Cattle Decapitation – Terrasite

Nuestra Nota


9.75 / 10

Ficha técnica

Publicado el 12 de mayo de 2023
Discográfica: Metal Blade Records
 
Componentes:
Travis Ryan - Voz
Josh Elmore - Guitarra
Belisario Dimuzio - Guitarra
Olivier Pinard - Bajo
David McGraw - Batería

Temas

1. Terrasitic Adaptation (5:01)
2. We Eat Our Young (3:55)
3. Scourge of the Offspring (4:28)
4. The Insignificants (4:43)
5. The Storm Upstairs (5:27)
6. ...And the World Will Go on Without You (4:14)
7. A Photic Doom (4:26)
8. Dead End Residents (5:09)
9. Solastalgia (4:56)
10. Just Another Body (10:15)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Cattle Decapitation – Terrasite
Todos los discos de Cattle Decapitation en Amazon


Terrasite (2023), el que ya es el octavo trabajo de estudio de los monumentales Cattle Decapitation, ya está aquí… y el grado de excitación no podía ser mayor.

Los de San Diego son una banda por la que tengo el mayor de los respetos; ya me parecían brutalísimos desde incluso antes de su anterior trabajo de 2019, un Death Atlas que nos dejó casi sin habla. No en vano Cattle Decapitation son ampliamente reconocidos como unos de los mejores exponentes del deathgrind y del metal extremo en general, y su música destaca por su habilidad técnica, intensidad y brutalidad.

La banda ha sido elogiada por su capacidad para combinar elementos del death metal más o menos tradicional y el grindcore de manera única y efectiva, y por su habilidad para crear música que es a la vez tan agresiva como accesible. Además, Cattle Decapitation son conocidos por su fuerte compromiso con la crítica social, con letras que abordan temas como la crueldad animal, el medio ambiente, la sobreexplotación y la crítica a la sociedad humana.

Es por todo ello que me enfrento a esta reseña con un boner que ni os cuento, más aún si tenemos en cuenta que mi admiración por la banda liderada por Travis Ryan ha ido creciendo con el paso de los años. Al igual que mucha gente, me subí a su tren tras la publicación de Monolith of Inhumanity (2012), si bien mi amor y admiración por su original propuesta musical quedó grabada a fuego en mi sien gracias al ya mencionado Death Atlas. Un álbum que adoro absolutamente y que todavía hoy en día escucho regularmente, y que creía que estaba predestinado a ser el punto más álgido de su brutal carrera musical. Sí, lo creía…

Terrasite es un álbum conceptual, oscuro y retorcido como era de esperar después de lo acontecido estos últimos años, al ver la involución de la humanidad hacia criaturas monstruosas y repugnantes. Un paso (atrás) evolutivo, necesario después de que la humanidad haya destruido la Tierra y agotado sus recursos. El título es una palabra inventada por el propio Ryan que une ‘Terra-‘ que significa ‘tierra’ y ‘site’ que evoluciona de la palabra griega ‘-sitos’ que significa ‘comida’. Si unimos ambas, obtenemos ‘devorador de tierra’, a modo de metáfora del papel de la humanidad en la destrucción del planeta, y es —además— un juego de palabras muy bien traído y la mar de apropiado: ‘parásito’.

Con la inicial «Terrasitic Adaptation» nos metemos de lleno en una historia oscura e inquietante que se alarga casi una hora. La velocidad y la atmósfera intensa que se apodera de este corte inicial la convierten en una pista marca de la casa, feroz porque sí. Enormes rugidos, blast beats para parar un tren y unos riffs estremecedores que caen en cascada sobre el oyente mientras Travis Ryan escupe todo el veneno que guarda en su interior. Un opener que no hace más que confirmar porque Cattle Decapitation están en la cima de la montaña más alta y escarpada del metal extremo.

A continuación tenemos el primer single, «We Eat Our Young», que es toda una explosión —oscura y pútrida— de metal extremo. El fin de los tiempos. Otro de los singles, y desde ya una de mis canciones favoritas del año, viene a continuación, «Scourge of the Offspring». Voy a tirar de topicazo y diré que esta tercera pista contiene todo lo que un@ esperaría encontrar en un álbum de Cattle Decapitation. Guitarras oscuras, riffs demoledores y una batería que, simplemente, te muele a palos. Es pesada, sí, pero cambia de velocidad hacia el final, no sin antes atravesar un montón de transiciones y una sección épica que provocará en el oyente unas ganas extremas de cantar utilizando ese tono tan típico que aveces utiliza su vocalista.

La calidad no disminuye con la cuarta, «The Insignificants», otra pista aplastante y pesada, por momentos, muy lenta. El descenso repentino a unas tesituras más melódicas me parece incluso provocativo, pero cuando regresa al turrón a través de un in crescendo bastante elaborado, sientes que estás escuchando algo realmente especial. El tramo final está dominado por un estilo de canto de palabra hablada que suena novedoso, cerrando así otra pista en un álbum que, hasta ahora, es impecable.

«The Storm Upstairs» comienza con un ritmo de guitarra realmente oscuro e intenso, pero a partir del minuto primero pasa a estar impulsada por una tremenda batería y algunas líneas de bajo realmente agresivas. Es la segunda pista más larga de Terrasite, así que espera mil cambios.

«…And the World Will Go on Without You» se lleva el premio a título más original del álbum, eso para empezar. Y junto a la siguiente, «A Photic Doom», mantienen la intensidad. Ambas contienen unos riffs y unas baterías abrasadoras. La sección más limpia de la primera suena maravillosamente épica, mientras que la segunda te golpea más fuerte con unos riffs y unos pasajes vocales bastante locos.

«Dead End Residents» te golpea con fuerza con un montón de riffs y ritmos castigadores al mismo tiempo que incorpora gloriosas secciones limpias, incluso hímnicas, entre algunos pasajes realmente viciosos. La penúltima pista, «Solastalgia», es típicamente intensa con una percusión acojonante y gran poderío vocal, acompañados por unas melodías de guitarra que le confiere unos matices amenazadores a una pista ya de por si bastante cargada de mala leche. Agrégale esos momentos hímnicos, aplastantes líneas de bajo y ya la tenemos otra vez liada. Otra canción de Terrasite que, simplemente, te deja muerto.

El final nos llega en la forma de «Just Another Body», una canción que dura más de 10 minutos. ¿Es demasiado larga para ser una canción de metal extremo? Probablemente, sí, pero Cattle Decapitation superan con creces esa etiqueta; se han pasado el juego del deathgrind miles de veces y les permitimos que hagan lo que se les antoje. Tener los huevos de meter un tema tan largo al final solo nos demuestra que han evolucionado y que tras más de 40 minutos de tralla sin cuartel, todavía les queda cuerda para plantarnos esta obra maestra que cierra un trabajo intenso, duro e inteligente que acerca y completa el concepto.

Una introducción lenta y aprensiva con acompañamiento orquestal incluido mientras la oscuridad se apodera de nosotros. Es de lo más impresionante que hayas escuchado este año. Poco a poco se convierte en una pista absolutamente asombrosa, con transiciones entre el lado más agresivo de esta banda, a pasajes más limpios y profundos, incluso progresivos. Una auténtica locura que viene a dejar meridianamente claro que el crecimiento que ha experimentado esta banda en los últimos años es asombroso e impresionante.

Cattle Decapitation son una banda muy respetada que ha llegado a la mayoría de edad en estos últimos cinco años, llevando su sonido y su idea de lo que para ellos es el metal extremo a nuevas cotas. Lideran, abriendo el camino para inspirar a otros y cautivar a los fans… de nuevo. Con qué facilidad transitan por esa fina línea que los mantiene pesados y extremos, pero que a la vez les permite superar los límites, reinventando nuevamente el género. Si realmente creías que Death Atlas era la obra maestra de la banda…

Terrasite es un álbum acojonante, tan pesado como el mismísimo infierno. Musicalmente, logrado con percusiones, riffs, bajos y líneas vocales de órdago, todo combinado de tal manera que deja al oyente absolutamente asombrado. Va a hacer falta que se edite algo absoluta y brutalmente especial para que este no sea el álbum del año.

Rubén de Haro
Sobre Rubén de Haro 554 Artículos
Tipo peculiar y entrañable criado a medio camino entre Seattle, Sunset Boulevard y las zonas más húmedas de Louisiana. Si coges un mapa, y si cuentas con ciertos conocimientos matemáticos, verás que el resultado es una zona indeterminada entre los estados de Wyoming, South Dakota y Nebraska. Una zona que, por cierto, no he visitado jamás en la vida. No soy nada de fiar y, aunque me gusta “casi todo lo rock/metal”, prefiero las Vans antes que las J'hayber.