5 discos para engancharse al indie según… Beto Lagarda

A ver noisers, no tiene nada malo disfrutar del indie. Hay vida más allá del rock duro y el metal. Si alguna vez has intentado escuchar algún disco, o canciones sueltas, y no has logrado conectar con éste estilo, hoy voy a recomendarte cinco piezas mayúsculas de cinco movimientos diferentes del indie, igual alguno logra convencerte.

Por un lado os presento a Neutral Milk Hotel, una de esas bandas seminales legendarias de corte más folk. Seguiremos por el debut de los newyorkinos The Strokes con un estilo más garage rock. También tocaremos a Wilco de estilo más rock americana – country. No pueden faltar los canadienses Arcade Fire, que son algo así como los Queen del indie rock. Y por último y no menos trascendente, los Arctic Monkeys con su disco indie stoner titulado Humbug tutelado por el gran Josh Homme (Kyuss, Queens of the Stone Age).

Y me he dejado en el tintero otros cinco discos de corte diferente que bien pueden acabar formando parte de un segundo volumen de este artículo, tiempo al tiempo. Algo de The Rapture, Kings of Leon, The Black Keys, MGMT

Quizás alguno os sirva de entrada a un mundo de luz y de color, de claros y sombras, de actitud y pose.

¡Bienvenidos al indie!


In the Aeroplane Over the Sea (1998) de Neutral Milk Hotel

Discográfica: Merge Records
Autores: Jeff Mangum, Jeremy Barnes, Scott Spillane y Julian Koster

In the Aeroplane Over the Sea es una obra maestra de orfebrería indie folk. El segundo y último disco de la banda Neutral Milk Hotel no solamente está considerado como la pedra rosetta del indie sino que también lo podemos encontrar en multitud de listas de “Los 25 mejores discos de todos los tiempos”. Y razón no les falta, a nadie.

¿Qué podemos encontrar en In the Aeroplane Over the Sea? Pues básicamente de todo. Estamos frente a un disco perfecto en todos los sentidos. Musicalmente es denso y precioso, con arreglos suculentos que dotan de un carácter perfecto a un disco ya de por si mayúsculo. Las voces, en todos sus registros son inmaculadas. Las composiciones son bellas, tranquilas y enérgicas, delicadas y extremadamente complejas.

A pesar de que el disco trata temas oscuros como el Holocausto, el trabajo es esencialmente positivo y esperanzador. Este es un álbum de piezas, lugares y personas dispares, todos reunidos por una luz interior, un mismo patrón.

Jeff Mangum entrelaza la triste y corta vida de Ana Frank con escenas de otros tiempos, otras vidas, otros países. Es el rastreo de un alma, no necesariamente en un sentido religioso, sino en el sentido del mosaico de la experiencia humana, las conexiones empáticas que todos tenemos unos con otros, cualquiera que sea el nombre que usen. Si bien a veces todos podemos llevar una existencia maldita, todos ardemos desde adentro. Nadie es verdaderamente solitario y en la memoria de los demás somos inmortales.

Este disco tiene un carácter, un sentimiento impreso que pocos discos logran retener. Es un disco imprescindible para comprender la evolución del rock hacia los nuevos horizontes indies. Toda banda de folk posterior a In the Aeroplane Over the Sea ha bebido directamente de la fuente inagotable de ideas de Neutral Milk Hotel.



Is This It (2001) de The Strokes

Discográfica: Rough Trade
Autores: Julian Casablancas, Abert Hammond Jr., Nick Valensi, Nikolai Fraiture y Fab Moretti

El cambio de milenio nos trajo el nacimiento de un nuevo estilo, el indie rock de raíces post-punk. Y los abanderados e iniciadores del género fueron los newyorkinos The Strokes. El impacto de su debut fue sonado, inmediato e incluso algo mediático.

Una pandilla de jóvenes descerebrados de buena posición social grabaron su debut en un pequeño estudio en el sótano del productor Gordon Raphael en Lower East Side de Manhattan. El resultado fue un disco de rock visceral, sin florituras, con un básico trabajo de guitarras de Albert Hammond Jr y unas voces rasgadas pero emotivas de un tal Julian Casablancas.

Is This It marcó el inicio del rock moderno, un rock independiente descarado y crudo. The Strokes llegaron justo en el momento adecuado y capturaron el sonido de una nueva generación. El problema de ello es que fueron considerados los salvadores del rock y este detalle les hizo más daño que nada. La alargada sombra de ser considerados los salvadores colapsó las ideas de unos jóvenes desubicados.

En Is This It encontramos once canciones fantásticas que lograron cambiar la perspectiva de muchos jóvenes abonados a sonidos más industriales. Canciones como «Is This It», «Barely Legal», «Someday», «New York City Cops» y sobre todo «Last Nite» son himnos de la década de los 2000 y, a día de hoy, siguen teniendo la misma fuerza que 20 años atrás.



Yankee Hotel Foxtrot (2002) de Wilco

Discográfica: Nonesuch Records
Autores: Jeff Tweedy, Jay Bennett, John Stirratt, LeRoy Bach, Glenn Kotche, Craig Christiansen y Ken Coomer

Wilco es una banda complicada de entender por sus raíces. Si no comulgas con la música country americana te va a costar digerir parte de la discografía de los de Chicago. Tras unos primeros discos excelentes en su peculiar género entre ellos los dos dantescos Being There (1996) y Summerteeth (1999), Wilco remoldea su espíritu innovador para regalarnos el que posiblemente es su mejor trabajo.

Yankee Hotel Foxtrot (2002) es un disco alternativo, indie, americana, country e incluso lo podemos etiquetar como art rock. Se trata de un exquisito trabajo de rock mestizo siendo mestizo la parte importante de todo. En este disco nos toparemos con Jeff Tweedy adueñado por completo de la banda y su papel es fundamental para entender la evolución de Wilco.

Con una producción impoluta, un trabajo de melodías cuidadas y bellas, y una variedad instrumental destacable, Yankee Hotel Foxtrot es fácilmente uno de los discos más bonitos de la escena independiente. En él residen algunos himnos de la banda como “Jesus, Etc.” o “Heavy Metal Drummer”.

Se trata de un disco que esconde un trabajo minucioso de unos artistas en su mejor momento. Un disco cargado de emoción y alegría. Si necesitas un empujón emocional, aquí vas a encontrar a tu mejor aliado.


Funeral (2004) de Arcade Fire

Discográfica: Merge Records
Autores: Win Butler, Régine Chassagne, Brendan Reed, Richard Reed Parry, Tim Kingsbury, William Butler, Sarah Neufeld y Jeremy Gara

Arcade Fire hasta en la sopa.

Hubo un tiempo en que estaban en boca de todos. No eras suficientemente cool si no tenías algún que otro vinilo de los de Montreal. Pues claro, eran los nuevos dioses del Olimpo del Rock. Recuerdo perfectamente un desfile de componentes saltar al escenario donde se entregaban los Grammy no se qué año. Subían a recoger un puñado de premios. Los hicieron cansinos y yo, que usualmente huyo del mainstream, me alejé de ellos sin siquiera ojearlos.

Pero un buen día le dí al play, lejos de prejuicios. Y me enamoré de tantas canciones… Empezando por Funeral (2004) su debut hasta su penúltimo disco más electrónico titulado Reflektor (2013), todo estaba pensado para un disfrute total del oyente y espectador.

En Funeral encontramos himnos de rock, himnos de pop. Canciones de estadio, canciones para disfrutar en tus auriculares antes de ir a dormir. Un disco pomposo, barroco, lleno de matices, de rellenos, de efectos. Un disco de sabores contrastados. Un disco grandioso en el que todo encaja al milímetro. No por nada se ha colado entre los 100 mejores discos de todos los tiempos.

Melodías ligeras de rock sin tabúes como en “Neighborhood #1 (Tunnels)”, himnos gigantescos como la exquisita “Rebellion (Lies)” o cortes de calado profundo como “Wake Up”. De todo ello y más podrás disfrutar en Funeral. Uno de los discos más trascendentales del nuevo milenio.


Humbug (2009) de Arctic Monkeys

Discográfica: Domino Records
Autores: Alex Turner, Jamie Cook, Nick O’Malley y Matt Helders

Mi relación con Humbug es sumamente especial. Arctic Monkeys fueron una de las bandas que me introdujeron en el indie hace ya casi tres lustros y por aquel entonces aún no era un ferviente seguidor de la escena stoner. Aquí, en Humbug, encontramos una mezcla de indie – garage – stoner muy bien equilibrado y con un resultado afilado. Pero vamos por partes.

La banda de Alex Turner se formó en 2002 tras el golpetazo de The Strokes en el mundo independiente. Nunca se han ocultado en afirmar que gracias a los newyorkinos hoy tenemos a Arctic Monkeys. Los británicos debutaron con estilo con Whatever People Say I Am, That’s What I’m Not (2006), un disco imprescindible en el movimiento indie. La fama les llegó muy rápido pero lejos de arrugarse, Alex Turner y los suyos nunca han dejado de evolucionar dentro del rock.

En 2009 viajaron a la tierra prometida del desert rock y bajo la tutela de Joshua Homme grabaron Humbug en los míticos estudios El Rancho de la Luna. Y…¡magia!

Humbug es el resultado de una suma de talentos tan dispares como únicos: Josh Homme y Alex Turner. Un disco con guitarras gruesas y bajos arenosos, un disco que suena a Queens of the Stone Age pero con el talante juvenil de unos Arctic Monkeys en la cresta de la ola.

Canciones como “My Propeller”, “Crying Lightning”, “Cornerstone” o “Pretty Visitors” harán disfrutar a cualquiera que se preste. Y tras este disco, recomiendo hacer una pasada a lo largo de la discografía de la banda, porqué no hay desperdicio alguno.

Beto Lagarda
Sobre Beto Lagarda 418 Artículos
Rock en todas sus extensiones