tormenta viene la calma con «The Art of Breathing» pero solo es un espejismo. De pronto machacadoras guitarras y un bajo que actúa com un martillo percutor para luego sumergirnos en un mar de jazz experimental (poco rato por eso). Una producción excelente nos facilita escuchar cada uno de los detalles que forman las canciones. Por cierto, aquí encontramos a Linus Klausenitzer (Obscura) al bajo, una colaboración deliciosa.

En «Resistencia» notamos a unos CRS más reivindicativos y combativos y de nuevo en castellano con un estilo mucho más desenfadado y no tan técnico, más directos al grano sin tecnicismos innecesarios, música con un mensaje que va automáticamente al subconsciente.

Delicados nuevamente empiezan «The Daydreamer’s Nightmare» con un metal progresivo muy bien parido que se va oscureciendo a la vez que la canción avanza. Buenos destellos nuevamente por parte de las guitarras con geniales arreglos y una batería que los lleva en volandas.

La caña descomunal que nos ofrecen en «A Better Place to Hate» (otras vez con Kevin tras los parches) es abrumadora. Muy agresivos y potentes con unos riffs marca de la casa con un estilo otra vez diferente pero cohesionado con el resto del disco. A las primeras escuchas cada canción parece un mundo distinto al anterior y lo son, pero luego te das cuenta de la conexión entre ellas.

Y llegamos al final con la hipnótica y progresiva «I’m the Universe», esta vez con un mensaje algo más esperanzador. Técnica y enrevesada con una atmósfera opresiva pero en la que se vislumbra un halo de luz. Los cambios de tempo te dejarán loco y es que se muestran en un estado de gracia excelente siendo una canción perfecta para poner punto final a poco más de 37 minutos que seguro no te dejarán indiferente. CRS han vuelto para quedarse y esperemos que por mucho tiempo. Que bueno sería poder verles en directo por aquí.

Robert Garcia
Sobre Robert Garcia 420 Artículos
Death, thrash, djent, dark, progresivo, doom, black, experimental, jazz, clásica, electrónica... La música me mantiene vivo, es una droga que da sentido a este extraño sueño llamado vida. Músico autodidacta, guitarrista, cantante y enfermo de escuchar y escuchar música sin parar.