Chaos Before Gea – Chronos

Nuestra Nota


9.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 25 de mayo de 2018
Discográfica: The Braves Records
 
Componentes:
Ismael Pérez González - Voz
Adrián López Castillo - Guitarra
Hernán Jensen Christensen - Guitarra
Damián Schmitt - Bajo
David Arroyo Sánchez - Batería

Temas

1. The Void (4:16)
2. Chronos (4:58)
3. Rebirth (04:39)
4. From the Cradle to the Grave (4:22)
5. Consciousness, Conscience (4:57)
6. Spiritual Awakening (5:44)
7. The Nine (5:33)
8. Legacy of the Flame (3:19)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Chaos Before Gea – Chronos
Todos los discos de Chaos Before Gea en Amazon


En muchas ocasiones llegan a nuestra redacción (un eufemismo que las revistas online usamos a menudo para referirnos a “casa del pringado que hace de director, curra más que nadie y da su dirección para que nos envíen cosas”, que aquí nadie tiene redacción) discos que discográficas, agentes o las propias bandas nos ofrecen con la esperanza de que los reseñemos y los pongamos por las nubes. La mayoría lo hacen vía MP3, claro, pero unos pocos aún llegan en formato físico, y la verdad es que es algo que, para qué mentir, nos sigue haciendo bastante ilusión. A nosotros nos gusta valorar este esfuerzo y siempre intentamos reseñar todos estos envíos físicos. Y con mayor o menor retraso, creo que en gran medida lo conseguimos.

Digo esto porque en muchos casos se trata de bandas que no solo no hemos escuchado nunca sino que no sabíamos ni de su existencia. Hay bastantes ocasiones en los que los discos en cuestión están más que bien (otros no tanto, también es verdad) pero los casos en los que me he quedado verdaderamente impresionado y he flipado con la banda que se me presentaba los puedo contar con los dedos de media mano. Y esto exactamente es lo que me ha ocurrido con estos Chaos Before Gea, una banda que no tengo del todo claro como es posible que no hubiera hecho acto de presencia en mi radar hasta ahora.

Es cierto que lo que nos llega de la oficina de Blood Fire Death (otro eufemismo, me imagino, para decir “casa de Pau Navarra“) suele pasar un filtro bastante exigente, y raro sería que de ahí saliera algun fiasco. Pero fue abrir el sobre, ver el nombre de la banda, ver la portada, los colores, sentir el aura y la energía que desprendía todo el conjunto, imaginar por qué derroteros iba a ir su música y decir “Coño, esto tiene pinta de gustarme”.

Y vaya si me ha gustado. Aunque este tipo de asunciones y expectativas siempre pueden dar pie a una sonora decepción, desde las primeras notas de la épica “The Void” lo que he encontrado en este CD me ha atrapado sin remedio y su música me ha ido sorprendiendo en cada nuevo viraje (y mira que hay virajes a lo largo de Chronos). Me atrevería a decir que, incluso, ha acabado por superar mis ya de por si optimistas expectativas. Lo que me imaginaba que sería un grupo molón de death metal progresivo ha acabado siendo una exuberante y excitante mezcla de bandas como Mastodon, Gojira, The Dillinger Escape Plan, Converge, Annihilator, Death, Machine Head, Opeth y unas cuantas más. La base de death metal progresivo está ahí, por supuesto, pero su área de influencia es tan tremendamente vasta que me resulta pueril intentar clasificarlos.

Ellos piden que, para que todo cobre sentido, escuches los tres discos que han publicado hasta ahora a modo de trilogía mitológica. Y obediente que soy, después de empaparme de Chronos como se merece, esto es lo que he hecho. La serie Erebo – Kharon – Chronos consta de 24 canciones y dos horas exactas, y si bien es impecablemente coherente como obra completa, también muestra una evolución para mejor (a mi juicio) de la banda, comprometida con la originalidad y la personalidad en cada esquina de su música. Aunque ya digo que he descubierto a la banda con este tercer disco, y por lo tanto lo tengo sin duda más sobado, también es Chronos el que, a mí juicio, suena más pulido, más nítido, más potente, más bombástico y más convencido de los tres. Vamos, que me parece el mejor.

Hechas las presentaciones, vamos pues a por el disco, que hay un buen puñado de cosas por explicar. La potencia que desprenden las primeras notas de “The Void” es jodidamente irresistible, y creo que hacen mucho para que desde el principio me mirara este trabajo con buenos ojos. Pero más allá de esos segundos iniciales, el sonido es maravilloso y este tema de apertura se acaba desplegando como una locura híbrida de death metal progresivo (a mí me ha traído a la cabeza a los bareloneses Moonloop o a los andorranos Persefone), Machine Head y Mastodon con voces de todos los colores, cambios de ritmo constantes y un mojo que lo flipas. Menudo principio.

Si alguien podría pensar que este inicio brutal se podría tratar de una especie de espejismo lo lleva claro, tal y como la propia “Chronos”, llena de toques alternativos, se encarga de certificar. La esencia se mantiene intacta, haciendo de este álbum una unidad sólida como una roca, pero las influencias y los matices cambian tema tras tema para mantener nuestra atención en un viaje entretenido, brutal y sorprendente como pocos. Hay momentos más metalcoretas como “Rebirth” o más abiertamente pesados como “From the Cradle to the Grave”, con riffs schuldínicos e histeria colectiva por doquier, pero la bacanal compositiva es una constante y no baja un milímetro en todo el disco. Y lo mejor de todo es que no usan sus poderosas capacidades técnicas de forma gratuita, sino que sirven para construir temas repletos de momentos pegadizos y de melodías complejas pero tremendamente infecciosas.

Superamos el ecuador del disco con “Consciousness, Conscience”, otro temazo que reúne todas las virtudes que hemos ido encontrando hasta ahora, con guitarras afiladas y berridos abrasadores en contraste con pasajes atmosféricos y voces limpias irresistibles. Supongo que gran parte del mérito de Chaos Before Gea aquí es el convertir un disco de tal complejidad y potencia en una escucha que podría catalogar como ligera, y eso solo se puede conseguir con una capacidad compositiva impresionante y un sonido sencillamente brutal.

Al preguntarles, ellos mismos me dijeron que “Spiritual Awakening” es el tema que mejor les representa y que contiene un poco de todo de lo que esta banda es capaz de ofrecer. Se trata del tema más largo del álbum y crece desde las guitarras acústicas del principio hasta la tralla incontenida final, pasando por los pasajes a la Snapcase que encontramos por enmedio. De todas maneras es curioso, porque a mí, a pesar de parecerme también muy bueno, es de los temas que menos me flipan de este trabajo.

Entramos en la recta final con “The Nine”, que alterna pasajes principales muy tranquilos, con guitarras acústicas, solos jazzeros y una voz melódica de dejes alternativos, con riffs potentísimos, grititos a lo Manowar, coros hardcoretas que podrían recordar a Biohazard y un final repetitivo, creciente e hipnótico tremendamente resultón. Todo ello alrededor de esa base de death metal progresivo + Machine Head (los del Blackening) que les sirve de constante durante todo el disco. El final con “Legacy of the Flame” es directo, trallero y potente, formando un tema igualmente inspirado y disfrutable pero más in your face y menos rico en matices que muchos de los que habíamos encontrado hasta ahora, cerrando así los perfectos 38 minutos que dura el disco de forma abrupta y sin ningún tipo de rodeos.

En una entrevista que les hice hace algunas semanas los miembros de la banda se quejaban de que la respuesta entusiasta de la crítica no se acaba de corresponder con la cantidad de público que los va a ver, abiertamente menor de lo que su calidad creo que merece. En parte, me sabe mal reforzar esta tendencia, pero desde mi punto de “crítica”, no dudo en subirme al carro se los elogios unánimes a esta banda, una de las cosas más frescas y más motivantes que he escuchado últimamente. Y no solo eso, sino que me pienso convertir en mesías activo para intentar conseguir que esta gente llegue a más orejas de las que ha llegado hasta ahora. ¿Mejor disco español del año? Pues por ahí andará la cosa. Menudo bandón. Totalmente imprescindible seguirlos.

Si te ha gustado el artículo, por favor danos tu apoyo siguiéndonos en Facebook:

Siempre me ha encantado escribir y siempre me ha encantado el rock, el metal y muchos más estilos. De hecho, me gustan tantos estilos y tantas bandas que he llegado a pensar que he perdido completamente el criterio, pero es que hay tanta buena música ahí fuera que es imposible no seguirse sorprendiendo día a día. Tengo una verborrea incontenible y, si habéis llegado aquí, seguro que ya os habéis dado cuenta.

Como medio, formar parte de una escena tan enérgica y con tanta gente apasionada que vive lo que hace con tanto amor y sin esperar nada a cambio es un disfrute constante y auténtico privilegio. En Science of Noise queremos ayudar día a día a que esta escena crezca y se solidifique, sin rivalidades y con la máxima ilusión. Porque seremos pocos, pero somos poderosos.

Sobre Albert Vila 511 Artículos
Siempre me ha encantado escribir y siempre me ha encantado el rock, el metal y muchos más estilos. De hecho, me gustan tantos estilos y tantas bandas que he llegado a pensar que he perdido completamente el criterio, pero es que hay tanta buena música ahí fuera que es imposible no seguirse sorprendiendo día a día. Tengo una verborrea incontenible y, si habéis llegado aquí, seguro que ya os habéis dado cuenta. Como medio, formar parte de una escena tan enérgica y con tanta gente apasionada que vive lo que hace con tanto amor y sin esperar nada a cambio es un disfrute constante y auténtico privilegio. En Science of Noise queremos ayudar día a día a que esta escena crezca y se solidifique, sin rivalidades y con la máxima ilusión. Porque seremos pocos, pero somos poderosos.