Artillery – By Inheritance: 30 años de uno de los discos seminales del thrash técnico

Ficha técnica

Publicado el 29 de mayo de 1990
Discográfica: R/C Records
 
Componentes:
Flemming Rönsdorf - Voz
Michael Stützer - Guitarra
Morten Stützer - Guitarra
Peter Thorslund - Bajo
Carsten Nielsen - Batería

Temas

1. 7:00 from Tashkent (0:54)
2. Khomaniac (6:43)
3. Beneath the Clay (R.I.P.) (4:49)
4. By Inheritance (5:43)
5. Bombfood (5:44)
6. Don't Believe (4:40)
7. Life in Bondage (5:26)
8. Equal at First (4:24)
9. Razamanaz (cover de Nazareth) (3:14)
10. Back in the Trash (6:01)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Artillery – By Inheritance: 30 años de uno de los discos seminales del thrash técnico
Todos los discos de Artillery – By Inheritance: 30 años de uno de los discos seminales del thrash técnico en Amazon


Hoy se cumplen 30 años de uno de los discos de culto del thrash metal. Los daneses Artillery debutaron con Fear of Tomorrow en 1985 y continuaron con Terror Squad en 1987, pero el disco que les haría perdurar en la historia sería este By Inheritance. Tan solo un año después de sacarlo, el grupo se separó durante casi toda la década de los 90, reuniéndose en 1999 para sacar B.A.C.K., su cuarta entrega. Sin embargo, una segunda separación que también duró casi una década truncó sus planes de continuidad hasta la reunión definitiva en 2007, esta vez sin su característico vocalista Flemming Rönsdorf.

En la actualidad, Artillery siguen en activo y desde la reunión han lanzado cinco discos más, pero ninguno ha llegado a marcar tanto su carrera. El año pasado, el guitarrista y miembro fundador Morten Stützer fallecía, dejando a su hermano Michael Stützer, también guitarrista, como único miembro original en la banda. Michael, que desde el principio había sido el líder de Artillery, se ha sabido rodear de grandes músicos en los momentos que el grupo ha sufrido bajas y sus directos siguen siendo efectivos a día de hoy.

Volvamos a By Inheritance. Este álbum es un referente en especial por su trabajo en los riffs, a menudo encadenando secuencias frenéticas de movimientos cabalgantes con una gran precisión. La voz única de Rönsdorf también es un factor clave, ya que es desgarrada y muy melódica al mismo tiempo, complementándose perfectamente con la parte instrumental, que también fusiona melodía con velocidad e intensidad.

Empecemos por el principio. “7:00 from Tashkent” es seguramente una de las oberturas más originales que se han hecho, especialmente dentro del metal. Me refiero a que prácticamente todas las pistas que hacen de intro a un disco siguen un patrón similar: son piezas instrumentales serias o épicas que normalmente empiezan en acústico o suavemente, y que crean una tensión que se resuelve cuando entra el primer tema “de verdad” del disco. Pues esta parece empezar así, con unas notas de cítara suaves, pero enseguida entra un ritmo bailongo que acompaña unas guitarras que frasean con gusto en una escala árabe.

Con una subida de volumen entra el riff antológico de “Khomaniac”, el tema estrella de Artillery y un auténtico himno. Antes de que entre la voz, pasamos por cinco pasajes distintos, cada uno más intricado que el anterior, pero que entran tan orgánicamente que ni lo notas. La estructura de la canción también es compleja, con multitud de melodías y solos de guitarra, y evitando repetir cada parte más de lo necesario. En «Beneath the Clay (R.I.P.)» continúan sonando guitarras de lo más técnicas acompañadas de una batería que encaja perfectamente con el resto de la banda y aporta potencia y groove cuando conviene. Tremenda la intro a base de redobles en los toms.

Llegamos a “By Inheritance”, que nombra al disco, y por supuesto estamos delante de uno de los temas que más se hacen notar. Empieza con una breve intro acústica que en seguida se convierte en una secuencia de riffs retorcidos y acelerados, pero ejecutados con una naturalidad sorprendente, como si fuera fácil. El estribillo pegadizo y armonizado, unos fraseos de guitarra creativos y una letra interesante hacen de esta una canción redonda. Hablando de las letras, no son diferentes de lo que se puede encontrar en el estilo. Religión, guerra, poder, vida y muerte… pero en general son bastante interesantes. Un ejemplo es la siguiente “Bombfood”, con estrofas bastante largas que hablan de la experiencia de un soldado al alistarse y encontrarse con la cruda realidad en batalla. Instrumentalmente sigue siendo técnica y machacona, con algunos momentos acústicos brillantes. Una primera mitad de disco casi insuperable.

«The sergeant commands, to act like a rock
You had to admit, you ran out of luck
It’s not out of lust, it’s not even need
One thing’s for sure, rocks don’t bleed

(…)

You wish you had stayed at home with your mum
But you are out here equipped with a gun
You’re feelin’ so helpless but what can you do
‘Cause you volunteered, the blame is on you.»

Empezamos la cara B con “Don’t Believe”, que nos trae partes más relajadas con una voz muy melódica y ritmos contundentes a medio tiempo para no dejar la caña de lado. Las guitarras frenéticas de “Life in Bondage” vuelven a acelerarnos con unos riffs que no paran ni un segundo y un duelo de solos brutal, para volver a ritmos más groove en “Equal at First”.

Casi al final tenemos “Razamanaz”, que se ve que es una versión de los setenteros Nazareth (sí, me he enterado ahora, buscando información para este artículo), ya se nota que no encaja demasiado con el estilo de las demás canciones, siendo mucho más fiestera y desinhibida. La verdad es que le va muy bien al disco porque rompe con la tónica de las demás y lo hace más interesante y fácil de escuchar. Para acabar, tenemos “Back in the Trash”, el último asalto, que da un repaso a los elementos que han ido apareciendo por el disco. Un tema súper sólido que sirve de continuación a “In the Trash” de su anterior disco Terror Squad.

Hoy en día, muchas de las bandas de thrash modernas han tomado una dirección más técnica y es está claro que esa tendencia tiene su origen en trabajos como este. El estilo único de los hermanos Stützer ha influenciado a multitud de guitarristas que cada vez llevan más lejos sus capacidades técnicas y compositivas. Es una lástima que Artillery nunca hayan recuperado la esencia de este discazo en sus trabajos posteriores, quedando un poco como un one hit wonder, aunque se entiende teniendo en cuenta los largos períodos de inactividad y los múltiples cambios en la formación. A pesar de todo, Michael sigue girando con la banda, homenajeando a su hermano, y en sus directos nunca faltan las grandes canciones de By Inheritance.

Avatar
Sobre Aleix Besolí 66 Artículos
Hey, has llegado al final del artículo, ¡gracias! Me metí en esto del metal a los 14 años, y de concierto en concierto he ido descubriendo las bandas nacionales e internacionales que forman parte de este mundillo. Ahora aporto mi grano de arena a Science of Noise contando lo que pasa en los eventos de la zona y algunas novedades discográficas. También toco la guitarra y el bajo en algunos grupos de la escena local. Tengo los huevos pelaos de tocar en el Ceferino.