5 accidentes fatídicos según… Víctor Salas

Fotografía: Thomas Tucker

En este Top 5 semanal nos centramos en trágicos accidentes de transporte, tanto terrestres como aéreos (también los hay marítimos, pero hoy no los contemplamos), que desgraciadamente cortaron en seco la trayectoria de músicos notables, o dinamitaron la evolución del grupo respectivo. Hablamos de sonados accidentes de tráfico, no de defunciones por sobredosis o suicidios. A continuación, nos adentramos en unos sucesos desgraciados, que sin duda forman parte de la historia de la música popular.

 

«Not Fade Away»

Artista: Buddy Holly
Álbum: The «Chirping» Crickets (1957)
Autores: Buddy Holly, Norman Petty y Charles Hardin

El 3 de febrero de 1959, día en el cual se estrelló el avión en el que viajaba Buddy Holly, es considerado según el memorial y también según la canción «American Pie» de Don McLean: «The Day the Music Day». Debido a condiciones meteorológicas adversas, la avioneta en la que viajaba Buddy Holly, Richie Valens y Big Bopper se estrelló al poco de despegar, muriendo al acto los tres músicos mencionados, así como el piloto. Interesante para entender este tipo de accidente, es ponerse en contexto histórico, estamos hablando de los años 50. Piense el lector que en esos primeros años del rock ‘n’ roll, no se viajaba en aviones lujosos privados, sino que se recorrían millas y millas por carretera con necesidad de ello para subsistir, realizando actuaciones diarias. Los medios eran realmente austeros, y esta es la esencia del rock ‘n’ roll primigenio. El caso es que el día del accidente, como era la tendencia habitual, se desplazaban en autobús al finalizar su actuación, pero debido a la nieve y a las ganas de llegar antes a destino, alquilaron una avioneta.

La desaparición de Buddy Holly fue una gran pérdida. «Not Fade Away» es un tema que abría en su momento caminos no explorados, utilizando la guitarra rítmica como elemento de percusión, golpeando las cuerdas rápidamente, adelantándose al surf y por supuesto al pop. Como ejemplo de su gran influencia, decir que los Rolling Stones versionaron «Not Fade Away» diciendo Keith Richards lo siguiente:

«Buddy Holly was the start of everything, his music had it all.»

Además, Paul McCartney uno de sus grandes admiradores, compró los derechos de todas sus canciones. Buddy Holly contaba con 22 años el día del fatídico accidente.


«Somethin’ Else»

Artista: Eddie Cochran
Álbum: Somethin’ Else /  Boll Weevil Song (single) (1959)
Autores: Eddie Cochran, Sharon Sheeley y Bob Cochran

Podemos considerar a Eddie Cochran el rocker genuino por estética y carisma. Musicalmente llego a la cúspide con dos temas como son «C’mon Everybody» y por supuesto «Summertime Blues». Ambas piezas se convirtieron en patrones clásicos del rock ‘n’ roll. Eddie Cochran y el también pionero Gene Vincent, se embarcaron en una gira británica, en la cual se produjo el mortal accidente. El suelo resbaladizo hizo que el coche se saliera de la carretera; estrellándose. Eddie Cochran murió a los 21 años, Sharon Sheeley que también estaba en el auto, y Gene Vincent salieron ilesos.

El tema «Somethin’ Else» siempre me ha parecido un auténtico temazo, explosivo, fascinante; totalmente inspirador para los tiempos musicales que vendrían. Los Sex Pistols tomaron buena nota en su versión. Grande Eddie Cochran.


«One More Time»

Artista: Lynyrd Skynyrd
Álbum: Street Survivors (1977)
Autores: Gary Rossington y Ronnie Van Zant

El grupo de rock sureño, recién finalizada la grabación del disco Street survivors (1977), sufrió un accidente de avión en el que mueren Ronnie Van Zant (cantante y líder) y Steve Gaines (guitarrista), la hermana de éste Cassie Gaines (corista), y el manager de la banda. El resto del grupo sobrevivió con heridas de diferente consideración. El accidente fue el detonante de la separación del grupo, cortando la trayectoria de Lynyrd Skynyrd (diez años más tarde una nueva formación liderada por el hermano pequeño de Ronnie Van Zant, iniciaba una nueva etapa).

Como decíamos, una vez finalizada la grabación del álbum Street survivors, el 20 de octubre de 1977, subieron al avión privado, y en pleno vuelo se quedaron sin combustible, el aterrizaje fue trágico. La portada del disco mencionado pasaría a la historia como objeto de coleccionista. En ella posan los siete componentes del grupo envueltos en llamas. Pocos días después se produciría la desgracia del accidente aéreo. La compañía discográfica decidió retirar el disco, sustituyendo la fotografía inicial por la de la contraportada.


«Flying High Again»

Artista: Ozzy Osbourne
Álbum: Diary of a Madman (1981)
Autores: Ozzy Osbourne, Randy Rhoads, Bob Daisley y Lee Kerslake

La tragedia se produjo el 19 de marzo de 1982. El álbum Diary of a Madman había catapultado a Ozzy Osbourne a lo más alto del universo heavy del momento. Pero un fatal accidente condicionó la trayectoria del Madman. La noche del día mencionado, el grupo dormía en un camión inmerso en la gira del disco citado. Inesperadamente, una avioneta cayó en el camión donde la banda descansaba. El virtuoso guitarrista Randy Rhoads, la maquilladora del grupo y el conductor del autobús (que también era piloto) decidieron pillar una avioneta de un aeródromo cercano, con un desenlace fatal. Murieron los tres al chocar con el camión donde el grupo dormía. El guitarrista Randy Rhoads, con una formación clásica y pilar indiscutible de Ozzy Osbourne, perdía la vida a los 25 años. En 1987 Ozzy Osbourne publicó el disco Tribute, como homenaje póstumo al sensacional guitarrista.


«Adictos de la lujuria»

Artista: Parálisis Permanente
Álbum: El acto (1982)
Autores: Ana Curra y Eduardo Benavente

El acto es el único álbum de estudio de Parálisis Permanente. En este Top 5 de tragedias y mártires, no podía faltar Eduardo Benavente como contribución nacional. Junto a Ana Curra creó el interesantísimo grupo de post-punk Parálisis Permanente. El 14 de mayo de 1983 volviendo de un concierto en la sala Tropicana de León, dirección a un nuevo concierto en Zaragoza, murió en accidente de coche. El disco El acto, quedaba como pieza de culto de estilo neogótico. Eduardo Benavente tenía 20 años.

Avatar
Sobre Víctor Salas 31 Artículos
Me gusta la música en su abanico más amplio, las películas de terror con sus monstruos más famosos, y leer sorprendentes relatos.