Blind Guardian – The Forgotten Tales: 25º Aniversario de uno de los mejores discos de rarezas y versiones

Ficha técnica

Publicado el 16 de abril de 1996
Discográfica: Virgin Records
 
Componentes:
Hansi Kürsch - Voz, bajo
André Olbrich - Guitarra
Marcus Siepen - Guitarra
Thomen Stauch - Batería

Temas

1. Mr. Sandman (The Chordettes Cover) (2:10)
2. Surfin' USA (Beach Boys Cover) (2:25)
3. Bright Eyes (Acoustic Version) (4:22)
4. Lord of the Rings (Orchestral Version) (3:57)
5. The Wizard (Uriah Heep Cover) (3:16)
6. Spread Your Wings (Queen Cover) (4:14)
7. Mordred's Song (Acoustic Version) (5:16)
8. Black Chamber (Orchestral Version) (1:16)
9. The Bard's Song - In the Forest (Live) (4:12)
10. Barbara Ann / Long Tall Sally (Beach Boys Cover) (1:45)
11. A Past and Future Secret (3:47)
12. To France (Mike Oldfield Cover) (4:43)
13. Theatre of Pain (Orchestral Version) (4:16)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Blind Guardian – The Forgotten Tales: 25º Aniversario de uno de los mejores discos de rarezas y versiones
Todos los discos de Blind Guardian – The Forgotten Tales: 25º Aniversario de uno de los mejores discos de rarezas y versiones en Amazon


Hay, ha habido y habrá decenas de discos de versiones, pero pocos o ninguno como el de Blind Guardian. El Forgotten Tales del guardián ciego coincide con la etapa de esplendor del grupo y justo en esos días todo lo que tocaban era oro puro. De verdad que podría verse como un pastiche imposible y podría haber quedado horrendo por el hecho de combinar unas versiones tremendamente arriesgadas combinadas con versiones unplugged de temas propios… pero no: funcionó. Curiosamente es un disco querido y respetado como sus mejores trabajos de la época en el que el grupo alemán se divierte y da otra lección de cómo ser original y no perecer en el atrevimiento (que es mucho). Es más, a las puertas estaba todo un Nighfall in Middle-Earth que sentaría cátedra.

Forgotten Tales es uno de esos discos en los que el grupo señala a sus influencias y hace que el foco se ponga en ellas. Generaciones de metalhead adolescentes vieron con respeto absoluto a partir de entonces a Beach Boys, Uriah Heep, el rock 50 y 60 o a Mike Oldfield, aparte de reivindicar una pieza maestra de Queen que pocos reparan en ella: “Spread Your Wings”. En el fondo es revindicar al bajista de la Reina John Deacon como compositor… Definitivamente lo que le puedes pedir a un disco de versiones es que 1: Adaptes las versiones a tu estilo. 2: Que me hagas conocer canciones excepcionales a las que no habría tenido acceso si tú (como banda que me gusta) no las hubieras tocado. Bien, aquí ambas premisas son cumplidas como pocas veces…

Las versiones ajenas

Empiezan con el “Mr. Sandman” en el que dan rienda suelta a su tremenda capacidad de jugar con los coros. Va dotada de un videoclip atómico que permanece en la retina, todavía, para los imberbes metaleros de esos días. De paso muchos conocimos ese clasicazo de The Chordettes. Y recordad… antes del “Enter Sandman” estuvo el “Mr Sandman”. Luego hay palabras mayores con la delicadeza con la que tratan el “To France” del genio Mike Oldfield. En esta varían poco la original solo que con un extra de fuerza en la segunda vuelta…

El fallecido Ken Hensley era el motor de Uriah Heep en los 70 y la balada “The Wizard” me sigue pareciendo estratosférica. La quisieron tratar en desenchufado, muy acorde con su material propio y aquí luce con un teclado Hammond (no podía ser de otra forma) y con esos juegos de coros tan Blind Guardian. La imaginería del grupo es absoluta y para mayor INRI el grupo que formará Hansi con Jon Schaffer llevará por nombre Demons and Wizards en homenaje a un disco emblemático de los Heep.

Lo conseguido en “Spread Your Wings” es maravilloso Te señalan aquí una balada-medio tiempo que incomprensiblemente nunca ha entrado en los grandes recopilatorios de Queen. El punch metálico con el que la dotan la hace brillar y es la expresiva voz de Kürsch la que le pone el plus. Siempre es genial reivindicar a Queen yendo más allá de los greatest hits de turno. Los Beach Boys golpean dos veces, una con el “Surfin’ USA” (también de Chuck Berry) y el “Barbara-Ann” que viene acompañada por el “Long Tall Sally”. En la gira posterior se atrevieron a tocar alguna canción de los Beach Boys en vivo y ultra-acelerada para éxtasis de los presentes.

Las versiones propias

También hay maestría y delicadeza en esas versiones desenchufadas que pueblan el disco y que se van sucediendo incidiendo en acústicas y juegos de coros. Hansi se revindica como un cantante único y expresivo desde ese “Bright Eyes”. La leyenda dice que Peter Jackson estuvo tentado a meter a los Guardian en la banda sonora de El señor de los anillos, y si escuchas este tema dedicado a Gollum ves que no hubiera desentonado para nada. Recordemos que en esos días los alemanes estaban en la todopoderosa Virgin. Si realmente llegó a dudar el de Nueva Zelanda sería por estas versiones tan de cara al gran público.

“Lord of the Rings” estaba clara que caería y luce como debe. Estamos hablando de unos tiempos en los que tocar el Señor de los anillos era de rolero friki. En los 90 el material de Tolkien era pasto del black metal… Si releéis el libro sabréis que los nombres de Shagrath y Count Grishnak son de generales orcos… ¿Verdad que os suenan? Ambos nombres estaban pensados para el nombre de mi hijo, pero ya estaban pillados por leyendas del black metal… ¡Elegí uno peor!

Espectacular queda “Mordred’s Song” por mucho que las orquestaciones sean a teclado. Las percusiones del añorado “Thomen” son precisas. Cabe recordar que tras los controles estaba todo un Flemming Rasmussen y que andaba por allí Piet Sielck (Iron Savior). Nunca deberíamos olvidar que este tipo anduvo siempre cerca de los grandes discos del power metal de los 90. Se reivindica “Black Chamber” como gran tema por mucho que parezca que sus fans la hayan olvidado.

Uno de los grandes momentos es sin duda el “Bard’s Song” que (creo) que es la primera vez que grabaron en directo. Incomprensiblemente se quedó fuera del Tokyo Tales, su primer directo. Aquí, como suele ser habitual, Hansi pone el micro y el gentío la canta toda entera. Una de las mejores baladas de la historia del heavy metal y que recomiendo a cualquiera que no la conozca a vivirla en directo, más allá de si la conoce o no… Lo que la gente hace es de lagrimita. Aquí el vocalista canta más de lo debido, actualmente ya la canta entera el público.

Nos queda “A Past and Future Secret”, una de las composiciones más medievales y queridas de los bardos. Solemne y sentida, como debe ser. Aquí hay un plus medieval que le sienta excelentemente con Marcus y André tocando lo justo, sin recargar. Finalizan con la versión orquestal de “Theatre of Pain”, y es lo que decíamos en la crítica del Lingua Mortis de Rage, que a partir de entonces a todo el mundo le dio por hacer versiones orquestales con teclado… Una plaga que asoló los finales de los 90 y principios de los 2000…

Veredicto

Un disco de versiones que quede entre Imaginations from the other Side y Nightfall in Middle-Earth tiene que ser una maravilla puesto que estamos hablando de, quizá, el punto más álgido de los guardianes ciegos con su formación clásica. Cumple perfectamente el cometido por el que fueron creado estos discos de versiones si bien aquí lo combinan con tomas acústicas de sus temas más reposados, alguna en directo o incluso un tema orquestado absolutamente innecesario, pero que cumple como despedida.

Blind Guardian estaban en un momento tan sublime que incluso babeábamos con discos de refritos como este. Lo mejor de todo es que esta obra hizo que vinieran dos veces de gira en un año con shows muy especiales. Y lo mejor estaba por llegar… Entre los muchos logros de Blind Guardian está el ser número 1 en singles vendidos en España con una canción de 15 minutos (¡!!). Pero esta historia ya la contaremos otro día. Nadie componía como Blind Guardian y nadie lo hace ahora. Ni siquiera ellos mismos…

 

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 715 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.