Crónica y fotos del concierto de Korpiklaani + Turisas + Trollfest - Centro Cívico Delicias (Zaragoza), 7 de marzo de 2019

Turisas rubrican su victoria frente a unos desgastados Korpiklaani en el Centro Cívico Delicias

Datos del Concierto

Bandas:
Korpiklaani + Turisas + Trollfest
 
Fecha: 7 de marzo de 2019
Lugar: Centro Cívico Delicias (Zaragoza)
Promotora: Madness Live!
Asistencia aproximada: 500 personas

Fotos

Fotos por Raúl Embid

Si bien la historia no nos ha dejado ninguna prueba de que los antiguos pueblos nórdicos se asentasen en el territorio de lo que hoy es Zaragoza, es difícil no preguntarse, medio en broma medio en serio, por la existencia de algún tipo de conexión entre estas dos regiones y sus habitantes. Y es que el público de la capital maña ha demostrado repetidas veces una enorme afinidad por el folk metal y sus distintas variantes, convirtiendo la ciudad en un bastión de éxito asegurado para este tipo de shows. La visita de Korpiklaani no iba a ser una excepción, y junto a Turisas y Trollfest el grupo finlandés congregó a una enorme horda de seguidores. No cabía duda de que las expectativas depositadas en este bolo eran enormes, y las bandas tendrían que dar lo mejor de sí mismas para estar a la altura.

Trollfest

Con una puntualidad rara de ver por estos lares y un público bien nutrido, Trollfest se encargaron de abrir la velada con un espectáculo digno de los más variopintos calificativos. Reconozco que la información con la que contaba de los noruegos era escasa, y dado que tras haber escuchado algunos de sus temas no me llamaron la atención, mis expectativas sobre ellos eran cuasi nulas. Por ello, ver cómo el escenario era invadido por un grupo de barbudos con vestidos de princesa carnavalescos y maquillados como si hubiesen escapado de un espectáculo freak nos dejó a mis compañeros y a mí bastante patidifusos. Sensación que alcanzó su culmen cuando el vocalista Trollmannen hizo su aparición con una enorme corona de globos sobre su cabeza. Sin tener muy claro si no habíamos acabado metidos en un mundo mezcla de American Horror Story y RuPaul’s Drag Race, la hueste de trolls travestidos que se había apoderado del recinto dieron el pistoletazo de salida con “Fjøsnissens Fjaseri”, dando lugar sin apenas respiro a los primeros pogos de la noche.

“Kjettaren mot strømmen” elevó el ritmo al hacer gala de una mayor pegada y feeling que su predecesora, lo que dio pie a que el público se fuese animando cada vez más. Pero con Trollfest estaba claro que lo atípico iba a ser la norma. Así que mientras el grupo martilleaba una muy bien traída versión del “Toxic” de Britney Spears el cantante, que ya había entregado su extravagante corona a los asistentes para que estos la moviesen por todo el recinto mientras se repartían los globos que iban cayendo de esta, se encargaba de beber como un auténtico troll sediento. “Steel Sarah” fue muy bien recibida por la gente, quien la coreó alegremente mientras los pogos devastaban el centro de la sala. Pese a que musicalmente su propuesta podía resultar algo monótona dada la naturaleza genérica de muchos de sus temas y compartir estructuras similares y planas, el espectáculo que suponía ver sobre el tablado a estos muchachos conseguía compensarlo y como mínimo constituía una experiencia atípica. Y es que no se ve todos los días cómo un enorme barbudo vestido con una capa de armiño golpea con un globo a modo de espada a un montón de princesas a las que ni el dragón querría. Como mínimo, es una buena anécdota a contar en las cenas familiares o en las entrevistas de trabajo.

A la hora de introducir el siguiente corte, Trollmannen lo presentó como un tema “ideal para bailar con tu amante”. En el caso de que se trate de una pareja de trolls se entendió, dado que la rudeza y la velocidad de “Illsint” la hacía más apta para una fiesta de orcos borrachos. “De tre Bukkene Berusa” mantuvo la misma propuesta, y pese a la linealidad del concierto de los noruegos la gente daba muestras de estar pasándoselo en grande. A la hora de tocar “Kaptein Kaos” el cantante se encargó de dar a los asistentes una serie de indicaciones a cada cual más caótica, hasta que al final la mitad de la sala acabó sentada y la otra mitad saltando antes de que todo el mundo acabase moviéndose al son de su estrambótica música. Tras haber hecho el payaso un rato, las bestias de Oslo decidieron que era hora de acelerar un poco y con “Professor Otto” aumentaron sensiblemente la potencia y ritmo para mayor gozo de la muchedumbre que se arremolinaba a sus pies. Pero pareciese que ahora que nos acercábamos al final del concierto la verdadera fiesta acabase de comenzar, pues a ritmo de “Solskinnsmedisin” el grupo organizó una enorme conga que dio la vuelta a la sala mientras el personal se desternillaba de la risa ante semejante imagen. Costaba distinguir quién se lo estaba pasando mejor, si el público o los propios músicos.

Tras el enorme fiestón que acababan de montar, el grupo anunció que únicamente restaban dos canciones para finalizar su parte de la noche. Y para que no quedase absolutamente nada pendiente, tras el mazazo de “Espen Bin Askeladden” el bajista Lodd Bolt fue llevado en volandas por todo el recinto mientras “Helvetes Hunden Garm” marcaba el apoteósico final. Puede que como músicos Trollfest no destaquen demasiado, pero saben marcar la diferencia como showmen y compensar sus carencias gracias a sus grandes dotes para el directo. Esperemos que sus temas puedan evolucionar y marcar de esta manera un tempo menos uniforme, puedes también la teatralidad tiene un límite.

Setlist Trollfest:

Fjøsnissens Fjaseri
Kjettaren mot Strømmen
Toxic (Britney Spears cover)
Steel Sarah
Illsint
De Tre Bukkene Berusa
Kaptein Kaos
Professor Otto
Deildegasten
Solskinnsmedisin
Espen Bin Askeladden
Helvetes Hunden Garm

Turisas

Tras la fiesta que Trollfest habían montado sobre el escenario, se procedió a cambiar diligentemente la escenografía y sin salirse un ápice del horario previsto Turisas salieron con fuerza demostrando que lo que venía ahora era muy diferente al espectáculo previo. “As Torches Rise” incendió la noche con una actuación potente y directa de los Varegos comandados por Warlord Nygard, quienes conectaron instantáneamente con los presentes. “A Portage to the Unknown” sirvió de presentación para la violinista Caitlin De Ville, encargada de sustituir durante esta gira a Olli Vänskä. Conocida por su canal de YouTube, al que sube numerosos covers para violín de diferentes canciones, la talentosa intérprete se convirtió en uno de los platos fuertes de la noche al mostrar una personalidad arrolladora que consumió por completo el escenario y a quienes la acompañaban, con Nygard como único miembro del grupo capaz de competir con el tremendo carisma de la violinista. El pobre Olli va a tenerlo muy difícil para superar el recuerdo de su sustituta cuando se reincorpore a la banda.

Con “We Ride Together” el grupo desató la locura entre sus numerosos seguidores mientras el potente comienzo hacía vibrar la sala entera. Turisas demostraban un dominio sin fisuras del directo, con un Nygard que se movía sobre el escenario con unas maneras muy “rockstar” perfectamente medidas. También tuvo tiempo el cantante de lamentarse por haber tardado tanto tiempo en volver a Zaragoza tras su anterior visita, aunque a la vista quedaba que la gente estaba más que dispuesta a perdonar su demora. Y más si a modo de compensación el grupo arrojaba bombazos como “To Holmgard and Beyond”, lanzado con ardor guerrero sobre un público alborozado que esparció su entusiasmo como una tormenta. Tras solucionar algunos problemas técnicos, el show continuó con “In the Court of Jarisleif”, una interpretación que jugó con la pura perfomance cuando Nygard decidió arrojarse al suelo como si la vida lo hubiese pulverizado para ejecutar el final del tema mientras se levantaba poco a poco de manera teatral. Qué gran actor se perdieron las calles de Broadway. Tras abandonar momentáneamente el escenario al tiempo que una sinuosa melodía se deslizaba suavemente, las hordas del norte volvieron a la carga con “Greek Fire”, corte que permitió a De Ville mostrarse de nuevo en todo su esplendor y masacrar a sus compañeros de gira, quienes parecían meras comparsas ante la vertiginosa energía que parecía animar cada uno de sus movimientos. El uso de humo junto a la música permitió crear una atmósfera mágica que trasladó a los asistentes a un lugar muy lejano del pasado. Esta ilusión se fue apagando poco a poco junto con las luces y cualquier sonido que hubiese reverberado antes hasta que la sala quedó a oscuras y en completo silencio. Solo quedó la voz del señor de la guerra, a la que pronto se sumaron las de todo el público cuando el primero dio pie a “Hunting Pirates”, a la que seguidamente se sumó la muy celebrada “Battle Metal”, que convirtió a quienes allí se arremolinaban en una auténtica horda que parecía capaz de arrasar todo lo que se les pusiera por delante hasta que Jaakko Jakku marcó el final con un tremendo solo de batería. Tras este arrebato de furia guerrera, Caitlin De Ville ocupó la escena en solitario ataviada con un etéreo vestido para deleitarnos con una preciosa interpretación que hizo del Centro Cívico un estanque de aguas cristalinas, y que bien podría representar la calma de aquellos que regresan al hogar tras atravesar los senderos de la batalla.

Turisas hasta el momento había obsequiado a los presentes con un show de gran nivel y cargado de emoción que había levantado por los aires a sus seguidores. Pero todo ello palidecía en comparación con lo que estaba por llegar. Tras “Five Hundred and One”, tema interpretado con ganas pero que desentonaba un poco dentro del conjunto, la furia de los elementos tomó forma en “Stand Up and Fight” y “Rasputin”, sendos cortes que provocaron algunos de los pogos más bestias e intensos que el Centro Cívico haya tenido el honor de albergar y que arrancaron de su marco el concepto de “combate” para arrojarlo a los pies de los asistentes mientras estos se destrozaban o elevaban sus voces hasta el paroxismo. La descarga de fuego de Turisas consagró a los finlandeses y los convirtió en los favoritos a gobernar aquella noche, a falta de que hiciesen su aparición unos Korpiklaani que iban a tener muy difícil batir a sus jóvenes contendientes.

De hecho, y según los más conspiranoicos del lugar, esa podía ser la causa tras una de las decisiones más extrañas que nos esperaban a lo largo de la velada. Y es que lejos de dar por finalizado el show, Nygard y los suyos continuaron con dos versiones acústicas de “The March of the Varangian Guard” y “For Your Own Good”. Temas bellos y que permitieron tejer una atmósfera de agradable quietud, pero que rompían totalmente con la dinámica imperante hasta el momento y que desencajaron los ánimos de los asistentes, quienes observaban con cierta incredulidad a los otrora guerreros despojados de sus pinturas y vestimentas. De acuerdo a algunas mentes atrevidas, esta acción respondía a la amabilidad de Turisas, quienes de este modo rebajaban un poco el nivel para que Korpiklaani no quedaran en tan mal lugar. ¿Alguien dijo malos augurios?

Setlist Turisas:

As Torches Rise
A Portage to the Unknown
We Ride Together
To Holmgard and Beyond
In the Court of Jarisleif
Greek Fire
Hunting Pirates
Battle Metal
Five Hundred and One
Stand Up and Fight
Rasputin (Boney M cover)
The March of the Varangian Guard
For Your Own Good

Korpiklaani

Y llegamos al plato fuerte de la noche, la actuación de los míticos Korpiklaani, uno de los grupos más populares del folk metal y a quienes prácticamente podemos responsabilizar de parte del enorme éxito que el género cosecha a día de hoy. Si habéis seguido leyendo hasta este punto, es de suponer que esperareis un texto largo y detallado sobre el show que ofrecieron remarcando sus puntos fuertes y débiles, cómo se desarrolló su concierto y las consabidas anécdotas que dan color a cualquier crónica.

Pues no. Estáis equivocados.

Lo que voy a hacer es terminar rápido con esto, que es lo que tendrían que haber hecho Korpiklaani para evitar que cualquier atisbo de magia que aún quedase en ellos se diluyera en un show aburrido y apagado que discurría con la misma emoción que un vídeo de YouTube de mala calidad. Cierto es que el ardor mostrado por Turisas anteriormente jugó en contra suya y la comparación que pudiese estar realizándose en la mente de los presentes contribuyese a la desilusión general, pero tampoco puede negarse que no estuvieron a la altura y firmaron la actuación más gris del cartel. Mostraron que la veteranía no se regalaba y sabían moverse con naturalidad sobre el escenario, pero si antes este había sido devorado por el fuego ahora sólo quedaban unas exiguas ascuas. Y la selección de un setlist demasiado enfocado a su último trabajo y cargado con temas incapaces de generar alguna reacción contribuyó decididamente a que cavasen su propia tumba.

Pese a todo, sería posible rescatar algunos momentos que permitieron, si no salvar la noche, al menos que la gente despertarse y conectase de verdad con lo que allí transcurría. Temas como “A Man With A Plan”, “Wooden Pints” o la inolvidable “Vodka” consiguieron apartar el pesado ambiente para dar paso a la fiesta, y “Beer Beer” acaparó los mejores momentos al verse acompañados por Trollfest para empapar a los asistentes en cerveza mientras la liaban parda sobre el escenario. Pero que lo mejor del concierto de Korpiklaani fuese otro grupo no hacía sino remarcar las enormes fisuras abiertas y para cuando Jesper Anastisiadis, bajista de Turisas, acompañó a la banda para finalizar el show con “Happy Little Boozer” parte del público ya había abandonado el recinto.

Fue triste observar cómo la leyenda de Korpiklaani claudicaba de manera tan penosa, y cierto es que podrían ponerse mil peros para justificar en parte la agria sensación con la que abandonamos el recinto en medio de ilusiones quebradas. Pero pasados los días la amarga verdad permanece ahí, y eso es lo único que queda.

Brindemos por los muertos.

Setlist Korpiklaani:

Neito
Juomamaa
Korpikuusen Kyynel
Aallon Alla
A Man With a Plan
Palovana
Kallon Malja
Harmaja
Kotikonnut
Henkselipoika
Sillanrakentaja
Kylästä Keväinen Kehto
Lempo
Pilli On Pajusta Tehty
You Looked Into my Eyes
Wooden Pints
Beer Beer
Vodka
Happy Little Boozer

Avatar
Sobre Juan Mari Sauras 34 Artículos
Buscador incansable de experiencias que abran las puertas a nuevos mundos. Nunca hay suficientes libros o música, la frontera de la imaginación siempre puede ir más allá. Obsesionado con los lobos, la noche, lo gótico y demás estereotipos de joven incomprendido. Defensor de los pogos como estilo de vida.