Conociendo a los fotógrafos de Barcelona (VII) – JOSEP MARIA LLOVERA

Foto: Enric Minguillon

Una de nuestras nuevas incorporaciones (a tiempo parcial) es el gran Josep Maria Llovera, un tío que te vas a encontrar en todos los puñeteros conciertos de metal de Barcelona, ya sean progresivos, clásicos o extremos. Con años de bolos y de fosos a sus espaldas, la persona que se esconde detrás de Imago Mei es un tío simpático y afable que, ademas, tiene mucho que decir.

SofN: ¡Hola! Antes que nada, muchísimas gracias por participar en esta serie de entrevistas, en las que queremos dar a conocer a la gente la gran cantidad de fotógrafos magníficos que tenemos hoy en día en Barcelona y cercanías y que muchas veces se mantienen en un cierto anonimato de cara al público en general. ¿Cómo estás?

Encantado de que me entrevisten como fotógrafo de conciertos. La verdad es que no soy muy amante de los elogios pero este tipo de cosas realmente me suben la moral!

SofN: ¿En qué tipo de conciertos y salas podemos verte habitualmente? ¿Cuáles son tus estilos favoritos?

Soy habitual en salas pequeñas, Rocksound, Monasterio, Boveda, Upload, Razz2, con bandas asequibles y a menudo sorprendentes. En el Poble Espanyol me bauticé con el festival “Be Prog! My Friend” del que empece obseso por el cartel y se ha convertido en una necesidad tanto por la calidad de los grupos como por el ambiente.

Me interesan muchos estilos, no me gusta cerrarme a nada. Mi base es el Heavy clásico pero con el tiempo me he ido decantando por el Progresivo (que ya es un universo de sub-géneros en sí) pero debido a las colaboraciones, sobretodo con RockOn, he ido disfrutando de conciertos de metal extremo, Black, Death, Doom… y tampoco hago ascos a cambiar completamente de tercio para probar con jazz, blues, indi… En todas partes hay cosas buenas. Todo es educar el gusto por la música.

SofN: ¿Cuándo te empezaste a interesar por el mundo de la fotografía y, especialmente, por la fotografía de conciertos? ¿Qué es lo que más te gusta de este trabajo?

La fotografía siempre ha sido un hobbie para mí, pero como soy diseñador y comunicador gráfico voy necesitando trabajar con la imagen, por lo que la fotografía se ha ido implementando como una de mis habilidades. La música es mi vicio principal. Así, llego un momento en que pude plantearme el propósito de juntar mis dos pasiones: La fotografía de conciertos.

Lo mejor de esto es que disfruto haciéndolo. Me obliga a ir a conciertos que no hubiera considerado jamás, cosa que ha abierto mis gustos musicales hasta puntos que no podría haber imaginado unos años atrás, y disfruto de todo el proceso: Desde documentarme sobre el grupo que voy a ver hasta la edición final de las imágenes.

SofN: ¿Cuál fue el primer concierto en el que hiciste fotos? ¿Cómo fue la cosa?

El primero al que me acreditarón con el apreciado “PhotoPass” fue con Sangtraït en su concierto de final de gira de ‘L’últim Segell’ en la sala Zeleste (ahora Razzmatazz) en diciembre del 91. No recuerdo si sufrí mucho pero si que me lo pasé muy bien. Era una época donde no se hablaba del sistema analógico porqué era el único que existía, así que me cargue con la Minolta, un par de objetivos y tres carretes (!!!) de 36 fotos de alta ISO. Pensar el encuadre, esperar el momento y disparar… y cambiar el carrete lo más rápido posible para aprovechar los primeros tres temas. Uno de los carrete era en Blanco y Negro para poder revelar y ampliar con los químicos, la luz roja y toda la magia de la foto Old School… Afortunadamente para nosotros esos tiempos quedan muy lejos pero todavía me da para contar este tipo de batallitas!

SofN: ¿Cómo ha evolucionado tu equipo desde entonces hasta ahora? ¿Qué cámaras y objetivos usas a día de hoy?

De la Minolta analógica pase a una Sony W1. Creo que era de los primeros modelos compactos digitales y tenía opción de disparo con prioridades de apertura, velocidad y manual… ligera, cómoda, podía entrarla a los locales y, a veces, salían cosas salvables… hasta que un accidente con agua salada la dejó para el museo… Desde entonces volví a las réflex, que tienen la velocidad de reacción necesaria para las fotos de directo. He ido actualizando el equipo por la necesidad de implementar las mejoras, sobretodo de sensibilidad y velocidad de reacción, que las marcas van aplicando a sus nuevos modelos. Ahora voy con la Canon 70D, un Tamron 17-50mm 2.8, un Canon 50mm 1.8, un gran angular Tokina 11-16 y para festivales o escenarios más grandes tengo un Tamron 70-300. No es el top profesional pero me planteé invertir en equipo con lo que ganara con el trabajo… y así andamos.

SofN: Durante este tiempo ¿a cuántas bandas crees que habrás foteado? ¿Te viene a la cabeza alguna anécdota que creas que pueda resultar especialmente interesante o divertida de contar?

Se pierde la cuenta rápido. Con las colaboraciones, de pronto, sale un bolo inesperado o acudes a un festival como el Totum Revolutum o el AMFest con unas 18 bandas en un fin de semana . Imposible calcular.

SofN: ¿Qué bandas o artistas recuerdas haber disfrutado más de fotografiar? ¿Por qué?

Hay varios factores que influyen en tener un buen recuerdo. Me lo paso bien cuando sobre el escenario pasan cosas que te obligan a estar pendiente al 110%, grupos intensos como TruckFighter o The Wax me volaron la cabeza el pasado AMFest. También, a veces, la magia de la música dispara inesperadamente la dopamina mientras estás paseando por el foso como me pasó con Camel o Marillion,  en el Be Prog o con The Flower Kings, Anathema, Opeth

Tengo un recuerdo especial, por la amistad que nos une, del concierto que dio Manzano el 2015 en Razz2. Nos lo pasamos bien los dos…

Mil factores.

Últimamente también disfruto con bandas de Black Metal, por lo extremo del sonido, la escenificación y el reto de sacar alguna imagen decente con la escasa o inexistente luz.

SofN: Y por el contrario, ¿qué conciertos han sido los peores a los que has tenido que ir, ya sea por el artista, las luces u otras características técnicas o logísticas?

Las (malas) luces siempre son un impedimento para trabajar con comodidad. A veces el resultado no es acorde con el esfuerzo que aplicas para sacar algo decente, lo que desanima y hace que la tensión necesaria se disipe. Si, además, la música no tiene duende… Intento evitar que me pase y busco algún punto de interés para sacar algo grafico del desastre pero a veces tiras la toalla… Evito recordar los desastres.

SofN: Existe la concepción que muchas veces un fotógrafo es alguien introspectivo, tímido, solitario e incluso socialmente poco hábil, que insiste en poner el foco en los demás para sacárselo de él mismo. Quizás es un poco estereotipada, pero ¿te identificas con esta descripción? ¿Cuáles crees que tienen que ser las características de un buen fotógrafo de conciertos?

Bueno, la verdad es que siempre digo que me dedico a la fotografía para no tener que salir en las fotos… En parte es verdad, en parte coña. Como en cualquier colectivo hay de todo, tímidos y extrovertidos, cerrados o empáticos, pero la mayoría son muy buena gente.

Para estar en el foso te tiene que gustar lo que haces, estar atento y buscar el momento o la imagen que transmita lo que pasa sobre las tablas. Personalmente lo que hago es mirar lo que hace “la competencia” y analizar que es lo que me gusta (y que no) de una imagen para intentar aplicármelo. Aprender cada día.

SofN: ¿Te dedicas a la fotografía de forma profesional? Más allá de los conciertos, ¿qué otros tipos de fotografía haces?

Como te he comentado para mi trabajo, hago fotos de producto para empresas, foto de locales, editorial y también disfruto fotografiando eventos de cáriz más friky como convenciones de Star Wars o Steampunk.

SofN: ¿En qué medios o con qué eventos colaboras actualmente o has colaborado en el pasado? ¿Cómo ves la relación entre el fotógrafo y los medios o los promotores? ¿En qué crees que debería mejorar esta relación según tu punto de vista?

Actualmente estoy colaborando con los medios que me lo piden y valoran mi trabajo, como The Metal Circus, Rock On, Max Metal o Science of Noise. En prensa escrita han aparecido cosas en Popular1, Ruta66, Metal Hammer o Prog Magazine.

En este mundillo todos, promotores, bandas, prensa, ponen mucha pasión y esmero en que la cosa funcione pero como negocio es muy irregular, con una escena local muy rica en propuestas pero pobre en respuesta económica y la situación inversa para el mainstream.

La asignatura pendiente es que todos sepamos valorar el trabajo de  las demás partes de la escena, conocer las necesidades de cada uno y valorar sus aportaciones.

SofN: ¿Crees que el trabajo de fotógrafo de conciertos está valorado en el ámbito barcelonés? ¿Qué tipo de iniciativas o acciones crees que hacen falta para mejorar eso?

Como toda actividad relacionada con la música, el del fotógrafo es un trabajo que recibe mucho agradecimiento, tanto por parte de las bandas como de los medios, pero con poca repercusión monetaria. Tiene solución complicada que pasa por un buen engrase de todo el sistema. Conciertos hay muchísimos y de toda índole pero tiene que empezar a dinamizarse la situación de manera que sea productivo para todos, empezando por las bandas, siguiendo por los promotores, locales, prensa… Creo que así acabaremos realizando un trabajo de forma más digna.

SofN: ¿Cuál es tu sala o recinto favorito en Barcelona o Catalunya para hacer fotos? ¿Por qué? ¿Y el que menos te gusta?

En Razz2 me siento cómodo, foso amplio, escenario asequible, personal impecable. Apolo tiene buenas luces (cuando quiere). Rocksound es un local de contacto, la proximidad con el artista es casi agresiva. Monasterio, Salamandra, Boveda, Upload… Todas tienen su aquel.

La que menos me gusta es una con luces estáticas (básicamente rojas), sin foso ni espacios para poder trabajar sin molestar al público.

SOfN: Me gustaría pedirte que escogieras y adjuntaras una sola foto que hayas hecho y de la que te sientas realmente orgullos@ y comentaras qué es lo que la hace especial para ti.

Es complicado escoger una. Tengo algunas favoritas por distintas razones que van desde la pose, el momento, hasta el carisma del personaje o el juego de luces.

Me gusta la de Portnoy por la sinceridad que transmite. La de Mayhem por el ambiente. Vintage Trouble por su energía… Quizás la que tiene un poco de todo es la de Lamb of God pero estoy seguro de que las mejores fotos están por llegar.

SofN: ¿Qué crees que distingue tus fotografías de las de los demás? ¿Qué intentas buscar y cuáles son tus trazos característicos? ¿Cuáles son tus trucos, tanto personales como técnicos, para crear esas diferencias?

Es difícil definirse a uno mismo. Intento captar el momento y el flow de cada concierto, aquello que define o diferencia un concierto de otro. No siempre se consigue. Todavía estoy aprendiendo.

SofN: ¿Cuáles son tus referentes en el mundo de la fotografía? ¿Y cuáles son tus fotógrafos favoritos de la escena barcelonesa?

Tengo unos referentes muy claros. A nivel internacional Ross Halfin era la firma que aparecía en las fotos de las grandes bandas, Maiden, Judas, Metallica… Joder, yo quería estar allí de pinche! A nivel nacional Martin Frias era el estandarte de Popular1. Viendo la calidad de las fotos publicadas durante los 90 en las revistas nacionales me hizo decidir a lanzarme en la aventura e intentar mejorar el nivel.
En cuanto a mis compañeros de foso, admiro a la mayoría de ellos, sobre todo con los que más coincido, porque conociéndolos aprendo de profesionales y descubro a bellísimas personas. Adoro la luminosidad de Irene Serrano, el conocimiento proggie de Enric Minguillón, los retratos de Fernando Descarrega, el espectacular Roger Navarro, la capacidad de trabajo de Xavi Mercadé, compañeros de publicaciones como Lecumberry o Desi Estévez, Edu Tuset, Elena Marco, Beto LS, Rosario López, Carlos Oliver, Montse Galeano, Carles Rodríguez, Joaquim Valls, Manuel Rubiales, Marcelo Fister,… joder… me estoy metiendo en un jardín!…

El caso es que aunque ellos no lo sepan (en alguna cosa u otra) me sirven de ejemplo a seguir.  (Soy muy malo recordando nombres, por lo que la lista es realmente sorprendente. Seguro que he dejado a alguno, seguro… recordádmelo en el próximo foso!!).

SofN: Por lo que he podido comprobar yo mismo, existe una excelente relación entre la comunidad barcelonesa y catalana de fotógrafos: honesta, accesible y sin especiales competitividades. ¿Estás de acuerdo? ¿Te has encontrado a algun imbécil por los fosos?

El primer concierto lo pase raro, pues al fin y al cabo es una comunidad pequeña y bastante cerrada, pero durante el Be Prog (mi festival de referencia) y de entrar y salir del foso varias veces al día, comentar “cositas de fotógrafos” e interesarme por los trabajos ajenos, me he ido sintiendo parte del colectivo. Personalmente, como mi asistencia es bastante irregular, no siento que haya competencia dura. Lo que si es que somos muchos queriendo hacer fotos. Es un vicio que engancha.

SofN: ¿Cuáles son tus pasiones más allá de la fotografía y la música?

Son mis dos pasiones. Me lo paso muy bien en eventos cosplay, sobretodo Steampunk y disfruto viajando, buscando rincones curiosos… siempre con la cámara al cuello…

SofN: Bueno, pues esto es todo. Por favor déjanos la dirección de tu página web y de tus redes sociales por si alguien te ha descubierto hoy y tiene ganas de profundizar. Y si quieres añadir algo más, adelante. ¡Muchas gracias por tu tiempo y nos vemos por los fosos! 🙂

Nos vemos en los fosos.

Podeis visitar la web www.imagomei.es

El blog donde cuelgo (colgaba?) fotos de conciertos: https://imagomeiblog.wordpress.com/

o seguir-me en Facebook https://www.facebook.com/iMagoMei

Muchas gracias a vosotros por dar-me la oportunidad de dar la chapa al personal!

Avatar
Sobre Albert Vila 871 Artículos
Siempre me ha encantado escribir y siempre me ha encantado el rock, el metal y muchos más estilos. De hecho, me gustan tantos estilos y tantas bandas que he llegado a pensar que he perdido completamente el criterio, pero es que hay tanta buena música ahí fuera que es imposible no seguirse sorprendiendo día a día. Tengo una verborrea incontenible y, si habéis llegado aquí, seguro que ya os habéis dado cuenta. Como medio, formar parte de una escena tan enérgica y con tanta gente apasionada que vive lo que hace con tanto amor y sin esperar nada a cambio es un disfrute constante y auténtico privilegio. En Science of Noise queremos ayudar día a día a que esta escena crezca y se solidifique, sin rivalidades y con la máxima ilusión. Porque seremos pocos, pero somos poderosos.