Crónica y fotos del concierto de Band of Friends - Sala Razzmatazz 3 (Barcelona), 19 de mayo de 2019

Band of Friends reviven al mejor Rory Gallagher en Barcelona

Datos del Concierto

Bandas:
Band of Friends
 
Fecha: 19 de mayo de 2019
Lugar: Sala Razzmatazz 3 (Barcelona)
Promotora: R.M. Concert Promotions
Asistencia aproximada: 200 personas

Fotos

Fotos por Jose Antonio Serrano Sabaté

Qué grande fue Rory Gallagher y cómo se le echa de menos. El rockero de Cork fue un privilegiado a las seis cuerdas e indagó en el blues para dotarlo de su carácter irlandés y de conseguir imprimirle un estilo y carácter propios. A ello hay que sumarle una gran cantidad de clásicos imperecederos que, por desgracia, no son especialmente conocidos por las posteriores generaciones. Pocos son los que reivindican al rockero irlandés fallecido en 1995. Podemos hablar de si tiene sentido o no una banda de excompañeros de Gallagher sin el ídolo, pero las canciones han sido escritas para ser escuchadas, y los que no vivimos los 70 y 80, tenemos derecho a verlas sobre un escenario. Aparte, está todo un Gerry McAvoy al bajo, el eterno escudero del mito de la Isla Esmeralda. Ted McKenna falleció, pero ha sido sustituido por otro ex del hombre con la camisa de cuadros: Brendan On’Neill, que estuvo en los últimos años de trayectoria con Rory.

Pero quien merece toda reverencia es el neerlandés Marcel Scherpenzeel, al que le toca el papel de guitarra y voz solista. Dudo que nadie pueda llegar a los niveles de entrega, calidad y feeling que consigue. Pero lo realmente grande es escuchar al combo rugir, ver y sentir como la música palpita, pues el combo funciona cual reloj de precisión, eso sí, la batuta la lleva McAvoy. Parecía que de público íbamos a ser lo mismo que el grupo, una “panda de amigos”, pero poco a poco la sala fue llenando su capacidad. Problemas con los focos de buenas a primeras y mucho cachondeo entre los músicos. Gerry y Marcel tienen los mismos acres de parcela en el escenario, y así disfrutamos de ese gran inicio que posee “Last of the Independants”. La sala rugió ante un set muy completo. Un “Shin Kicker” todo lo cura, y si cierras los ojos puedes ver al maestro. Quizá sea verdad lo que dijo McAvoy del neerlandés: “es el tipo que más se acerca a la forma de tocar de Rory”. El pulso del bajo y el derroche de sudor y gestos por parte de bajo y batería es colosal. Un perfecto ejemplo de cómo afrontar un directo siendo un power trío.

El blues mandaba y “Do You Read Me” nos devolvió a los gloriosos años, aunque hay que destacar sobre todo esa tremenda “Moonchild” que tan respetuosamente canta Marcel. Uno de los grandes momentos vino con la maravillosa “Follow” Me”, cantada por toda la parroquia, y se agradeció rescatar la inesperada “Public Enemy No.1”. Otro de los bellos momentos fue el de bajar las pulsaciones hasta la más mínima expresión, desenchufándose y dejando el palpitar de las cuerdas mientras McAvoy pedía silencio. Pero siempre hay el dueto de pesados que prefiere su cháchara que escuchar uno de los momentos cumbres de la noche. Algo similar hizo Eric Sardinas en Barcelona, y la verdad que es muy impactante. Risas cómplices entre músicos y un salto del bajista para corretear entre el público mientras el cantante y guitarra recolocaba un foco. La audiencia ya estaba ganada y quedaban las joyas de la corona.

Cuando la inmortal intro de “A Million Miles Away” sonó las emociones se desbordaron. ¿Es quizá la canción más emblemática de Gallagher? Seguro que par los que allí estaban sí, a juzgar por la reacción. El tema fue empalmado con otra canción de ese mismo disco: “Tattoo’d Lady”. Cadencioso y brillante tema que capturó toda la esencia del genio irlandés. Tiempo luego para una intensa “Bad Penny” para pasar a la inmortal “Shadow Play”, otro de los momentos más bonitos de la velada. McAvoy presentó la banda en un par de ocasiones durante el concierto, y acercándose a las dos horas, nos regalaron esa pieza que cierra el disco en directo más mítico del artista: Made in Europe, concretamente “Bullfrog Blues”, versión de William Harris. Esos momentos jam con base blues , que evolucionan, jugando con las intensidades y volúmenes, son exquisitos. Destacar el papel de Brendan tras los parches, siendo la pieza clase en un grupo que podría tocar con los ojos cerrados.

Cada concierto de Band of Friends es una celebración de la música de Rory Gallagher, y por mi pueden venir cada año si les viene bien. Lección de cómo tocar y a la vez mostrar respeto a un legado del que forman parte. Marcel es una maravilla, pero creo que todo se resume en la cara de McAvoy disfrutando como un niño con su bajo. Transmiten fuerza y buenas vibraciones, así que poco más les podemos pedir a una gente que lleva por bandera la música de Rory Gallagher. ¡Una cerveza en su honor!

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 198 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.