Yes – The Quest

Nuestra Nota


7.25 / 10

Ficha técnica

Publicado el 1 de octubre de 2021
Discográfica: Inside Out Music
 
Componentes:
Steve Howe - Voz, guitarra
Jon Davison - Voz, guitarra
Alan White - Batería, coros
Geoff Downes - Teclados

Temas

1. The Ice Bridge (7:01)
2. Dare to Know (6:00)
3. Minus the Man (5:35)
4. Leave Well Alone (08:06)
5. The Western Edge (4:26)
6. Future Memories (5:08)
7. Music to My Ears (4:41)
8. A Living Island (6:52)
9. Sister Sleeping Soul (4:51)
10. Mystery Tour (03:33)
11. Damaged World (5:20)

Multimedia


Escucha y compra

Este disco en Amazon: Yes – The Quest
Todos los discos de Yes – The Quest en Amazon


El tiempo pasa hasta el punto de que nos encontramos con el primer disco de Yes en el que no hay ninguno de sus miembros fundadores. Producido por su guitarrista Steve Howe y sin Chris Squire al bajo, pues falleció en 2015. Es Billy Sherwood quien toma su lugar. Buen disco en el que son fieles al nombre del grupo y sin intentar canciones largas, entregando un disco completo más un EP con tres temas adicionales, que se alejan un poco del disco principal, pero que ni desentonan y tienen sus curiosidades.

Los planes de Yes eran de girar tocando en vivo entero el Relayer, pero la situación de caos sanitario lo ha pospuesto todo para el próximo año, por lo que han tenido tiempo extra para meterse en el estudio y contentar a sus muchos fans que no tenían material nuevo desde 2014, con la edición de Heaven & Earth. El disco cumple expediente y está a la altura de lo que representa Yes, pues tras 50 años de carrera tampoco les pediremos nuevos clásicos a la altura de lo que hicieron en los 70 y 80.

La primera canción es lo mejor del disco y curiosamente nació con polémica. Cuando Downes rebuscó entre las cintas de ideas grabadas años ha se topó con una maravillosa canción: “The Quest”, que va para clásico y será tocada sí o sí en directo, pues lo tiene todo. El problema es que este tema es de Francis Monkman y no se percataron de ello ante tanta cinta. Finalmente han optado por meterlo en los créditos de composición. Maravillosa pieza de siete minutos exactos en la que el grupo suena como uno espera de Yes. Maravilloso Jon Davison a las voces y espectacular Geoff Downes a los teclados.

Más pausada y atmosférica se nos muestra “Dare to Know” con ese bajo presente de Billy Sherwood y los juegos envolventes de las teclas. Hay un halo orquestal que lleva la canción en volandas y siendo Jon Davison un maravilloso impersonator y clon (en el buen sentido) de Jon Anderson. De verdad que suena a Yes por los cuatro lados. Los muchos punteos delicados de Howe son síntoma inequívoco que es él quien ha compuesto esta delicada pieza. A destacar cuando los músicos se atreven a tomar la voz cantante y le dan réplica al gran Jon.

En “Leave Well Alone” estamos en territorios casi sacros por la solemnidad del tema. Jon acaricia la acústica y arropan todos en los coros en un corte muy meritorio en el que hay arranques comandados por el gran guitarrista, muy propios de Yes. Es también el corte más extenso de la obra y Steve Howe está inmenso. “Future Memories” ha sido el tercer single y aporta esos tiempos más calmos y solemnes de los que siempre ha hecho gala el combo inglés. Espectacular línea vocal con esos juegos de coros marca de la casa. Siguen siendo maestros, incluso con el material de nuevo cuño.

“Minus the Man” es una especie de balada progresiva, otra vez en el más puro estilo del grupo, con violines y demás cuerdas que le dan toda la profundidad necesaria. “The Western Edge” posee ese toque angelical ya desde la apertura, manteniendo todos los instrumentos bien audibles y con un gran Jon a las voces. Siguen el estilo marcado en el disco con “Music to My Ears” si bien esta vez indagando en el pop más evidente y en lo accesible, aunque manteniendo todas las credenciales del grupo.

El corte más especial y sentido de todos es “A Living Island” en la que rinden homenaje a todos los que han muerto por Covid. Siguen dominando las acústicas y los punteos en los casi siete minutos de canción, muy evocador y delicada. Es un disco en el que las orquestaciones están muy presentes. Howe se hartó de productores ajenos, así que tomó las riendas para plasmar toda la esencia de Yes.

Del EP extra me gusta especialmente “Sister Sleeping Soul”, que posee esa alma poppie tan marcada y que tan bien le sienta. Delicadeza y musicalidad de muchísimo mérito, con flautas de apoyo. Realmente su música te sigue transportando a sus épicas portadas. “Mystery Tour” es un homenaje absoluto a Beatles, desde la letra a la música, jugando con los nombres de canciones y de los Fab 4. Muy logrado, pero sí, para un extra. El cierre lo pone “Damaged World” que es lo más flojito del producto final, pero responde al excedente de ideas y tiempo.

Supongo que dentro de unos años se estudiará el periodo pandémico y o que supuso para la música. Cantidad de discos no planeados florecieron, pero con Yes tampoco se ha llegado a la pesadumbre y ha pesado más su nombre, el positivismo y su estilo. Es un disco muy bueno para lo que es Yes hoy en día y nos llevamos un futuro clásico como es “The Ice Bridge”. Seguro que esta cae en su próxima gira, en la que tocarán entero el Relayer. Puede que ya no quede ningún miembro original, pero los nombres de Howes, Downes, White y Sherwood son suficientes y… Jon Davison lo hace de cine.

Fotografía: Gottlieb Bros.
Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 744 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.