Canciones perfectas: «Dancing With the Moonlit Knight» de Genesis

Palabras mayores… “Dancing With the Moonlit Knight” abría el disco más espectacular de Genesis con este tema en 1973. Maravilla del progresivo y tema imperecedero que sigue ganando adeptos cada vez que suena, más que nada, por la facilidad orgánica en la que fluye y te hace flotar. Te lleva en volandas con maneras exquisitas y a la primera escucha no tienes ni la más mínima idea de cómo va a progresar la composición, hacia dónde te va a llevar… La traducción vendría a ser: “Bailando con el caballero iluminado por la luna”.

Esta canción te hace literalmente viajar, es increíble.” (Alex Staropoli, líder de Rhapsody of Fire)

Y es la elegancia hecha carne… Cuando la vi interpretada en directo por Steve Hackett y ese coloso que lleva el nombre de Nad Sylvan en el Be Prog! barcelonés experimenté un éxtasis que es el que me lleva a escribir sobre la misma. Pocas canciones de rock progresivo pueden ofrecerte tanto. Es una montaña rusa de sensaciones dotada por una letra que parece críptica y que está repleta de juegos literarios que la elevan hacia algo mayor.

Dancing With the Moonlit Knight” es perfecta en el sentido de que es una canción clásica de rock progresivo en la que no sabes a dónde va a llevarte la primera vez que la escuchas. Rompe todas las reglas habidas y por haber. No sé si podría decirte que sea una canción perfecta pero sí te diré que es una de las canciones más populares de Genesis, o una de ese disco. Y Genesis tiene muchísimas canciones conocidas. Es increíble lo que consiguieron y más a esa edad, eran muy jóvenes. Para mi es una canción excepcional para interpretar en directo y también te digo que es ideal para dar comienzo al show.” (Nad Sylvan, cantante de Steve Hackett y un hombre que la canta cada noche que actúa en directo)

Eso es lo que tiene que ser el rock progresivo: Que, en un solo tema, en poco más de ocho minutos, transites valles y cumbres, percibas la rotundidad compositiva, detalles grandiosos y elegancia absoluta. Peter Gabriella interpretaba disfrazado, y no es para menos, pues el tema requiere muchísima teatralidad.

La música

Es siempre uno de esos temas que no pueden faltar en su repertorio pues abría, por todo lo alto, el más reconocido disco de Genesis: Selling England by the Pound, y curiosamente el título de la obra aparece en las letras de esta canción. Musicalmente posee la riqueza de dar comienzo con un solo vocal para llevarte en volandas a música de cámara, puramente teatral. El mismísimo Neal Morse me dijo en una entrevista que siempre intenta hacer algo similar, un solo vocal en algún tramo de la canción, y hasta día de hoy fracasa en ese intento una y otra vez…

“¡Oh tío! Esa es la primera canción que escuché de Genesis y precisamente fue la que me hizo amar esa banda. Creo que es totalmente creativa, ya desde ese inicio en la parte vocal. Ese inicio es casi un solo de voz. No puedo recordar muchas canciones que empiecen con un solo vocal. Y te confieso que hemos intentado hacer algo así con The Neal Morse Band: Es decir, empezar un disco con algo similar. No como intro, no como la clásica “Overture”, no como algo realmente grande… sino como algo pequeño, pero por mucho que lo intentemos nunca termina de funcionar. Nunca lo hemos podido hacer. Me encanta esta canción desde el inicio hasta el final, el modo en que progresa el tema, y que, en el fondo, no es un tema muy largo, es corto. Me es muy difícil actualmente hacer algo así. Incluso cuando intento hacer canciones cortas o intento desarrollar la música progresiva siempre me voy a las dos horas de composición. Es genial que sea tan corta, es majestuosa (canta el estribillo) y siempre me han encantado ese tipo de cosas”. (Neal Morse de Transatlantic entre 2.000 otras bandas)

Puedes imaginarte una corte del rey danzando al son de algunos fragmentos, si bien es de esos temas puramente prog en los que cuando empieza el tema y va evolucionando, no tienes ni idea de hacia dónde te va a llevar. Es absolutamente genial. La canción parte de una vieja tonada escocesa, combina varias canciones a piano de Gabriel que quedan unidas por material escrito por Hackett y es una sucesión de cambios constantes que van desde influencias rusas, jazz fusión y lo mejor de todo: lo medieval y la música de cámara.

Musicalmente estamos ante un ejercicio puramente de rock progresivo En sus ocho minutos los ritmos cambiantes te llevan en volandas por todo tipo de atmósferas y momentos. Teclados, acústicas, flautas que irrumpen y un trabajo colosal por parte de Phil Collins y un solo antológico por parte de un Steve Hackett que se sale. Toda la canción es una pieza de museo y el mar de teclados que la envuelve es portentoso. Incluso Gabriel empuñaba una pandereta para dar color a las percusiones.

La segunda parte es un festín de rock progresivo desbocado e intrincado. Uno de los grandes momentos es cuando Gabriel saca su flauta travesera en el tramo más pausado para luego jugar con platillos. Es una de las cimas de Genesis y del progresivo en general. Un paseo por un mundo de sueños en los que lo mítico se enfrenta con la actualidad de su civilización. No os perdáis tampoco la interpretación actual en la que brilla con luz propia Nad Sylvan a las voces.

Tony Banks va armado con piano, melotrón y Hammond combinándolos según respira la composición y dando un excepcional acabado ampuloso y excesivo. Todo queda envuelto por la mística de sus teclas, pero también hace solos en complejos tempos.

“Esa es maravillosa… es que todo el disco Selling England by the Pound es impresionante. El título de nuestro disco Ride Majestic estaba muy influenciado por el Selling England by the Pound, concretamente por parte de ese tema titulado “Firth of Fifth”. En el principio de uno de los versos de la canción Peter Gabrielcanta eso de “He Rides Majestic”, por lo que en un principio quería titular el disco como “He Rides Majestic”, pero al final quedó como The Ride Majestic. ¡Es un homenaje absoluto a Genesis! Y ahora me doy cuenta: ¡No había explicado esto jamás a la prensa!” (David Andersson líder de Soilwork y The Night Flight Orchestra)

La letra

Los juegos de palabras y las referencias arcaicas que toma el tema son una especie de crítica de la Inglaterra de la época enfrentada a la vieja Inglaterra. Todo es un desfile de referencias bonitas, elegantes y disparando dardos críticos. Hay aquí el Peter Gabriel más ingenioso. El mismo líder y vocalista aparecía en escena vestido con una bandera inglesa, lanza y casco. Se presentaba como Britannia.

«Can you tell me where my country lies?
Said the uni faun to his true love’s eyes
It lies with me!» cried the Queen of Maybe.

For her merchandise, he traded in his prize.»

Precioso comienzo a capella en el que el unifauno simbolizando a la vieja Inglaterra que añora al pasado, y lo de “la reina del quizá” es cuando había atisbos claros de que esa temporada iba a traer una buena cosecha para el pueblo. ¿Dónde yace Inglaterra? En la esperanza del pasado… Lo del merchandising y el precio acordado un poco hace referencia a la actualidad y a la Inglaterra de los 70. Recordamos que esto lo graban acabados de pasar sus 20 años y en 1973.

«Paper late!» cried a voice in the crowd
«Old man dies!» The note he left was signed ‘Old Father Thames’
It seems he’s drowned
Selling England by the pound

El viejo Padre Támesis representa la Vieja Inglaterra y nos dice que el hombre viejo (así se representaba la figura del Viejo Támesis) se ha ahogado y ha muerto. Preciosa metáfora en la que un río se ahoga, y luego la frase clave: “Vendiendo Inglaterra por la libra esterlina”. En el fondo es como si el dinero pasase a ser lo que mueve al país. Aquí queda resumido el tema del tema y del disco en su conjunto de una forma poética y bella.

«Citizens of hope & glory,
Time goes by, it’s the time of your life
Easy now, sit you down
Chewing through your Wimpey dreams,
They eat without a sound
Digesting England by the pound.»

Los ciudadanos de la esperanza y la gloria son una referencia a un himno patrio y simboliza a los ingleses, que se tragan (mastican en la letra) los nuevos valores Poderoso caballero es Don Dinero… Antes hay una referencia a la cadena de hamburguesas inglesa Wimpey, un símbolo muy de su tierra, aluden a su forma de publicitarse y con el tiempo sucumbieron a las cadenas de comida rápida americanas.

«Young man says «you are what you eat» eat well
Old man says «you are what you wear» wear well
You know what you are, you don’t give a damn
Bursting your belt that is your homemade sham.

The Captain leads his dance right on through the night
Join the dance.

Follow on! Till the Grail sun sets in the mould
Follow on! Till the gold is cold
Dancing out with the moonlit knight.

Knights of the Green Shield stamp and shout.»

Aquí las referencias van directas a la publicidad que te dice lo que tienes que comer o cómo tienes que vestir. Habla de farsa casera y que la gente se suma a lo que hace la mayoría con esa metáfora de que el Capitán te dirige hacia la danza de la noche y que la gente se suma a ella. Baila con ella hasta que el moho aparezca en el crepúsculo del (Santo) Grial. Meten aquí una referencia artúrica y aparece ya el caballero iluminado por la luna, como si la luz reflejada del sol fuera el mainstream del momento.

La referencia a los caballeros del escudo verde es a unos cupones de descuento ingleses muy populares en los años 50. Fue una campaña de promoción inspirada en una experiencia americana muy exitosa. Otra vez el consumismo, la publicidad y la imitación de la pujante América en oposición a la Vieja Inglaterra. La figura de a caballería, el grito, el sello y estampado del mismo son referencias a la caballería para darle toda la solemnidad a la composición. Luego viene el momento en el que todo cambia y la canción se endurece, se electrifica y Hackett brilla tomando todo el protagonismo.

«There’s a fat old lady outside the saloon
Laying out the credit cards she plays fortune
The deck is uneven right from the start
And all of their hands are playing apart.

Captain leads his dance right on through the night
Join the dance
Follow on! A round table talking down we go
You’re the show
Off we go with, you play the hobbyhorse,
I’ll play the fool
We’ll tease the bull
Ringing round & loud, loud & round.

Follow on! With a twist of the World we go
Follow on! Till the gold is cold
Dancing out with the moonlit knight,
Knights of the Green Shield stamp and shout.»

La figura de la vieja gorda que está afuera cargada de tarjetas de crédito podría simbolizar la amenaza de la americanización. Alude al combate desigual con eso de que la mesa está inclinada. La atracción y fascinación de lo americano es más que evidente. Un ejemplo muy evidente es en Catalunya enfrentar la festividad invasora del Halloween con la “castañada”. Un combate desigual en el que tienes que convencer a tus hijos que celebren el día de fiesta comiendo tubérculos asados bailando con la anciana castañera. La otra opción es disfrazarte de monstruo y comerte decenas de golosinas. No hay color… Como dice Gabriel el tablero está inclinado desde el comienzo de la partida.

La gente que alude en la canción se une a la danza. Un poco sería como entrar en esa corriente invasora y de gustos americanizados. Las brillantes metáforas incluyen la mención de la mesa redonda del Rey Arturo y también los personajes del baile tradicional inglés de la danza de Morris. Incluye en la letra un par de personajes que suelen aparecer en esta centenaria celebración que antiguamente era practicada por las clases altas y protegía de las plagas y las enfermedades. Los personajes del caballero y el tonto (o loco) están en la letra. Gabriel dijo en su día que todas las letras de las canciones fueron escritas en dos días.

“En realidad, nunca había escuchado esta canción antes. Lo he hecho ahora que la mencionas. Me gusta cómo la introducción progresa bastante rápido y se mueve a través de lo que se percibe como un verso + estribillo, completando algo predecible, pero luego se transforma para sorprenderme como oyente. Todo progresa… Todo parece como el hecho de correr a 60 km/h a través de una amalgama de «Alice in Wonderland» con «Quest for Camelot» para luego caer en aguas brillantes de color verde profundo al final. Hundiéndose lentamente… pero te sientes tranquilo. ¡Es muy divertida!” (Johannes Carlson, líder de The Hawkins)

Otras opiniones

Me encanta ese disco, y mira que ya hace tiempo que no lo escucho. Todo lo que hicieron Genesis hasta que empezaron con el pop (incluso te incluiría algún disco de ese periodo) me encanta.” (André Andersen líder de Royal Hunt)

Oh, mierda, ni siquiera la he escuchado. Tendré que desenterrar mi capa brillante y darle al play a ver qué tal”. (Adam Lindmark batería de Dead Lord)

Te diré que hace años que no escucho a Genesis… Y si te soy franco solo me gustan Genesis hasta The Lamb Lies Down on Broadway. En el momento que se fue Peter Gabriel a mi dejaron de interesarme. Escuché tres discos, y no más allá del par de singles 80eros… Y eso que Phil Collins como baterista es de lo mejorcito que se ha visto nunca, pero esos hit singles puramente 80’s hicieron mucho daño. Y prefiero ni pensar en esos discos en solitario que vinieron después…” (Fernando Tanxencias escritor y periodista de Popular 1)

Por alguna razón que desconozco, y siendo totalmente honesto contigo… no estoy muy metido en Genesis. Te diría que conozco solo un par y son de las más conocidas “I Can Dance” y “Land of Confusion”, y eso es todo… (risas). Marcel es un gran fan de Genesis. No soy ni capaz de ver las diferencias entre la era de Peter Gabriel y la de Phil Collins aunque sé que la gran mayoría de fans optan por los tiempos de Peter Gabriel, pero tampoco soy muy fan de él. Lo siento, no tengo mucho apego hacia Genesis. No podría decirte si es perfecto o no.” (Arkadius Antonik, líder de Suidakra)

Veredicto

El Selling England by the Pound fue una obra profundamente personal por parte de Peter Gabriel. Hackett ha llegado alguna vez a calificar ese disco como un galimatías del que no había por donde cogerlo. Luego tomaría el testigo otra obra maestra como fue The Lamb Lies Down on Broadway. Justo tras ese disco Peter Gabriel abandona la formación para iniciar su fructífera carrera en solitario. Al grupo no le fue mal ya con Phil Collins a la voz y sacando un gran disco como fue “A Trick of the Tail”.

Desde ese momento sería la etapa de Gabriel la más venerada, especialmente el Selling England by the Pound. “Firth of Fifth” es otra de las canciones más perfectas junto a “Dancing With the Moonlit Knight”. Una combinación de varias piezas de piano unidas con momentos instrumentales gentileza de Hackett y el melotrón nuevo de Tony Banks. Las críticas de la prensa de la época acusando al grupo de querer venderse a las audiencias americanas terminó de inspirar las letras y el concepto del  disco. Y empezar con una frase tan potente como “¿Puedes decirme donde yace mi país?” es algo con una fuerza descomunal, tan rotunda como ese final en que queda perfectamente definido lo que es el rock progresivo.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 688 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.