Baest – Necro Sapiens

Nuestra Nota


8 / 10

Ficha técnica

Publicado el 5 de marzo de 2021
Discográfica: Century Media Records
 
Componentes:
Simon Olsen - Voz
Lasse Revsbech - Guitarra
Svend Karlsson - Guitarra
Mattias Melchiorsen - Bajo
Sebastian Abildsten - Batería

Temas

1. The Forge (0:35)
2. Genesis (5:56)
3. Necro Sapiens (4:24)
4. Czar (4:58)
5. Abattoir (4:47)
6. Goregasm (6:16)
7. Towers of Suffocation (5:18)
8. Purification Through Mutilation (4:03)
9. Meathook Massacre (4:30)
10. Sea of Vomit (4:13)

Multimedia





Escucha y compra

Este disco en Amazon: Baest – Necro Sapiens
Todos los discos de Baest en Amazon


Debo reconocer que hasta hace poco más de un mes no tenía ni idea quienes eran estos tal Baest. Por ahí, alguna vez, había visto algún disco de ellos, pero vete tú a saber el motivo, lo asocié a algo más tipo grindcore o deathcore. A finales de enero, navegando por alguna web, me topé con el video de “Necro Sapiens”, por lo visto, tercer adelanto de lo que sería su también tercer larga duración del mismo nombre. El tema en cuestión me lo escuché varias veces, sobre todo porque las guitarras me pusieron a mil, además el video no está nada mal, muy cachondo y cervecero, alkoholfri, pero cervecero al fin y al cabo. A partir de ahí me puse a indagar un poco mejor sobre la banda. Los daneses Baest nacen en Aarhus en 2015, y en pocos años, con un EP, Marie Magdalene (2016), y dos discos, Danse Macabre (2018) y Venenum (2019), se erigen como una de las bandas más importantes de la escena del país de la riquísima Mikkeller (ya que ha salido el tema de la cerveza…).

Dinamarca, a diferencia de sus vecinas escandinavas, quizás no ha tenido una movida rockera/metalera muy definida ni ha exportado a tantas bandas fuera de sus fronteras. Haberlas haylas, claro está, desde los 80 con Mercyful Fate, Artillery o Pretty Maids, hasta hoy en día, han surgido Illdisposed, Royal Hunt, Konkrha, Saturnus, Raunchy… sin olvidarnos de los muy populares Volbeat. Aun así daba la sensación que durante los últimos años no había surgido ninguna banda que pudiese pegar el bombazo como parece que lo están haciendo Baest, y ojo, no nos vayamos por otros derroteros, estamos hablando de una banda de metal extremo. ¿Por qué digo esto? Pues porque el metal extremo ha tenido y tendrá siempre ese handicap de su propio sonido no apto para todos los oídos. Tan simple como eso. A contraposición a todo esto parece que desde el propio país se ha apostado de manera considerable por la banda y a corto plazo se ha notado bastante. En poco tiempo pasaron de tocar en pequeños locales a girar con Entombed A.D., Abbath o Decapitated, además de aparecer en importantes festivales como el Summer Breeze, Copenhell o Roskilde. Han ganado dos premios GAFFA, un evento musical muy importante en Dinamarca, y la propia televisión pública les ha dedicado algún que otro espacio en una importante franja horaria, así como un interesante documental titulado Dens Satan Familie, una especie de road-movie que sigue a la banda de una manera más íntima y personal durante su gira europea del 2019. ¿Os imagináis algo así en TVE con Angelus Apatrida, Avulsed, Unbounded Terror, MorphiuM o Shallow Waters? ¿Sí? ¿No? Pues claro que no, joder. Me estaba quedando con vosotros. Vayamos al grano.

Necro Sapiens ha visto la luz nuevamente de la mano de Century Media y creo que va a ser un disco muy importante para la banda, o debería serlo, algo así como un punto de inflexión después de las buenas críticas obtenidas con su anterior Venenum, disco que, por cierto, al igual que su debut, he intentado no escuchar demasiado porque quería hacer la reseña de este último con una mentalidad casi virginal, sin estar influenciado por su anterior discografía. Si que había leído que la banda bebía de aquel Stockholm sound que se popularizó a principios de los 90 por bandas como Entombed, Dismember, Grave, o Carbonized, el embrión de los, hoy en día, soporíferos Therion. No soy músico (una gran asignatura pendiente en mi vida), y posiblemente no sabría ni enchufar una guitarra, pero a los que tanto nos gustaba ese death metal de los 90 sabemos que aquel sonido de guitarras tan devastador y áspero se conseguía por medio de una afinación en concreto y sobre todo gracias al pedal HM-2 que tanta importancia tenía en los ya lejanos Sunlight Studios de Tomas Skogsberg. Todos estos detalles son los que me vinieron a la cabeza cuando empecé a escuchar los primeros compases del video de “Necro Sapiens”, para mi gusto el mejor corte del disco. Lo tiene todo, riffs vibrantes, muchas armonías melódicas, el bajo muy marcado… incluso hay un momento, cuando se produce el cambio de tempo que me han venido ecos del “Cenotaph” de Bolt Thrower. Una excelente carta de presentación para alguien, que como yo, no conociese a la banda.

Hace un par de días la banda presentó el último tema de adelanto, “Genesis”, que abre el disco después de una intro que bien poco aporta. “Genesis”, tardona en arrancar, es un corte poderoso comandado por una pesada base rítmica más propia del death metal que se factura al otro lado del charco. Fórmula que se repite en “Czar”, quizás el tema que menos me ha llamado la atención de todos. “Abattoir” por su parte se va viniendo arriba desde ese inicio con el solo de batería hasta la velocidad in crescendo del final. ¡Madre mía!, que como luce la batería de Sebastian Abildsten en todo el tema. Hago eco de la excelsa producción del disco, y es que todos los instrumentos se distinguen de una manera perfecta. Brutal el sonido que han conseguido. Por muy influenciados en el death metal de los 90 que estén, como les pasa a Bloodbath y a muchas otras bandas, ya no estamos en esos años y aquí la producción es muy muy buena. El trabajo del desconocido para mí Andreas Linnemann, es uno de los puntos fuertes de este Necro Sapiens. Cómo sonar pesado y contundente a la vez que nítido y limpio sin caer en esas desalmadas sobreproducciones que tanto abundan hoy en día. Un ejemplo es la potencia y claridad en la voz de Simon Olsen, que tiene mucho de Frank Mullen (Suffocation), y de un pretérito jovencito Mikel Åkerfeldt, sí, exacto, ese tal Miguelito de la actualmente banda monoparental Opeth.

A estas alturas de la película me doy cuenta de que Baest no solo están influenciados por ese Stockholm Sound, ni mucho menos. La segunda parte del disco se abre con “Goregasm”, otro de los mejores cortes, nuevamente con una batería estruendosa, unas guitarras muy potentes y unos cambios de ritmo con regustillo al gran Chuck Schuldiner. “Towers of Suffocation” me ha dejado noqueado, unos blast beats por aquí y por allá, doble bombo atronador, y un contagioso riff casi a la mitad del tema con el cual se hace imposible dejar de mover la cabeza. Por lo que veo esta segunda parte del disco es más bestia y rápida, además va ganando considerablemente en matices. Sin apenas tiempo para respirar ya entra sin concesiones “Purification Through Mutilation”, genial en las voces Simon Olsen, posiblemente aquí es el momento donde más tonalidades le he visto, dentro de sus growls, claro está. “Purification Through Mutilation” tiene un cierre apoteósico, con un cambio de tempo que roza lo épico, de esos que hacen que pienses si toca dejar pasar de pista o volver a degustarla.

Otro de los temas elegidos que mostró Baest como adelanto recaló en “Meathook Massacre”, otra barretxa de cortantes riffs, blast beats a piñón fijo taladrándote tu puta cabeza y una intensidad opresiva en la atmósfera que le viene ni que pintada a ese título tan de cine slasher. El cierre con “Sea of Vomit” es otra brutalidad, vaya tela con los últimos cortes del disco, aquí no vale el rellenar por rellenar. Genial el trabajo de la batería, una bajada en primera clase a los infiernos en toda regla. Menuda matanza.

Necro Sapiens es directo y contundente, con pocas florituras. No solo se apoya en el sonido sueco, para nada, a través de su escucha descubres detalles que más tienen que ver con Morbid Angel, Monstrosity o Immolation. Posiblemente Baest no hayan inventado nada, tampoco montaron la banda con esa idea, pero han entrado directamente en mi cabeza con la técnica del butrón.

Avatar
Sobre Jaime Arjona 12 Artículos
Pota Blava y fanzinero de los 90. La música siempre ha sido una de mis grandes pasiones, y aunque el Metal es mi principal referencia, no he parado de moverme por diferentes estilos sin encerrarme a nada. Con los años el escribir también se convirtió en otra pasión, así que si junto las dos me sale la receta perfecta para mi droga personal. Estoy aquí para aportar humildemente algo de mi locura musical, y si además me lo puedo pasar bien…pues de puta madre.