Yes – The Yes Album: 50 años de la gran afirmación progresiva

Ficha técnica

Publicado el 19 de febrero de 1971
Discográfica: Atlantic Records
 
Componentes:
Jon Anderson: Voz, percusiones
Steve Howe: Guitarras de todo tipo, coros
Tony Kaye: Telcado, sintetizador, Moog
Chris Squire: Bajo, coros
Bill Bruford: Batería, percusión

Temas

1. Yours Is No Disgrace (9:36)
2. Clap (live) (3:07)
3. Starship Trooper: Life Seeker / Disillusion / Wurm (9:23)
4. I've Seen All Good People: Your Move / All Good People (6:47)
5. A Venture (3:13)
6. Perpetual Change (8:50)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Yes – The Yes Album: 50 años de la gran afirmación progresiva
Todos los discos de Yes – The Yes Album: 50 años de la gran afirmación progresiva en Amazon


El disco que marca el devenir del grupo y su explosión como grandes gigantes del rock progresivo fue su tercer disco, el conocido como The Yes Album, una obra fundamental que cimentó no solo su carrera sino el devenir de un estilo como tal: el rock progresivo. El prog como tal antes era calificado como rock sinfónico y en él las bandas intentaban acercar al rock hacia el arte, y eso implicaba acercarlo a su vez a la música clásica. Temas extensos, grandes momentos complejos, florituras individuales con cambios de tempo, volúmenes y mucho pasaje instrumental. Yes habían empezado con la psicodelia de la época y con la entrada del guitarrista Steve Howe dan el salto definitivo hacia algo diferente. Son solamente seis temas, pero el disfrute para los amantes del género es inapelable.

En esos días en Atlantic Records andaban con la mosca detrás de la oreja puesto que los Yes no daban señales de que comercialmente pudieran ser viables o que llegaran a componer un mísero hit a pesar del gran nivel instrumental que poseían. Se habían desprendido de anterior guitarrista Peter Banks y se instalaron en Devon para tener tiempo, tranquilidad y horas de ensayo. La extraña portada muestra una foto verdosa con la cabeza de un maniquí, una silla vacía y su teclista con el pie escayolado.

El disco

“Yours Is No Disgrace” pone los cimientos de entrada con un gran Jon Anderson arropado en los coros por el grupo, devaneos de teclados por parte de Kaye y cambios de eléctrico a acústico por parte de Howe. El interludio acústico desnudo es uno de los grandes momentos del disco y la voz de Anderson queda aquí como paradigma del estilo. Posiblemente sea la voz más imitada y reconocible del prog. En este tema seminal están todos los clichés que acompañarán al género desde entonces. Una de las favoritas de sus fans

Atención al segundo tema puesto que define en su totalidad a Steve Howe como guitarrista. “Clap” es una salvajada en lo técnico y en cuanto a composición. Acercamiento a maestros como Django Reinhardt y al jazz. Posiblemente este tema es el que hizo que los Queen le pidieran casi de rodillas a Howe que metiera su guitarra en Innuendo, y sí, hizo algo estratosférico… pero más genial es “Clap”. Ojo, está grabada en directo si bien hay reediciones posteriores que también, a modo de extra, la ofrecen en estudio.

“Starship Trooper” no solo es lo más recordado del disco, sino que es también una de las cimas del estilo y de Yes. Más de nueve minutos de gloria dividida en tres partes, algo de lo que bebería el estilo hasta la saciedad. Es un todo integrado y orgánico que avanza de forma natural combinando punteos maravillosos de Howe con los siempre presentes teclados de época por parte de Tony Kaye, que tira mucho del Moog de la época. Soberbios están Chris Squire al bajo y el enorme Bill Bruford a la batería. Crescendo final y eléctrico jugando con volúmenes y atmósferas con suma clase y delicadeza.

“I’ve Seen All these People” es el corte más tocado en directo de este disco y allí puedes notar las raíces de Beatles y del pop del que bebe el grupo. Inicio a capela y momentos de belleza evocadora, con aires de nostalgia en un tema redondo dotado incluso con flautas. Aquí se combinan las harmonías vocales con los teclados casi de órgano de iglesia en el tramo intermedio hasta romper el tema con la guitarra eléctrica en el segundo tramo.

En “A Venture” nos damos de bruces con el tema considerado menor del disco a pesar de que vuelve a ser exquisito. Dulce, sobrio y candente avanza jugando con coros desmarcándose un poco de lo marcado en el disco, pero bueno, la gracia del disco era precisamente la libertad compositiva y la sorpresa. Es un corte que marcó el camino a pesar de no llegar a los cuatro minutos y en el que destaca el bajo de Squire y un teclado arriesgado y libre que domina la composición y que la lleva a estilos lejanos.

“Perpetual Change” es prog por la vena, pero os recuerdo que estamos ante el nacimiento del estilo por lo que en esos días era una tremenda novedad. Hay algo de teatral y reverencial que va fluyendo con la excepcional y personal voz de Jon. La riqueza de la combinación de todos los instrumentos en tempos cambiantes y la facilidad con la que tocan y componen algo tan diferente impresiona. Es el tema más contemporáneo y actual, avanzado unos 20 años a lo que llegaría. Transatlantic se inspiran y toman base de esta composición pues no les queda excesivamente lejos de lo que hacen. Puede que “Starship Trooper” sea el clásico, pero es “Perpetual Change” la composición que marcaría a las generaciones venideras. El mismo título de “cambio perpetuo” está definiendo lo que es Yes en si mismos.

Veredicto

Escuchado a día de hoy este The Yes Album si ya has escuchado Transatlantic, Dream Theater, Genesis y tantos otros no te va a sorprender, pero si te sitúas en el tiempo y ves que es posiblemente el primer disco como tal resulta impresionante. Cuando en 2014 buscaron la remasterización del mismo se optó por Steven Wilson que buceó en él y jugó con los canales, así que te emplazo a que lo descubras en manos del genio del sonido. Si alguien podía meter sus zarpas en algo histórico no había otro que el ex líder de Porcupine Tree.

Puedo entender que a día de hoy sea un material que sorprende poco pues el estilo sigue orbitando sobre esta joya, pero recordemos, otra vez, que esto es el inicio del rock progresivo como tal. Venían de telonear a Cream en su despedida y aunaron las individualidades de los maestros en ejercicios complejos. Si escuchas a Howe en el “Clap” en versión en estudio no queda muy lejos de todo un Paco de Lucía, y eso son palabras mayores. Lo que vendría luego es magistral, pero hablaremos de ello en su debido momento…

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 627 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.