Crónica y fotos del concierto de H.E.A.T + Crazy Lixx - Sala Salamandra (L'Hospitalet de Llobregat), 9 de noviembre de 2023

Con H.E.A.T y Crazy Lixx, el frío se combate mejor

Datos del Concierto

Bandas:
H.E.A.T + Crazy Lixx
 
Fecha: 9 de noviembre de 2023
Lugar: Sala Salamandra (L'Hospitalet de Llobregat)
Promotora: Madness Live! / Karsten Jahnke Konzertdirektion GmbH
Asistencia aproximada: 700 personas

Fotos

Fotos por Ray Molinari

Este año ha sido escaso, tanto en discos como en conciertos, para los que tengan un gusto musical como el mío. Siete conciertos en 12 meses (sin contar festivales) no es demasiado, lejos de aquellos años en los que teníamos, al menos, un bolo mensual más el Rock Fest. Y fue ayer, precisamente, cuando finalizó este año conciertil.

Me gusta H.E.A.T. Mucho. Y también Crazy Lixx, pero debo reconocer que me daba pereza ir hasta Salamandra para cubrir el concierto. El tiempo (llovió), el fresquete que empezaba a hacer, que está en la otra punta de la ciudad y que los jueves la energía ya va para abajo tendrían que ver. Pero ojo, que aquí somos profesionales y, en cuanto abrieron la sala, de cabeza para dentro.

Crazy Lixx

Y menos mal que asistí. Había visto a los de Mälmo una vez, hace unos años, en un Ripollet Rock, y me gustaron. Sí, obviamente ya los conocía, he escuchado toda su discografía y, para los amantes del hard rock, son una banda a la que tener en el radar. Creo, sin embargo, un par de cosas: que su fuerte no es el directo (quizá por el sonido deficitario que tuvieron) y que, si bien un álbum de sus greatest hits sería tremendo, un disco suyo entero tiene muchos altibajos, opinión que comparto con nuestro fotógrafo Ray. Creo que Danny compone mejor para Chez Kane que para su propio grupo.

Sea como fuere, puntuales, empezaron con «Whiskey Tango Foxtrot», uno de sus clásicos. La gente estaba aún un poco fría y la sala a medio llenar, así lo dijo el frontman, añadiendo que era su trabajo caldear el ambiente. «Anthem for America», con una bandera un poco cutre, dio paso a «XIII» y la máscara de psycho killer que más adelante volvería a ser protagonista.

«Silent Thunder», «Rise Above» (con Crash, de los cabezas de cartel a la batería) o «21 ‘Till I Die» sonaron bien. Bueno, sonaron, a secas, ya que como se ha dicho, el sonido no fue el mejor que la sala puede ofrecer.

En definitiva, Crazy Lixx ofrecieron un buen show, acorde con lo esperado, lleno de sus himnos (aquello del best of).

Setlist Crazy Lixx:

Whiskey Tango Foxtrot
Anthem for America
XIII
Silent Thunder
Rise Above
Walk the Wire
Blame It on Love
21 Til I Die
Never Die (Forever Wild)

H.E.A.T

Pero todos sabíamos cuál era el plato fuerte. Y cuando digo todos, me refiero al casi sold out de la noche (nos quedamos a 60 entradas de lograrlo). La trayectoría de H.E.A.T es incuestionable, y aunque en este caso pasaron de la Razz 2 a Salamandra, la expectación era inimaginable.

Venían a presentar, tanto tiempo después, su último lanzamiento, Force Majeur, disco que no es de los mejores de su carrera pero que tiene sus temas. También tocaba re-evaluar el nuevo-viejo lineup, con Kenny a la cabeza. No es fácil sustituir a Erik, y no hablo de voz ni, incluso, como frontman, aspectos en los que Leckremo va sobrado, sino de ese aura que desprende. Lo hizo bien, muy bien, el nuevo-viejo cantante, tanto a nivel vocal como estando al frente de la formación, pero le falta ese algo que le sobra a Erik.

«The Heat Is On», ya mítica apertura de los conciertos de los nórdicos, sonó para dar paso a «Demon Eyes». Sonó muy bien. El ingeniero de sonido había hecho su trabajo y aquello que perjudicó a los teloneros ya se había resuelto. La sala ya estaba llena, y los ánimos se iban caldeando. Con «Rock Your Body» la gente se animó, pero es que con «Hollywood» la comunión entre público y banda fue tremenda. Salamandra saltaba y cantaba, y aunque con «DownTown» la cosa paró un poco, con la tremenda «One by One» los ánimos volvieron a estar por todo lo alto. Ahí sonó «Come Clean», uno de mis temas preferidos y la que escogí como mejor canción de su año. Era difícil defenderla, pues la voz de Erik va que ni pintada para este tema, pero Kenny lo bordó

Los músicos lo bordaban. Si bien es cierto que, por temas evidentes, Crash y Tee poco podían hacer, los tres de primera fila caldeaban el ambiente de mala manera. En este aspecto Jay ha mejorado muchísimo. Dalone sigue a lo suyo, con su riñonera típica, y como ya se ha dicho, Kenny no tiene ningún tipo de dificultad para ser un enorme director de orquesta, aunque lleve unos pantalones que le tienen que apretar la carn d’olla de mala manera.

Iban a piñón, sin descanso, tema tras tema. Sí, entre las canciones había animación, pero tuve la sensación de que el concierto iba rápido, sin tregua, y que la hora y media que duró fue un no parar, y eso que «Late Night Lady» frenó un poco la cosa. Mejoró con «Breaking the Silence». El ambiente, la energía que reinaba en Salamandra, era brutal, de claro optimismo y alegría, y con «Beg Beg Beg», mi otra canción preferida del grupo, se notó. La gente cantaba de lo lindo, la banda interactuaba de la mejor manera, y encima y abajo del escenario, las sonrisas eran las claras dominadoras del asunto.

«Cry» bajó mucho las revoluciones, y es que soy de los que piensan que en este tipo de conciertos las baladas sobran. ¿Pero, eh, si a unas 700 personas les gusta, quién soy yo para llevar la contraria? Cuando acabó hubo un amago de irse para volver con los bises, pero sinceramente, no sé si esto llegó a pasar, ya que enseguida «Point of No Return» llegó para poner la sala patas arriba, y es que en directo funciona a las mil maravillas, al igual que «Back to the Rythm», con la que Salamandra aulló. Acabamos con «Dangerous Ground» y «A Shot at Redemption».

Entre medias, Joel Cirera de Crazy Lixx se puso tras los bombos en un tema, el chófer del bus saltó al escenario haciendo que tocaba la guitarra y el señor del merch, en calzoncillos y con la máscara de psycho killer de Danny de los Lixx, salió a darse una vuelta por el escenario para acabar en hombros de Kenny.

Fue un buen concierto, un gran concierto. Quizá algo deslucido por el sonido del que gozaron los teloneros pero muy compensado por sendos grupos, con setlists muy bien pensados y una energía tremenda. Gran forma de terminar mi año conciertil.

Setlist H.E.A.T:

Demon Eyes
Rock Your Body
Hollywood
Downtown
One by One
Beg Beg Beg
Late Night Lady
Come Clean
Breaking the Silence
Living on the Run
Cry
Point of No Return
Back to the Rhythm
Dangerous Ground
A Shot at Redemption
Xavi Prat
Sobre Xavi Prat 392 Artículos
Llevo en esto del heavy más de media vida. Helloween y Rhapsody dieron paso a Whitesnake y Eclipse, pero Kiske sigue siendo Dios. Como no sólo de música vive el hombre, la literatura, Juego de Tronos y los tatuajes cierran el círculo. Algunas personas dicen que soy el puto amo, pero habrá que preguntarles por qué.