Bala – Besta

Nuestra Nota


8.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 26 de abril de 2024
Discográfica: [PIAS] Recordings
 
Componentes:
Anxela Baltar - Voz, guitarra
Violeta Mosquera - Batería, voz

Temas

1. Equivocarme (feat. Dani Miller, Laura Villar & Ana Curra) (2:59)
2. Inmutable (3:42)
3. Verde (2:40)
4. Ouveo (feat. Tanxugueiras) (3:09)
5. Prisas (2:52)
6. Fuera (2:19)
7. 3 veces (feat. Ana Curra) (3:04)
8. No eres (2:33)
9. Nada más (3:07)
10. Estás (2:36)
11. Jugar (2:29)
12. Todo muy mal (1:59)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Bala – Besta
Todos los discos de Bala en Amazon


El lanzamiento del cuarto álbum de estudio del dúo gallego Bala, titulado Besta (2024), marca un hito significativo en la evolución artística de Anxela Baltar y Violeta Mosquera. Este explosivo dúo, cuya reputación se ha elevado a niveles estratosféricos tras el resonante éxito de su predecesor, Maleza (2021), se presenta una vez más como una fuerza imparable (e indomable) en la escena musical contemporánea de nuestro país.

Besta no solo es un álbum, sino un manifiesto sonoro de energía, rebeldía y creatividad desenfrenada. Con Anxela y Violeta al frente, este proyecto se erige como un fresco torrente de innovación, donde elementos nuevos se entrelazan con la esencia frenética que caracteriza la música de Bala.

Además, las colaboraciones con Tanxugueiras en «Ouveo» y la legendaria Ana Curra en «Equivocarme» y «3 veces», agregan capas de profundidad y diversidad a este proyecto. Las galegas resaltan la contribución de estas artistas, cuyas intervenciones han transformado algunas pistas, inyectando nuevo vigor y pasión al ya característico sonido de Bala.

Pero en este nuevo lanzamiento existen otras gemas musicales que lo adornan, otras pistas que cautivan y seducen al oyente desde los primeros compases. «Verde», con su hipnótico riff inicial, emerge como una entrada majestuosa a este viaje sonoro, atrapando al oyente en un torbellino de emociones y energía. La poderosa y explosiva «Prisas», que sirvió como el primer adelanto de Besta, ya nos dejó claro hace varios meses la llegada de un trabajo cargado de fuerza y vitalidad. Y en el epílogo, encontramos «Todo muy mal», con su ritmo grunge y áspero, que cierra el álbum con un crescendo de desesperación y desafío. Es una declaración final, toda una afirmación de resistencia en medio del caos.

A pesar de que el disco apenas supera la media hora de duración, representa un momento de plenitud para el dúo, tras su reciente salto al sello [PIAS] y la maternidad de Anxela. Este cambio se refleja en la madurez del grupo, que aborda temas como la conciliación y la felicidad en sus letras, sin renunciar a la crítica social y al activismo que caracteriza su música.

Bala encara sin temor los desafíos del machismo en la industria musical. Con una actitud combativa, reivindican el papel de la mujer tanto sobre el escenario como detrás de él, señalando la necesidad de una mayor inclusión y visibilidad para las mujeres en todos los ámbitos de la música.

Besta no solo es un álbum, es, como decía, un manifiesto de resistencia y empoderamiento. Bala utiliza su música como una herramienta para reclamar espacios, denunciar injusticias y reflexionar sobre los problemas que afectan a la sociedad. Con un sonido vibrante y una actitud indomable, las gallegas continúan su lucha por un mundo más justo y equitativo, demostrando que la música rock sigue siendo un medio poderoso para el cambio.

Este nuevo trabajo de Bala representa, sin duda, su obra más honesta y ambiciosa hasta la fecha, un torbellino de carisma, actitud y una buena dosis de mala leche. Las letras directas y sinceras prometen una conexión instantánea con el público, consolidando a la banda como una fuerza musical imparable.

Rubén de Haro
Sobre Rubén de Haro 557 Artículos
Tipo peculiar y entrañable criado a medio camino entre Seattle, Sunset Boulevard y las zonas más húmedas de Louisiana. Si coges un mapa, y si cuentas con ciertos conocimientos matemáticos, verás que el resultado es una zona indeterminada entre los estados de Wyoming, South Dakota y Nebraska. Una zona que, por cierto, no he visitado jamás en la vida. No soy nada de fiar y, aunque me gusta “casi todo lo rock/metal”, prefiero las Vans antes que las J'hayber.