Behold the Arctopus – Hapeleptic Overtrove

Nuestra Nota


6 / 10

Ficha técnica

Publicado el 12 de junio de 2020
Discográfica: Willowtip Records
 
Componentes:
Colin Marston - Guitarra
Mike Lerner - Guitarra
Jason Bauers - Batería

Temas

1. Quithtion (0:29)
2. Adult Contemporary (2:06)
3. Telepathy Apathy (2:04)
4. Blessing in Disgust (2:59)
5. Forgotten Explanations (5:18)
6. Other Realms (6:45)
7. Perverse. Esoteric. Different. (6:44)
8. Hapeleptic Perspective Respect (4:49)
9. Quithtion Overtrove (0:49)

Multimedia


Escucha y compra

Este disco en Amazon: Behold the Arctopus – Hapeleptic Overtrove
Todos los discos de Behold the Arctopus en Amazon


Soy una persona muy abierta musicalmente hablando. Tengo claro lo que me gusta y lo que no y no tengo reparos en indagar en ciertas cosas desconocidas para mi. Consumo de todo, siempre y cuando sea de calidad, vamos, en la descripción que encontraréis al final lo especifico más o menos. Pero a veces te encuentras con según qué producto que no sabes bien como clasificar o simplemente como enfocarlo.

Así me encuentro ahora escuchando y desgranando el nuevo disco de Behold the Arctopus y tengo que decir que me fascina tanto como me horroriza.

Pero primero os voy a poner la definición de la RAE de la palabra música:

Arte de combinar los sonidos en una secuencia temporal atendiendo a las leyes de la armonía, la melodía y el ritmo, o de producirlos con instrumentos musicales.

Aquí, señoras y señores, de todo lo que indica la RAE pues nada de nada. Claro está que si nos ponemos puñeteros, el grind y el brutal death metal en general, y otros muchos estilos, carecen en gran medida de lo que indica la definición, pero nosotros la consideramos como tal a base de educar nuestros maltrechos oídos. Pero es que lo que nos atañe hoy es bastante más complejo de analizar.

Vamos a ir por partes. Los grupos que más se asemejan a esta especie de technical progressive metal serían más o menos Blotted Science, Spactic Ink, Dysrhythmia o Spiral Architect pero estos componen canciones con una estructura y un sentido aunque metan decenas de locuras. Son agradables a nuestros oídos y aunque es necesario cierto entrenamiento para poder saborearlos bien, llegas a conseguirlo tarde o temprano. Hapeleptic Overtrove parece más bien una broma de mal gusto, un compendio de grabaciones sin sentido de tres músicos hasta las cejas de sustancias nocivas para el cerebro. Pero como he dicho antes, aunque tu cerebro diga que esto no está bien, que qué demonios andas escuchando y más afirmaciones/preguntas de este estilo, te quedas enganchado para averiguar como conseguirán salir de este entramado de locura sin fin a la que te someten sin anestesia.

Encuentro bien que las canciones al principio sean cortas pero a la mitad se les va la olla y te meten unas odas de cinco o seis minutos que te vuelan la tapa de los sesos. No hay ritmo, no hay coherencia pero te fascina igualmente. Música moderna pero barroca, cargada de ¿simbolismo? Buff, no sé, la verdad que es muy desconcertante y siendo sincero no recomendaría jamás este disco, me arriesgo a perder la amistad de esa persona, pero como a muchos de vosotros no os conozco pues me arriesgo. Siempre hay que ser un poco temerario en esta vida, ellos lo han hecho, así que ármate de valor y dale al play.

Las diferentes partes que componen este trabajo se mueven en los terrenos pantanosos que os he comentado y cuando ya podemos estar un poco saturados nos ofrecen un descanso a modo de banda sonora en «Perverse.Esoteric.Different» para luego atacarnos con algo parecido a una canción, pero no os entusiasméis demasiado, ya que siguen con sus paranoias. Y mira que ya estoy disfrutando del nuevo disco de Imperial Triumphant para analizarlo en un futuro y os digo que también es una locura, una obra de arte impresionante, disonante y extraña pero esto lo es mucho más, un sinsentido que abarca un amplio espectro de la esquizofrénia humana.

Si analizamos su discografía nos daremos cuenta que siempre se han caracterizado por su estilo desenfadado y lleno de humor. Su primera demo se llamó We Need a Drummer (2002), un título obvio, como si de un anuncio se tratase. Luego sacaron más demos y una compilación con material bastante alocado pero coherente, por lo menos tenía ritmos y una estructura más o menos «normal».

Para terminar solo diré que hay que tener los cojones muy grandes para encerrarse en un estudio y parir un disco como este. Seguro que muchos me podréis decir que no sé apreciar el arte y la maestría que hay detrás de esta obra magna, pero como he dicho bien arriba me fascina y me horroriza a partes iguales. Es como esa escena de esa peli tan desagradable que no quieres mirar pero que no puedes apartar tus ojos y tan siquiera pestañear para no perderte nada. Pues eso.

Robert Garcia
Sobre Robert Garcia 419 Artículos
Death, thrash, djent, dark, progresivo, doom, black, experimental, jazz, clásica, electrónica... La música me mantiene vivo, es una droga que da sentido a este extraño sueño llamado vida. Músico autodidacta, guitarrista, cantante y enfermo de escuchar y escuchar música sin parar.