Blidvinter – Petrichor

Nuestra Nota


9 / 10

Ficha técnica

Publicado el 14 de marzo de 2020
Discográfica: Independiente
 
Componentes:
Joakim Lundbäck - Voz, guitarra, bajo, teclados
Hugo Ribeiro - Batería

Temas

1. Six (5:53)
2. A Somber Scene (8:10)
3. And for the Briefest of Moments (5:35)
4. The Pitch Black Lake (6:07)
5. Skyfall (8:05)
6. Flight (4:50)
7. Through Storm (10:25)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Blidvinter – Petrichor
Todos los discos de Blidvinter en Amazon


Hace cinco años me encontré con un Ep de un grupo llamado Blidvinter (no me preguntéis como llegué hasta él) que me cautivó y me tuvo enganchado durante un largo periodo de tiempo. Llevaba por título The Solitary Creation y se trataba del primer trabajo del músico sueco Joakim Lundbäck. Su sugerente portada (obra de Patrik Hjelm al igual que la de este nuevo disco) me cautivó. Un dibujo con una gama de colores maravillosos que muestra un bonito paisaje emanando un sentimiento de soledad aunque también de calma y sosiego. En su interior encontramos 18 minutos totalmente deliciosos de un death/doom melódico muy elaborado en la onda de grupos como October Tide, Daylight Dies, Rapture, etc. pero con un sonido y sello personal.

Tras estos cinco años de silencio apareció hace un par de semanas, como por arte de magia, su primer larga duración y no dudé en pegarle una escucha. Como no podía ser de otra manera caí rendido a su música de nuevo y no dudé ni un instante que debía escribir sobre este proyecto para darlo a conocer a cuanta más gente mejor. Joakim nos presenta Petrichor, una colección de siete canciones que durante sus 49 minutos te transportan a su particular mundo, un lugar lleno de melancolía pero también de rabia y desesperación. Y es que enfatiza ambas facetas de una manera soberbia y te atrapa sin mucho esfuerzo, claro está, si eres fan del género.

El disco arranca con «Six» que nos da la bienvenida con una suave guitarra y un ritmo pausado y decadente típico del death/doom y no tarda en atacarnos la agresiva voz que se va alternando con tenues coros, en ocasiones susurros y unas buenas melodías. Sabe acompañarse en algunas partes de un piano que le da una gran atmósfera. Él mismo se ha encargado de la composición, grabación y mezcla consiguiendo un resultado espectacular. Los juegos de voces me recuerdan en gran parte a Swallow the Sun o a los grandes My Dying Bride y llegar a las cotas de estos grandes grupos no es fácil.

La extensa «A Somber Scene» nos muestra más o menos lo mismo pero algo más rápido y agresivo con unos espléndidos riffs de guitarra que enganchan desde las primeras escuchas. La batería va marcando el ritmo con contundencia y muy buen hacer y se nota que en esta ocasión no está sampleada y ha sido tocada por un humano siendo más dinámica y jugando muy bien con las intensidades. El uso de teclados en una onda progresiva también están muy bien implementados. El final es un tanto más luminoso que el resto.

Triste y melancólica, arrastrada y con un desarrollo extraño se nos plantea la siguiente canción «And for the Briefest of Moments» guiada por las guitarras, teclados y la potente voz. A partir de la mitad es cuando arranca y se vuelve adictiva nuevamente con unos grandes riffs y unos buenos cambios. Termina tal como empieza.

En una tesitura más suave tirando hacia un estilo en la onda de Katatonia empieza «The Pitch Black Lake» pero a la que entran todos los instrumentos y la voz se torna oscura y poderosa. Desgarradores gritos que parece que pidan auxilio, una mano que nos salve de la caída al abismo. Me encantan los ritmos entrecortados en los cuales la batería brilla con luz propia ayudada por una gran producción.

A toda velocidad y sin avisar entra «Skyfall» variando bastante lo escuchado hasta ahora haciendo que todo sea mucho más dinámico. Las voces se vuelven envolventes y las melodías nos embelesan mientras los cambios se van sucediendo. Nos encontramos ante una de las mejores canciones del disco combinando tanto elementos de un death metal rabioso pero a su vez delicado como partes algo más lentas. De pronto se hace el silencio y pensamos que se ha terminado pero no y nos sorprende con una parte que recuerda a Opeth ofreciéndonos un mar de tranquilidad después de la tempestad que poco a poco va adquiriendo intensidad.

«Flight» es otro remanso de paz, una pieza lenta de una cadencia pausada que nos devuelve a su más característico estilo haciendo más uso de las atmósferas pero sin perder fuerza perfecta para prepararnos para la última y más larga canción del disco llamada «Through Storm», un viaje atravesando una tormenta de emociones resumiendo en gran parte todo el trabajo y poniendo la guinda perfecta a este Petrichor.

Teniendo tanto tiempo como nos está brindado este confinamiento, os recomiendo encarecidamente ambos trabajos de este músico sueco que seguro os hará más llevadera la espera hasta poder salir de nuevo a la calle, abrazarnos, besarnos y volver a llevar una vida «normal», si es que lo que estábamos haciendo hasta ahora era normal. Sed buenos y escuchad mucha música.

Robert Garcia
Sobre Robert Garcia 421 Artículos
Death, thrash, djent, dark, progresivo, doom, black, experimental, jazz, clásica, electrónica... La música me mantiene vivo, es una droga que da sentido a este extraño sueño llamado vida. Músico autodidacta, guitarrista, cantante y enfermo de escuchar y escuchar música sin parar.