Aihotz – Matar al superhombre (EP)

Nuestra Nota


7.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 13 de noviembre de 2021
Discográfica: Discos Enfermos
 
Componentes:
Bea – Voz
Astola – Guitarra
Elena – Bajo
Juane – Batería

Temas

1. Quemamos el aire (2:08)
2. Humana esperanza (1:47)
3. Matar al superhombre (1:29)
4. Lunula (1:13)
5. Gris (1:26)
6. Vita vanitas (1:30)

Multimedia


Escucha y compra

Este disco en Amazon: Aihotz – Matar al superhombre (EP)
Todos los discos de Aihotz – Matar al superhombre (EP) en Amazon


Cuando escuché la primera grabación de Aihotz, que lleva por nombre El no movimiento (2020), me engancharon desde el primer instante. Aunque solo constaba de seis temas, que ocupaban diez minutos, su punk oscuro, directo y rebosante de rabia desprendía además, tanto en las formas como en el fondo, el mismo espíritu que se percibía en bandas ya legendarias del movimiento durante los 80 como Último Resorte o IV Reich, por nombrar sólo un par.

Este nuevo lanzamiento, Matar al superhombre, es una perfecta extensión de su predecesor; de hecho, tanto el número de canciones como la duración son similares. Y su energía y fuerza sobra mencionarlo.

El primer pildorazo corre a cuenta de “Quemamos el aire”, cuya intro, en la que se intuye el lado más heavy del punk, no tarda en ceder el puesto a los ritmos desgarradores del cuarteto bilbaíno.

“Humana esperanza” se arrastra igual de visceral y turbia, hasta que entra “Matar al superhombre”, todo un directo a la mandíbula, sin dobleces ni contemplaciones, toda la fuerza de la banda volcada en noventa segundos.

En “Lunula” se desata la locura en su máximo esplendor: velocidad sin control (aparente) y la percusión cobrando más protagonismo que nunca son los principales ingredientes de este cuarto chute de energía.

Como penúltima embestida encontramos “Gris”, a medio camino entre los ritmos más iracundos y la actitud más descaradamente gamberra, el corte más rockandrollero de la grabación sin duda.

Y los ritmos marciales arrancan el último tema del EP, “Vita vanitas”, más calmada en el ritmo pero no en la actitud, tan guerrera y desafiante como siempre se muestra la banda.

Si no ando muy errado, Aihotz se podría traducir al castellano como “machete”, y, la verdad, no podrían haber elegido un nombre más acertado para autobautizarse: afilados, contundentes y directos. Imprescindibles para los amantes de los clásicos más macarras y genuinamente punk.

Avatar
Sobre Puti Allin 93 Artículos
Melómano empedernido desde la más tierna infancia (lo de tierna es un decir). Todo lo demás que haya que contar, lo contaré sin problema en presencia de mi camarero.