Besna – Zverstvá

Nuestra Nota


7 / 10

Ficha técnica

Publicado el 11 de marzo de 2022 
Discográfica: Autoeditado
 
Componentes:
Samuel Dudlák - Voz, guitarra
Martin Pinter - Guitarra, coros
Timotej Jurášek - Bajo, coros
Gabriel Gorasz - Batería

Temas

1. Ľadovec (7:57)
2. Zverstvá (4:56)
3. Fúga (7:26)
4. Margita (6:30)
5. Revúca (6:22)
6. Spev drozda (8:41)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Besna – Zverstvá
Todos los discos de Besna en Amazon


Hubo un tiempo en que uno de los factores determinantes para hacerme con un disco de alguna banda desconocida era la portada del mismo. Cagadas he tenido, muchas, pero también ha habido muchos aciertos. Con el paso de los años he ido perdiendo esa “magia” de descubrir nuevas bandas, y es que hoy en día puedes tener cualquier información en internet sobre el grupo más inaccesible del mundo, escuchar el disco en alta calidad semanas antes de su salida al mercado y, ya si eso, en un par de clicks tenerlo en formato físico en tu casa en poco tiempo.

Actualmente tan solo juego en contadas ocasiones a tan temerario juego, pero hace unos días, visitando Praga, me picó el gusanillo de volver a ponerlo en práctica y en una tienda de Nové Město mis ojos se posaron en la portada de este disco. En ella, sobre un fondo marrón claro, aparece la figura en negro de una mujer con lo que parece un traje típico eslavo con unos cuernos y patas de ciervo. Esa imagen me gustó y me pareció muy folklórica, minimalista y elegante, así que a pesar de ser una CD promo con apenas información me dije: “¡a la saca”!

Al principio pensaba que era una banda checa, pero gracias, ahora sí a internet (rabo entre las piernas…), supe que Besna provienen de Bratislava, en la vecina Eslovaquia, la parte fea del “divorcio de terciopelo”, y este Zverstvá es su primer larga duración, editado de manera independiente después de un EP y varios splits. La verdad es que de la República Checa conozco a algunas bandas como Silent Stream of Godless Elegy o aquellos lejanos Master’s Hammer, ¿pero de Eslovaquia? Ni idea, así que otro interesante aliciente para desgranar este Zverstvá.

Tras darle al play reconozco que, y a pesar del despiste de los primeros compases de “L’adovec”, corte que lo abre, no esperaba encontrarme tal sonoridad tras la portada de este disco. Quizás por el concepto folklórico del diseño y el idioma empleado lo primero que me vino a mi mente fue algo más relacionado con el neofolk, el doom o incluso el dark-wave (Empyrium, Wyrd, October Falls…). Besna nos muestra un sonido que bascula entre el black metal, el post-rock y el death metal más moderno, sobretodo en algunas partes de guitarra y en la manera que tiene de pegarle a la batería Gabriel Gorasz, que se aleja un poco de esos blast bleast tan característicos en muchas bandas de post-black metal. Cortes como “L’adovec” o “Revúca” desprenden mucha fuerza, son rápidos y potentes, e incorporan algunos elementos incluso del black metal más tradicional. Otros como “Fúga” suenan más melódicos y pesados, destacan las guitarras más limpias e interesantes punteos.

Los dos temas que más me han gustado han sido, por un lado, “Zverstvá”, que significa “atrocidad” y reprocha a la sociedad lo poco que hemos aprendido de los crímenes pasados perpetuados por regímenes totalitarios (el cada vez más desesperante conflicto Rusia-Ucrania le viene como anillo al dedo). Su inicio es bastante melódico, pero de pronto al entrar la batería comienza a acelerarse. Justo en su mitad hay un pequeño remanso para la paz para volver a retomar la velocidad y terminarlo como la calma con la que lo empezó. Otro gran corte es el último, “Spev drozda”, donde hay muy buenas melodías, tiene una gran base rítmica y consigue pasajes más oscuros que flirtean incluso con alguna que otra sonoridad más prog.

A pesar de no ser lo que al principio me esperaba no me ha desagradado en absoluto y creo que puede gustar a seguidores de bandas como Harakiri for the Sky o MØL.

Avatar
Sobre Jaime Arjona 37 Artículos
Pota Blava y fanzinero de los 90. La música siempre ha sido una de mis grandes pasiones, y aunque el Metal es mi principal referencia, no he parado de moverme por diferentes estilos sin encerrarme a nada. Con los años el escribir también se convirtió en otra pasión, así que si junto las dos me sale la receta perfecta para mi droga personal. Estoy aquí para aportar humildemente algo de mi locura musical, y si además me lo puedo pasar bien…pues de puta madre.