5 álbumes producidos por Martin Birch que cambiaron el curso del heavy metal según… Science of Noise

La noticia del fallecimiento de Martin Birch, uno de los productores más afamados de la historia del heavy metal, a la aún joven edad de 71 años, nos ha pillado por sorpresa a todos. Es verdad que el ingeniero británico hacía ya muchos años que estaba retirado de la primera línea mediática (el último gran disco que produjo fue, probablemente, el Fear of the Dark de Iron Maiden), pero no ha dejado de ser un impacto duro saber que ya no está entre nosotros. Los inmensa mayoría de discos clásicos de bandas tan influyentes como Fleetwood Mac, Deep Purple, Rainbow, Whitesnake, Iron Maiden o los Black Sabbath más heavies cuentan con su inconfundible huella, y creo que nos equivoquemos si decimos que el rock y el metal no serían lo mismo sin él.

Como nos pilláis medio de vacaciones, no hemos tenido tiempo de escribir un top 5 personalizado para la ocasión, pero rebuscando por nuestros archivos hemos visto que ya hemos reseñado algunos de sus discos clave en nuestra sección de clásicos. Así que, como homenaje, vamos a recuperarlos en forma de pequeño refrito para poner en el valor que se merece el impagable trabajo de Martin Birch tras la mesa de mezclas. Descansa en paz y que la tierra te sea leve, Martin.

 

Deep Purple – In Rock (1970)

«Machine Head fue probablemente el que supuso su consagración definitiva y, de paso, su entrada en el mundo del mainstream eterno gracias al architrillado “Smoke on the Water”, pero creo que el valor de In Rock es probablemente mayor. La fórmula de ese Mark II y del sonido clásico de Deep Purple se define en los siete (u ocho, según como se mire) temas que podemos encontrar tras la icónica portada con las efigies de nuestros protagonistas esculpidas en la roca de un Monte Rushmore alternativo. Las virtuosas batallas épicas entre la guitarra de Blackmore y el hammond distorsionado de Lord, la potente y sólida base rítmica del dúo Glover / Paice y los gorgoritos agudos y a menudo histéricos del señor Gillan se activan en un potaje alquímico y casi mágico que logró impactar a cientos de bandas futuras y a millones de aficionados de cualquier época, edad y afiliación musical teórica.»

«¿Es In Rock el mejor disco de Deep Purple? Una afirmación así siempre es difícil de hacer sin tener segundos pensamientos, pero la calidad, el talento y la innovación que emana de lo surcos de este genial trabajo son tan espatarrantes que, al final, no queda sino rendirse a la evidencia. Uno de los grandes álbumes de la historia del rock cumple ya cinco décadas entre nosotros, y nunca es tarde para reivindicarlo como se merece.»

Leer la reseña completa, aquí: https://www.scienceofnoise.net/deep-purple-in-rock-50-anos-de-uno-de-los-puntales-indiscutibles-del-hard-rock-clasico/


Black Sabbath – Heaven and Hell (1980)

«De buenas a primeras, Ronnie James Dio no podía parecer una elección menos apropiada para los Black Sabbath que conocíamos hasta entonces, pero a pesar de que su tono de voz, su manera de cantar, sus letras, su energía y su presencia eran diametralmente opuestos a los de su predecesor, la unión de ambas entidades (a pesar del lógico rechazo de los fans más trve del momento -imaginaos por uno momento qué pasaría si James Hetfield se fuera a Guns N’ Roses o Corey Taylor pasara a ser el cantante de System of a Down-) acabó resultando en un encaje casi alquímico, creando un sonido más melódico y algo alejado de los aires doom de los primeros años de su carrera pero que ha servido igualmente de inspiración para muchas bandas de heavy metal posteriores. Aquí Sabbath abrazaron por completo el heavy más clásico, y no fue hasta su entrada en la banda que Dio se convirtió en el icono del género que ha llegado a ser con los años. Tanto, que fue precisamente en esta época cuando él mismo popularizó eso de los cuernos que a día de hoy aún hacen tres o cuatro despistados en cada concierto.»

«A día de hoy, Heaven and Hell es tan mítico (o, en según qué círculos, incluso más) como la producción clásica de Sabbath con Ozzy, y el impacto que supuso fue tan grande que aún hoy hay gente que se plantea la pregunta de si prefieren a uno u otro como cantantes de la banda cuando Dio solo grabó dos discos y estuvo menos de tres años en sus filas. Y yo lo entiendo perfectamente, porque la presencia del pequeño vocalista americano fue capaz de resucitar a un grupo que navegaba a la deriva y que, con Heaven and Hell, añadió la última gran joya universal e indiscutible a su catálogo.»

Leer la reseña completa, aquí: https://www.scienceofnoise.net/black-sabbath-heaven-and-hell-40-anos-de-la-reinvencion-mas-exitosa-del-metal/


Whitesnake – Ready An’ Willing (1980)

«Ready an’ Willing entró en el top 10 de las listas británicas, en el número seis y también asomó la cabeza al otro lado del Atlántico. La principal diferencia entre este disco y el anterior Lovehunter es que Ian Paice entra en escena y la percusión y la batería insuflan al grupo una vitalidad asombrosa. La formación es estelar y aguantará tres años completos siendo el lineup clásico de Whitesnake. Luego desembocaría en la conquista de América y en asalariados contrastados pasando una y otra vez. A pesar de que en Inglaterra la serpiente blanca conseguía hacerse el nombre y entrar en los principales festivales de las islas los de Estados Unidos era otra historia… Allí la realidad era otra y en esos días tuvieron que girar de teloneros de Jethro Tull con un set de 40 minutitos. Eso provocó en Coverdale trabajar a un ritmo vertiginoso sacando directo y disco de estudio a una velocidad exagerada. Las prisas siempre son malas… pero no le fue mal del todo a Whitesnake. Hablaremos del próximo capítulo cuando toque. Así que de momento os emplazo a escuchar esta maravilla.»

Leer la reseña completa, aquí: https://www.scienceofnoise.net/whitesnake-ready-an-willing-40-anos-del-inicio-de-la-conquista-mundial-de-coverdale/


Iron Maiden – Piece of Mind (1983)

«En 1983 estábamos hablando de una banda muy cerca de su punto álgido. Después del exitazo que supuso The Number of the Beast y el debut de un Bruce Dickinson que les iba a comandar hacia el olimpo del heavy metal, con Piece of Mind vivimos el último gran cambio en la formación de la banda. Clive Burr se bajó del carro y en su lugar entró el simpático Nicko McBrain, completando ahora sí el line up que les hizo del todo inmensos a todos los niveles. Ellos dos, junto a Steve Harris, Dave Murray y Adrian Smith, iban a grabar cuatro discos brutales y un directo imprescindible y definitivo en los intensos y exhaustos cinco años que transcurrieron desde 1983 a 1988 y que supusieron, sin duda, la gran época dorada de la banda.»

Leer la reseña completa, aquí: https://www.scienceofnoise.net/iron-maiden-piece-of-mind-35-anos-del-line-up-clasico-de-la-doncella/


Iron Maiden – Seventh Son of a Seventh Son (1988)

«Porque el Seventh Son es un álbum especial por muchas razones contextuales que van más allá de la obvia calidad de las canciones en sí. Para muchos, se trata del último gran disco de la banda, algo que, casualmente o no, coincidió con la partida del guitarrista Adrian Smith, uno de sus miembros más queridos. De esta manera, cerraron una lista de clásicos impecables de los que ya les gustaría presumir a cualquier banda de cualquier estilo. De hecho, desde la publicación de su debut, Iron Maiden, en 1980, editaron un total de siete álbumes sencillamente impresionantes en tan solo nueve años, y además tuvieron tiempo para sacarse de la manga uno de los discos en directo más icónicos y amados de la historia del heavy metal (Live After Death). Este line up clásico, formado por DickinsonMurraySmithHarrisMcBrain, curiosamente solo estuvo junto durante seis años, en los que publicaron cuatro discos de estudio. Aunque claro… ¡menudos discos!»

«¿Es el Seventh Son el mejor disco de la historia de la banda? Algunos dirán que sí, pero con trabajos como Killers, The Number of the Beast, Piece of Mind o Powerslave, una afirmación tan categórica parece algo aventurada. Lo que es seguro es que está en todas las quinielas, y, en realidad, ¿qué falta hace tener un favorito si podemos escucharlos todos? A por ellos pues.»

Leer la reseña completa, aquí: https://www.scienceofnoise.net/iron-maiden-seventh-son-of-a-seventh-son-30-anos-del-ultimo-gran-disco-de-la-doncella/

Avatar
Sobre Redacción Science of Noise 214 Artículos
Revista web donde encontrarás desde lo más cercano a lo más lejano. Rock, metal y punk llevado con pasión.