Entrevista a Joe Lynn Turner, ex vocalista de Deep Purple y Rainbow (I): ‘El mes pasado estuve tocando en Rusia, pero yo toco para la gente, no para los gobiernos’

¡Qué gozada de entrevista! Cómo está el bueno de Joe Lynn Turner a sus 71 años… Ha pegado un cambio total en muchos sentidos: adiós a su peluca, Peter Tägtgren de productor y un sorprendente disco titulado Belly of the Beast en el que saca a relucir su lado más oscuro y metal. Casi que sus últimas polémicas con Ronnie Romero y Blackmore son lo de menos aquí pues está empecinado a despertar a las nuevas generaciones.

Hubo mucho feeling en la charla y cuando estábamos en el mejor momento el dichoso Zoom nos echó tras 40 minutos espectaculares. Joe sabe que este disco es algo especial y se desvive por mostrarlo y defenderlo a capa y espada. Es historia viva del hard rock melódico y no elude polémicas a la vez que te habla en plata de todo. ¿Sabíais que había estado en el primer Woodstock? De esto y de su flamante carrera nos habla. Disfruten, ¡pues incluso nos cuenta el robo de su chaleco en Madrid! Pero primero vamos a su último The Belly of the Beast

Hola Joe, saludos desde Barcelona. Te he podido ver en diferentes conciertos y bandas así que es para mí un placer hablar contigo. Eres uno de esos vocalistas definitivos del hard rock.

Muchas gracias Jordi, aprecio mucho tus palabras y Barcelona es una de mis ciudades favoritas de todo el mundo, me encanta.

Genial, en primer lugar, enhorabuena por vuestro nuevo y sorprendente disco Belly of the Beast. Parece que esta vez Joe Lynn Turner tiene mucho que decir sobre nuestra realidad y el mundo actual en el que vivimos…

Absolutamente, tengo mucho que decir y creo que alguien tiene que decirlo. Es que miro a mi alrededor y no veo a nadie que cuente las cosas como son, y yo lo digo: vivimos unos tiempos muy difíciles para la humanidad. Alguien tiene que levantarse y alzar la voz, alguien que se pregunte: “¿qué está pasando aquí? ¿no deberíamos hacer algo al respecto?”. Toca agitar a la gente, despertarla y obtener una reacción. Es por eso que surge The Belly of the Beast.

Un poco la portada pretende ser un poco el reflejo de todo esto, es mirar al espejo y ver la realidad de nuestra actualidad y de las situaciones vitales. Y de verdad que quise que todo fuera muy artístico esta vez. Empecé a pensar en mi situación personal y en la del mundo en general. Todo el mundo puede sentirse identificado con alguna de las canciones que hay aquí. Nos hemos perdido un poco en estos tiempos oscuros y nos toca volver a unirnos. Yo creo en la gente…

Estoy completamente de acuerdo pues no hace tantos años la música era algo importante y concienciaba a la gente, pero a día de hoy parece que la música que el gran público consume no aporta gran cosa, sólo conformismo y escape. Me gustaría que los músicos volvieran a ser esos referentes, quizá no les toca ser los números 1 en el cambio de conciencia, pero si contribuir a cambiar la forma de pensamiento.

Exacto, es que yo vengo de los 60’s con todas esas revoluciones y esas libertades. La revolución sexual, los hippies. Es más, yo estuve en Woodstock, el original… El rock n’ roll en esos tiempos era música de forajidos, éramos rebeldes y contrarios al establishment, aunque luego todo aquello cayó en las manos del sistema. Pero hubo un momento de corazones y flores.

Ahora incluso cuando se abordan estos temas en lo musical no se apunta hacia donde realmente está el problema de fondo. Necesitamos que eso vuelva a estar presente, necesitamos esa fuerza y el rock n’ roll era una gran fuerza motriz. Era mucho más que un estilo de música. Ahora están las redes sociales que intentan influenciar a la gente, pero eso puede cambiar y evitar que todo esto nos divida. Los gobiernos quieren dividirnos y usan la cultura para ello, incluso el color de la piel, y todos somos iguales: somos seres humanos todos.

Yo quiero volver a hacer que la música una y que alce el puño, que haya nuevos himnos… No sé si recuerdas a Dee Snider en el juicio contra el PMRC que atacaba las letras de los grupos de heavy metal (risas): él ganó, ¡les ganó a todos ellos! Y ahora es como si no hubiera causas por las que luchar… Y hay mucho por lo que luchar, pero nadie lucha.

Escuchando tu nuevo disco hay tres palabras con las que lo resumiría: sorprendente, oscuro y metal. Esos son los conceptos que me vinieron rápido a la mente después de escucharlo tres veces. Y es que nunca pensé en la posibilidad de que Peter Tägtgren (Hypocrisy) pudiera trabajar como tu productor y… ¡funciona! ¿Por qué Peter como productor?

Funciona… ¿A que sí? ¿Sabes por qué? Pues porque accedimos a trabajar juntos. Tuvimos una visión y la visión era la de crear una especie de puente entre ambos. Un puente uniendo el hard rock y el metal industrial. Teníamos que conseguir un metal melódico moderno. Eso es lo que hemos conseguido aquí…

A veces más hacia su extremo, otros hacia el mío, pero la idea era encontrar ese término medio. Y que todo sonara realmente fuerte y duro. Buscaba que pudiera gustar a la gente que le gustan ambos estilos. Que todo se adaptase para los gustos de gente diferente.

Hay referencias bíblicas en el título de la canción “The Belly of the Beast”, algo que aprecio mucho: el conectar la realidad actual con el pasado. Quiero preguntarte si hay más referencias bíblicas en las letras de otros temas.

Yo considero que tengo referencias espirituales. Eso lo puedes ver en la canción “Dark Night of the Soul”. En ella hablo del cielo y del infierno y de dónde vamos cuando morimos. Esta canción la escribí cuando tuve un ataque al corazón ya hace unos años. No sabía si iba a vivir o a morirme. Cuando tú experimentas algo así, es como una especie de epifanía. Tienes una revelación y empiezas a pensar en todo ello, en lo que has hecho bien y lo que has hecho mal, sobre cuál era tu propósito en la vida…

Y bien, sobre todo lo que he leído sobre esta experiencia, la gente que ha vivido esta situación relatada en esta canción, pues es como que te cambia la perspectiva vital. Yo voy a vivir a tope hasta que llegue el reino y me suban los ángeles. Hay referencias espirituales, pero de ninguna manera cito pasajes de la Biblia. Hay mucho más que esto en este disco.

También hablo de los ángeles caídos reuniéndose con la bestia para el banquete. Ahora esos ángeles caídos están en el lado del demonio, al lado de Satanás. Yo creo en las profecías bíblicas y esto está pasando justo ahora. Se ha instalado el sistema de la Bestia. Son todas esas élites y lo que hacen es poco humano… Ellos no son seres humanos, están poseídos: esta es mi opinión sobre lo que pasa. Son entidades maléficas y existen en nuestro mundo.

Si alguien cree que Dios y el diablo no existen, yo te diría que sí existen. Lo positivo y lo negativo existe, el yin y el yang, el negro y el blanco existen… hay grandes fuerzas del bien y del mal en la Tierra. Y va más allá de lo que pueda ser una batalla física, la que tenemos a día de hoy. En el fondo es una batalla de almas, de espíritus en la que tratan de comandar a la humanidad. En “Belly of the Beast” se habla de una batalla por tu alma.

Es sobre tu alma y sobre la humanidad entera: el alma inmortal. Y tampoco es que todo sea una concepción religiosa, es más algo espiritual. No es desde un punto de vista católico, aunque yo crecí en esas creencias. Yo mismo abandoné las prácticas de la religión después de aprender mucho de la vida y de todo en general. Yo he estudiado la religión contemporánea en la universidad. Estudié mucho sobre ello, por lo que, te repito, mis ideas no son especialmente religiosas. De lo que yo hablo es sobre la espiritualidad y de las energías del bien y del mal. Ese es el gran tema…

Interesante… Creo que la canción título va para clásico, pero debo decirte que una de mis favoritas es “Desire”. Es épica, tiene unos coros muy oscuros y tiene un toque muy Peter Tägtgren. ¿Tú tienes alguna favorita?

“Desire” es una de mis favoritas. Es que cuando más escucho el disco más cambian mis canciones favoritas… Y sé que lo has escuchado tres veces entero, pero a la cuarta vas a cambiar de opiniones. Pero “Desire”… sería una de mis favoritas, seguro. A pesar de que los gustos cambien yo le sugerí a la compañía de discos que quizá “Desire” podría ser la primera canción del disco pues es muy heavy, pero no… ellos querían un inicio mucho más rockero y blah blah blah, querían fijar mi mensaje desde el inicio, y en eso tenían razón, pero me muero de ganas de hacer un vídeo de “Desire”. Sería genial…

¿Sabes una cosa? Estuve estudiando a los asesinos en serie y de aquí me vino la idea para la canción, porque en el fondo todo viene por el deseo… No es una cuestión de amor, todo va ligado a la sensación de poder. En todos los casos de asesinos en serie es el deseo y el poder lo que realmente les motiva a ello. Es más el poder que el sexo en sí mismo. Ese es el motor que los mueve. Por eso titulé la canción como “Desire”: El fuego del deseo. Eso es fascinante y quise captar esa esencia en las letras. El chico caminando por las calles buscando una presa, el hecho de conseguirla, ya sabes… la victima da un grito y puedo verme de rodillas con ese cuchillo. Sé que es todo muy loco, pero es como una película, merecería un video (risas).

He de decir que a tus 71 años sigues cantando increíblemente bien… Quizá estemos ante uno de tus mejores trabajos vocales. ¿es así?

Muchísimas gracias. Quizá sea como un vino que va ganando con la edad, pero realmente lo que más destacaría de mi voz es la emoción. Te soy completamente sincero: cuando uno canta tiene que sentirlo de verdad. Si no lo sientes todo se queda en simples notas. Si tú pones tu corazón y alma en lo que trabajas y sientes lo que dicen las letras, podrás transmitírselo a quien te escucha, al oyente, y él va a sentirlo de una forma muy fuerte. Siento que he ido madurando con los años y que ya debería saber cómo hacer las cosas y lo enfoco mucho todo hacia la sinceridad.

Lo divertido de todo esto es que las voces, muchas de ellas, fueron a terminadas al primer intento, en la primera toma. Yo simplemente cantaba y Peter me decía que ya lo tenía… Y lo respondía: ¿Ya está? Déjame probarlo otra vez más”, pero él me decía que ya le servía. Lo que había grabado era sincero, era real, había llegado a todas las notas y eran correctas, pero más allá de ello: era la emoción que desprendía todo lo cantado. Y ese es mi objetivo actual, estoy en ese estadio y a estas alturas de mi carrera en que todo tiene que ser más emocional y sincero.

¿Por qué esta portada tan arriesgada, impactante y original? ¿Cuál es su significado?

La portada es una pintura de un joven amigo mío y es una especie de pintor-tatuador que se llama Alexander. Cuando vi esa pintura, y fue hace dos años atrás, me dije a mi mismo: esta es la panza de la bestia, esta tiene que ser la portada. Y curiosamente se trata de un autorretrato del propio artista. Hay la calavera, su cuerpo y todo lo demás, y, de hecho, la voy a colgar en la pared de mi oficina. Es una pintura muy grande y cuando la vi ya supe que era el arte que andaba buscando y he tenido muy buena respuesta de esta pintura como portada.

Es que Jordi… ¡yo quería hacer que todo fuera totalmente artístico! Desde la portada a las fotos interiores del libreto. Busqué también el simbolismo con la serpiente, desde eso a la música misma. Quería que todo fuera realmente arte, no un disco más de rock. Quería hacer algo profundo, algo muy especial. Y sí, la portada de Alexander es absolutamente brillante. Es algo muy diferente a lo que suelo hacer.

Sinceramente te digo que me parece que este trabajo es muy especial. Es un momento especial, has cambiado de imagen, venimos de una pandemia, hay muchas cosas poco habituales… Tienes una brillante carrera, pero creo que hay algo especial en este disco.

Absolutamente, hay algo especial en este disco. Yo creo que el arte que lo impregna todo también lo eleva todo. Es que han pasado muchísimos años desde mi último disco en solitario… Es un cambio total, una transición absoluta. Uno crece, uno madura, y eso es un cambio diario, y luego pasan los años y te das cuentas que los años pasan y vives momentos importantes, ya sea en lo personal o en lo que le sucede al mundo. Yo he ido recogiendo todas estas vivencias, las he unido y he podido sacar este disco basándome en todas estas experiencias. Este álbum tenía que ser mi obra artística: mi Mona Lisa. Es un gran trabajo y se me hace ahora bastante difícil porque, claro, habrá que hacer otro disco después de este, y que esté a la misma altura no será nada fácil. Va a ser muy complicado.

¿Puede ser que hayas estado en Rusia este septiembre pasado tocando en directo?

Sí, es verdad…

¿Y cómo fue?

Todo marchó bien, pero a ver, mira lo que voy a decir: yo toco para la gente, no para los gobiernos. Gente, y de gente buena hay en todos los lados. No es la gente la que lleva el mundo hacia ciertas cosas, son los gobiernos. Yo me debo a la gente, así que sí, toqué para la gente.

Me parece bien que Rusia pudiera disfrutar de la música de Joe Lynn Turner con su mensaje de paz. Siempre he creído que la música puede curar a la humanidad.

La música es el gran curativo, es un gran comunicador y literalmente puede salvarte la vida, yo creo en ella. Lo ha hecho bastantes veces ya en el pasado. La música influenció al devenir del mundo en el pasado y creo que lo ha hecho más que otras corrientes artísticas como puede ser la pintura. Por ejemplo: para ver los cuadros tienes que ir a un museo, la música es mucho más accesible. La puedes escuchar en la radio, la puedes escuchar en el coche, puedes tocar en tu casa. La música está en todas partes y puede influenciarte y te puede hacer cambiar. Yo he cambiado completamente mi vida por la música y estoy seguro que en tu caso también ha cambiado muchas cosas…

Has cambiado tu look, y de verdad que me parece que eres alguien muy valiente. Ya no sólo es el hecho de que ahora aparezcas sin tu peluca, es que hablas de ello abiertamente y hablas del bullyingque sufrías en tus tiempos de instituto. Soy profesor de escuela y me pareces un ejemplo sobre el cómo luchar contra ello…

 Sabes… cuando pienso en esto hay muchas razones por las que he decidido mostrarme así, pero una de ellas es la de inspirar y motivar a la gente. Especialmente a la gente joven que tiene problemas como los que yo tuve. Sea lo que sea, no importa… Puede pasar que se sientan pequeños por la situación, que se sientan inseguros a la hora de afrontar su realidad o que estén avergonzados… Siempre habrá chicos que se reirán de estas cosas. Quiero que la gente sepa que yo pasé por ello. Que me miren ahora y vean que se puede hacer, por lo que esta ha sido una de mis grandes motivaciones para hacer este cambio: inspirar a la gente.

 Yo era profesor de literatura inglesa, por lo que conozco a los niños, también he sido padre. Sé cómo actúan los chavales ante la vida y todo es formación de su personalidad. A esas edades estos conflictos te pueden afectar muchísimo y se agradece que alguien que ha pasado por ello te diga que ha pasado por lo mismo dé un paso adelante Puedes preguntarte el ¿por qué ahora? Pues porque antes tenía miedo, como puedes tenerlo tú, pero ya no voy a vivir con miedo nunca más. Esa es realmente la libertad. La mente puede ser una prisión, el miedo es esa prisión y la auténtica libertad es cuando te liberas del miedo. Eso es lo que diría a todos esos chicos. Que no tengan miedo de nada y sean valientes…

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 1052 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.