Entrevista a Vinny Appice, batería de Last in Line, Black Sabbath y Dio (I): ‘Estuvimos juntos en Black Sabbath, Dio y en Heaven and Hell: Ronnie James Dio y yo fuimos como hermanos’

Vinny Appice, el eterno escudero de Ronnie James Dio a la batería, acompañó siempre a ese pequeño gran hombre en su tránsito por bandas como Black Sabbath y Dio. Hermano de Carmine Appice (Vanilla Fudge y King Cobra) entre muchos otros, creció en Brooklyn y se hizo un nombre a sus 16 años cuando ya había tocado con John Lennon.

Antes de entrar en todos estos hitos del personaje hay que abordar su actualidad que pasa por un nuevo disco de Last in Line, esa banda que homenajea a Ronnie James Dio y que más allá de tocar los clásicos fundamentales del divo, edita el que es su tercer disco: Jericho. Los ex de Dio se juntan con un vocalista tan potente como Andrew Freeman y acaban de fichar por una nueva discográfica.

 

Hola, Vinny, soy Jordi Tàrrega de Barcelona escribiendo para la revista Science of Noise en España. Es un verdadero placer hablar contigo así que… ¿cómo y dónde estás?

Yo estoy la mar de bien y estoy en California y te lo creas o no… ¡hace frío!

Pues en Barcelona tenemos un clima similar al de California y… ¡también hace frío!

Esta mañana ha amanecido bien, pero luego los termómetros han ido para abajo.

Ya veo que vas con chupa y gorro. En fin: estamos aquí para hablar del tercer álbum de Last in Line llamado Jericho. La primera pregunta es obvia: ¿Por qué elegiste el nombre de Jericho esta vez?

Bien, la verdad es que había muchos nombres propuestos y no nos gustaba ninguno. Nuestro bajista Phil Sousan vino con la idea de “Jericho”, que a la postre es el título de una de las canciones del disco, y pensamos que era una buena idea: “vamos a titular el disco Jericho”. Hay un significado poderoso detrás del título. Así que de allí es de donde vino la idea para el título. Es que siempre lo de poner nombres es algo delicado… y te hablo incluso para las bandas mismo. “¿Qué nombre vamos a poner al grupo o al disco? Pues, por ejemplo: Last in Line III ya que es nuestro tercer disco”. Podría haber sido este (risas).

Mis canciones favoritas son «We Don’t Run» y «Not Today Satan». Entonces… después de “Ghost Town” ¿tienes en mente el próximo single que vendrá?

Hay una canción titulada “Do the Work”. Ya tenemos el single “Ghost Town” así que estamos con el videoclip de “Do the Work”, y creo que es la que quieren promocionar en el sello ahora. Es lo que nos toca hacer.

La portada es un poco oscura. ¿Influyeron los tiempos de pandemia y nuestro mundo loco actual para la portada del disco?

Sí, la portada la ha hecho un artista que ya nos hizo el vídeo de “Day and the Life”. Nos gustó ese video y le pedimos si tenía alguna idea para la portada del disco. Teníamos algunos bocetos ya para la posible portada y fuimos añadiendo ideas y embelleciendo la idea primigenia. Y sí… es muy oscura y diabólica, y terminó siendo la portada final. ¡Es suya!

Por cierto, tengo que decir que me encanta vuestro logo: LIL. Ese triangulo con las iniciales. Simple, pero muy potente…

Esa idea es de Andy Freeman, nuestro cantante, que es también un gran diseñador gráfico. Un cantante alucinante y todo un artista también.

La banda empezó la banda contigo, Jimmy Bain, Vivian Campbell y Claude Schnell. Supongo que la decisión más difícil fue el decidir quién podría ser el cantante.

Lo que sucedió es que Vivian y Jimmy hablaron por teléfono y quedaron para tocar juntos, así que optaron llamarme y Viv me telefoneó. Le dije que andaba por la ciudad, que tenía un trabajo, pero que andaba libre la semana siguiente, y quedamos los tres. Nos dio por tocar todas las canciones antiguas de Dio y fue muy divertido el tratar de acordarnos de todas esas canciones y recordar todos esos solos…

Lo pasamos tan bien que decidimos quedar la siguiente semana para hacer lo mismo y les dije que llamaría a mi buen amigo Andrew Freeman que también estaba en la ciudad y se sabía las canciones, por lo que vino a cantar con nosotros y… ¡ya teníamos cantante! Pero de ninguna manera estábamos planeando el armar una banda, era tocar juntos y pasarlo bien. Pero es que cuando Andrew empezó a cantar dejó a todo el resto pasmados: “Wooowww”, dijeron, “¡esto suena genial!”.

Él es fan de Dio y le encantaba cómo cantaba las canciones, y hace el estilo de Ronnie, pero lo hace con su propio estilo a la vez… No intenta imitar a Ronnie. Y luego teníamos un manager que se llama Steve Strange, que es a la vez un buen amigo de Vivian y nos dijo que podríamos hacer algunos conciertos con esa formación. Así que avisamos a Claude Schnell para que entrase en el grupo y empezamos a hacer algunos conciertos en Europa y en California.

Así es cómo empieza todo… y de repente teníamos una oferta de Frontiers Music. Steve se encargó de todo y empezamos a trabajar en un disco. No era Dio, obviamente, así que empezamos a trabajar con canciones nuevas. Todo surgió de una forma muy natural. De ninguna manera nos sentamos a penar que haríamos un grupo para ganar dinero. Eso no fue así.

Pero no estáis actualmente con Frontiers

No, pero con ellos hemos sacado dos discos. Y luego pensamos en cambiar de sello porque queríamos tirar la banda adelante y tener más publicidad para aspirar a cotas mayores. Frontiers lo hicieron genial, pero teníamos una oferta de earMUSIC de Alemania. Nos gustó la propuesta y sus ideas. Así que nos decidimos por ellos. Ha sido un buen cambio porque nos han proporcionado muchas entrevistas y han dado mucha publicidad al disco y a los videos.

Quería incidir en Andrew Freeman pues no intenta ser un clon de Dio. Tiene su propia voz y su propio estilo a pesar de que mucha gente puede llegar a creer que sois una banda tributo. Empezó la cosa tocando ese material, pero todo a derivado a una banda real…

Sí… obviamente los temas de Dio fueron el punto de partida, pero luego empezamos a escribir material, lo consideramos muy bueno, y pasamos a ser una banda real, de verdad. Lo bueno es que cuando empezamos a carburar recibíamos muchas llamadas de cantantes que querían probar y nos decían que cantaban como Ronnie James, pero eso no era lo que buscábamos.

No queríamos a un clon de Ronnie, queríamos a alguien que cantase desde el corazón, con alma… y que pudiese cantar esas canciones de Dio, claro. Cantar esas canciones es muy difícil. Esos rangos vocales, ese poderío… No hay mucha gente que pueda hacerlo. Y Andrew es genial pues puede con ello y lo hace a su estilo personal, lo cual es perfecto. Nunca quisimos un clon.

¿Por qué elegisteis The Last in Line como nombre para el grupo y no sobre Holy Divers o Dream Evil?

¿Sabes qué? Ya existe una banda tributo a Dio llamada Holy Diver. No sé si hay alguna que se llame Dream Evil, pero tampoco es un disco que nos entusiasme mucho. O a ver, no tanto como Holy Diver y el Last in Line… Esos dos primeros discos son mucho más definitorios de lo que es el grupo. La idea fue de Viv, él propuso Last in Line, y bueno… al principio tampoco pensábamos que la cosa tendría tanto recorrido, simplemente pensamos que sería divertido. Luego grabamos un disco y la verdad es que si hubiésemos sabido que la cosa se alargaba tanto… muy probablemente hubiésemos elegido otro nombre.

Pues en Europa hay una banda llamada Dream Evil…

 ¿Ah sí? (risas). Es un nombre fácil, lo tomas de un disco y ya está.

La primera vez que te vi en un escenario fue en los 90 con Ronnie James Dio. En los 90 el heavy metal no estaba en sus mejores momentos y Dio editó algunos discos oscuros como Angry Machines o Strange Highways. ¿Cómo recuerdas los 90?

¡Oh, me enseñas la portada del disco Angry Machines! Sí, los 90 no fue una época especialmente buena. Lost Highways fue un disco que Ronnie no produjo, fue Mike Frazier. Todos los anteriores habían sido producidos por Ronnie James. Hay un sonido diferente en esta obra. Un sonido muy grande, con mucho protagonismo de la batería y es un disco en el que yo podía toca mucho más directo, y esos cambios funcionaban con un sonido diferente.

Estaba Tracy G. a la guitarra que provenía de un grupo WWIII, que gastaban un sonido muy heavy. Tracy tocaba muy oscuro y heavy, lo cual estaba bien, pero creo que era demasiado oscuro para los fans de Dio. Y dijeron: “Wawww, esto es un disco muy diferente”. Tracy G. es un muy buen guitarrista y Angry Machines fue el segundo disco y lo hicimos con Connie o con Davies, que era el ingeniero.

Escuché varias canciones y era un disco de heavy rock con elementos prog, y hay temas algo locos con cambios en los tempos. Yo los escuchaba a volumen 11 y decía “Wawww, esto es muy diferente”, pero estaba bien. Era otro disco muy diferente a lo que era Dio. Eso era más de banda progresiva que de Dio. Extraño…

El 24 de febrero tengo que escribir sobre los 25 años de Inferno: Last in Live. ¿Cómo recuerdas ese álbum? Fue un directo de la gira de Angry Machines.

¡Nadie me envió este disco! Así que no lo tengo, no puedo decirte nada al respecto… Me lo voy a tener que comprar en Amazon. Lo importante es que Holy Diver va a hacer 40 años este 2023. De eso hace cuatro décadas y de verdad que me parece imposible… Y se sigue vendiendo, se siguen tocando canciones en directo. Es que me parece una locura…

Es un disco alucinante, algo histórico.

Sí, entonces no lo sabíamos… (risas) pero ha llegado a serlo. Es una pieza maestra, incluso la portada, que es genial.

Me has mencionado antes a Tracy G. y él era un guitarrista que nunca fue especialmente querido por los fans de Dio. Cambió los solos clásicos en las canciones clásicas.

Sí… es que él interpretaba los solos a su manera. Tenía un estilo completamente diferente al de Vivian Campbell. Simplemente lo hacía a su manera. Era un gran guitarrista, pero no sonaba al viejo estilo de Dio. Nunca fuimos tan oscuros ni heavies… En fin… (risas).

Si miramos tu historia, eres un hombre que siempre tuvo una gran vinculación con Ronnie James Dio. Te uniste a Black Sabbath con Dio en el disco Heaven and Hell y dejaste la banda con Ronnie participando en sus primeros discos. Y luego regresaste a Black Sabbath con él para el álbum Dehumanizer. Supongo que tenías una conexión muy fuerte y espiritual con él.

Sí, éramos como hermanos. La primera vez que conocí a Ronnie en 1980 lo pasamos genial. Ambos éramos de la costa Este de Nueva York. Él era del Norte de Nueva York y yo estaba en Brooklyn. Y nos llevábamos muy bien pues ambos teníamos orígenes italianos, teníamos los mismos platos favoritos y mucho en común. Pasamos a ser grandes amigos, él venía a mi casa, yo a la suya, salíamos por allí y teníamos una muy buena relación. Éramos como familiares…

De hecho, soy uno de los pocos músicos que estuvo con Ronnie en todas sus bandas. Tanto en Dio como en Black Sabbath, lo cual es alucinante. Y eso fue genial, eso hizo que todo funcionase entre nosotros. Él me inspiraba musicalmente. Yo tocaba la batería y cuando él cantaba era… “¡Wooowwwww!”. Es que esa voz te hacía ir a tope y darlo todo. Cantante alucinante y alucinante persona.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 1347 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.