Burn the Priest – Legion: XX

Nuestra Nota


7.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 18 de mayo de 2018
Discográfica: Nuclear Blast Records
 
Componentes:
Randy Blythe – Voz
Mark Morton – Guitarra
Willie Adler – Guitarra
John Campbell – Bajo
Chris Adler - Batería

Temas

1. Inherit the Earth (3:29)
2. Honey Bucket (2:43)
3. Kerosene (6:12)
4. Kill YourSelf (2:18)
5. I Against I (3:48)
6. Axis Rot (3:04)
7. Jesus Built My Hotrod (6:13)
8. One Voice (3:16)
9. Dine Alone (3:31)
10. We Gotta Know (3:27)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Burn the Priest – Legion: XX
Todos los discos de Burn the Priest en Amazon


Lamb Of God es un grupo que descubrí tarde, bastante tarde. Todo fue gracias a un amigo mío que en la ciudad donde vivo tiene una taberna especializada en cerveza, y un día hablando y tomando una buena “Imperial Stout” (mis preferidas) me dijo: ¡Tío! ¿¿Te encanta Pantera y no has escuchado nunca a Lamb Of God?? Le hice caso y sólo con la primera canción que oí, automáticamente subsané dicho error empapándome de toda su discografía y pasaron a formar parte de mi repertorio de grupos “top”. A partir de ese momento los pasé a llamar “Pantera 2.0”, una evolución natural de dicho grupo, ya que tú los escuchas y prácticamente en lo único que difieren es en que no hay los solos del tristemente fallecido Dimebag Darrell. ¡Pero, ojo! con eso no quiero decir que sean una burda copia.

Este grupo formado en 1994 bajo el nombre de Burn The Priest, les costó un poco arrancar, ya que hasta 1999 no sacaron su primer disco homónimo, que no está mal, pero a mí, me recuerda a un intento cutre de mezclar, los discos de Pantera, Far Beyond Driven y The Great Southern Trendkill, y encima en versión “guarro”. Al año siguiente se cambiaron el nombre, primero por algunas idas y venidas en el personal y más que nada porque no los confundieran con una “banda satánica” (de hecho “quememos al sacerdote” es un nombre más acorde a cualquier grupo Noruego surgido en los inicios del black metal), entonces a partir de ese momento fue subir escalón tras escalón, primero con unos álbumes buenos, pero que eran demasiado similares a Pantera y con esencia Slayer que quizá les hacía sonar un poco sin personalidad (véase o escúchese, mejor dicho, Ashes Of The Wake), pero ya dejaban entrever grandes cosas y se estaban haciendo un nombre importante.

Entonces llegamos al 2006 con Sacrament, donde ya se consagran como una de las mejores bandas de metal extremo, poniendo el disco en el número 8 del Billboard 200, y así sucesivamente en todos sus posteriores trabajos como Wrath (2009) debutando en el número 2 de la misma lista. Ese mismo año hizo su primera aparición en nuestras tierras, con un ya lejano festival Sonisphere de Barcelona, que tenía un cartel alucinante compartiéndolo con Mastodon, Metallica, Slipknot, Machine Head y Down. Posteriormente publicó Resolution (2012) entrando en el número 3 de ventas y repitiendo el mismo número con su último trabajo VII: Sturm and Drang (2015).

Como he comentado, Lamb Of God tiene una fuerte influencia de Pantera, también se tiene que reconocer que la voz de su vocalista, Randy Blythe, ayuda a esto, ya que se parece muchísimo al de mi ídolo de la “infancia”, Phil Anselmo, con su voz profunda y gritos chillantes nunca mejor dicho, parecidos a un felino, y el grupo en general es un taladro percutor, donde todos van a una, con un doble bombo, quizá no veloz pero pesado y riffs de guitarra más profundos y no tan ultra rápidos, como suele ser el caso del trash metal. Aunque su estilo es el Groove metal, en sus discos se pueden apreciar influencias de hardcore punk, death metal o sludge metal.

Debo deciros que estamos de enhorabuena, ya que Lamb Of God no se prodigaba mucho por nuestro país (última vez en 2013) y en general Europa; primero por una serie de circunstancias producidas en el 2012 en un concierto en Praga, donde Blythe apartó del escenario a un chico que acababa de subir allí y accidentalmente cayó de tan mala manera que le provocó un trauma cerebral acabando con su vida semanas después y con la posterior detención y prisión preventiva del vocalista por más de un mes, y también cancelaron una gira europea en 2015 por los diferentes atentados que hubieron en Francia y Reino Unido.

Por todo esto, ya me había hecho la idea que tardaría años en verlos. La única opción que me quedaba para ilusionarme, era que con la gira que están haciendo desde hace casi dos años en Norteamérica junto a los Reyes del metal extremo, Slayer, cuando tocara el Tour Europeo de estos, también la hicieran con Lamb Of God. Por suerte ha sido así, y como os dijimos el viernes pasado, Slayer anunció dicho tour con los invitados estrella Lamb Of God, Anthrax y Obituary.

Hablando de este Tour, no deja de ser curioso que Lamb Of God, lleve acompañando como invitado estrella a Slayer tanto tiempo. Es como si estos últimos vayan anunciando a la gente que estén tranquilos, que los Reyes del metal extremo se “jubilan” pero el trono está más que cubierto, le pasan el testigo a un grupo que por caché y número de seguidores será un digno sucesor. Todo esto desde mi humilde opinión, aunque creo que más de uno pensará como yo.

Después de hacer mi típico destripe habitual, en modo de “carta de presentación” del grupo que toca hablar, iremos directo al grano y toca desmantelar Legion: XX, de Burn The Priest…espera, espera, ¿¿cómo que Burn The Priest??Pues sí. A los chicos de Lamb Of God, no se les ha ocurrido nada mejor para celebrar sus 20 años sacando discos, que hacerlo con su nombre original. A todo esto, a la gente que se espere un nuevo álbum al uso, se llevarán un chasco. En mis manos tengo un trabajo que es todo de “covers”, lo que antes de que viniera la moda que toda palabra técnica se tenga que decir en inglés, se llamaba “versiones”, vaya.

Empezamos el disco con “Inherit the Earth” una canción que tiene 30 años, del grupo The Acüssed, con un estilo entre el crossover trash y el hardcore punk; aunque la versión original deja mucho que desear por el nivel de los músicos y grabación, el tema en sí es potente. Para los que tengan una edad y para los jóvenes curiosos, me recuerdan a unos Animales Muertos, (grupo zaragozano, surgido a mediados de los noventa, y que el álbum homónimo fue un “boom”) pero en versión “speed” y con peor calidad. Esta canción, aún ser muy rápida, se acerca un poco a lo que sería Lamb Of God, aunque por el estilo y como la han enfocado, tienen un aire a Superjoint Ritual, más salvajes y caóticos. Hay un momento hacia el final donde hay una parte no cantada, de contundencia a la batería y las cuerdas, técnicamente buena y que si la comparamos como la tocan los originales, pobrecitos… pero bueno, en esos tiempos abundaba esto, digamos, más casero.

La siguiente que nos encontramos es una versión de Melvins, de nombre “Honey Bucket” salida el 1993. Es una mezcla de hardcore punk, sludge metal y stoner metal, canción muy bien ejecutada y que también tiene un poco de Lamb Of God, a ver no están versionando temas de música electrónica o jazz, sino que de momento y así casi todo el disco, la base principal es el punk, con todos sus subgéneros, por lo tanto, es un estilo que va relacionado con el groove metal.

En “Kerosene” tenemos una canción de 1986, de la banda Big Black, para muchos críticos la mejor composición de ellos. Con una propuesta mucho más pausada, entre rock alternativo, noise rock y punk rock.

“Kill Yourself”, tema de 1985 y primer disco de S.O.D., con más crossover trash y hardcore punk de por medio. Velocidad extrema combinada con partes totalmente trashers.

Ahora toca el turno de “I Against I” de la banda de hardcore punk, Bad Trains, escrita en el año 1986 y siendo el álbum, con nombre homónimo, más vendido por parte de los estadounidenses.

“Axis Rot”, compuesta por Sliang Laos, hay poca información sobre ellos, por lo tanto parecen ser un poco “underground”. Hacen una mezcla rara con música electrónica, pero en esta canción es más “rocker” y psicodélica, aunque aquí Lamb Of God la han derivado a una base trash.

Como podéis ver, todo el nuevo álbum son canciones con esencia punk, y para no hacerme pesado y alargar más de la cuenta esta tortura para vuestros ojos que estoy escribiendo, voy a nombraros de manera rápida las restantes que serian “Jesus Built My Hotrod” del grupo Ministry; la siguiente es “One Voice” de Agnostic Front, continuando con “Dine Alone”, del grupo Quicksand y terminando con “We Gotta Know” de Cro-mags.

Como dijo el bajista John Campbell en una ocasión: Lamb of God es una banda punk que toca heavy metal. Pues bien, para celebrar sus dos décadas dando tralla, con Legion: XX que mejor que volver un poco a sus orígenes, sacando el disco bajo el nombre original que comenzaron su andadura musical y tocando canciones (unas más famosas que otras) pues eso, de punk y más punk, pasando por prácticamente todos sus estilos, desde el más hardcore al noise. Aquí se han desquitado y tendremos temas ultra rápidos y enérgicos, con otras canciones más alternativas y stoner. Con muy buenos cambios de registro en la voz de Randy Blythe. Comentar que ya que no han arriesgado mucho en los géneros musicales, (hay que decirlo, no han escogido canciones de jazz o pop) al menos se agradece que tengamos esta variedad de estilos de punk. Todo esto hace que la mezcla sea Lamb Of God básicamente tocando punk, pero continuando con su base Groove. Una sensación extraña, que no significa negativa, para nada.

Le doy un 7,5 (que no está nada mal) básicamente porque no es un trabajo nuevo, “versionar” lo sabe hacer todo el mundo y encima con el género seleccionado tampoco arriesgan mucho que digamos. Por todo lo demás es un grandísimo álbum que entra desde la primera canción, súper bien ejecutado y donde todo el grupo es un bloque indestructible.

Ya que no nos han deleitado con material nuevo suyo, propiamente hablando, al menos hasta noviembre con este Legion: XX tendremos algo fresco que escuchar. Y siendo sinceros, tampoco está tan mal escuchar a Lamb Of God en versión “caos y destrucción”

Soy de esa generación que la “post-pubertad” lo pilló entre el metal primigenio (lo que llamamos ahora old school) y la nueva ola que fue el Nu metal, es decir, pasado mediados de los 90. Me encantan muchos estilos pero sobretodo el rock clásico y evidentemente el metal, este último es una forma de vida y encima me gusta desgranar y reconocer la riqueza de todos sus subgéneros. Uno ya tiene su edad (los mechones blancos en la barba no están por que sí) pero no me cierro para nada a grupos nuevos, eso sí, mientras haya fuerza y calidad, aunque hoy en día hay mucha. Como nacido justo entrados los ochenta también se incluye que soy un friki de cuidado (rol, videojuegos, Star Wars, pelis Gore, literatura fantástica y un largo etc.) vaya que toco de todo un poco. En resumen, espero contagiaros mi pasión metalhead a la vez que disfrutáis de mis aberrantes destripes.

Si te ha gustado el artículo, por favor danos tu apoyo siguiéndonos en Facebook:

Dídac Olivé
Sobre Dídac Olivé 15 Artículos
Soy de esa generación que la “post-pubertad” lo pilló entre el metal primigenio (lo que llamamos ahora old school) y la nueva ola que fue el Nu metal, es decir, pasado mediados de los 90. Me encantan muchos estilos pero sobretodo el rock clásico y evidentemente el metal, este último es una forma de vida y encima me gusta desgranar y reconocer la riqueza de todos sus subgéneros. Uno ya tiene su edad (los mechones blancos en la barba no están por que sí) pero no me cierro para nada a grupos nuevos, eso sí, mientras haya fuerza y calidad, aunque hoy en día hay mucha. Como nacido justo entrados los ochenta también se incluye que soy un friki de cuidado (rol, videojuegos, Star Wars, pelis Gore, literatura fantástica y un largo etc.) vaya que toco de todo un poco. En resumen, espero contagiaros mi pasión metalhead a la vez que disfrutáis de mis aberrantes destripes.