Las 5 bandas que se separaron (de verdad) por… Jordi Tàrrega

Cómo nos gusta que nos tomen el pelo a los fans de heavy metal. Cada vez que una banda dice que se separa corremos a pillar las entradas como si quisiéramos pensar que sí, que es el fin, y que nunca más les volveremos a ver. Si echo la vista atrás he visto (varias veces) la despedida de Kiss, Judas Priest, Bob Dylan Twisted Sister, Scorpions, Slayer, Manowar, Iron Maiden (despedida de los conciertos en escenarios cubiertos, ojito al dato que nos colaron), Megadeth, Los Suaves… Y los digo a bote pronto, hay decenas más. Algún avispado manager vio en su día que cuando se decía que X grupo se despedía, había una creciente demanda por ver a la banda. Era la última vez para ver a la banda en directo y este hecho te hacía subir un peldaño o dos hacia arriba. Pasabas a llenar un recinto más grande con las entradas más caras y cobrando un caché más alto. Y lo que curiosamente suele pasar es que… ese estatus se mantiene cuando, ¡milagro!, vuelves a girar al año siguiente.

Nos la meten doblada y nos encanta, somos así. ¿De verdad creéis que Slayer van a dejarlo ahora que han arrasado por medio mundo? En estos casos suelen decir eso de: “bueno va, nos despediremos con un disco de estudio final para los fans, que son lo más importante”. Luego habrá una gira de apoyo del disco, claro. Pero como estás de despedida, habrá otra posterior con los grandes éxitos, para decir que sí que sí, que es otra vez la última de verdad. ¿Os acordáis de cuando Megadeth anunciaron que se separaban? Lo de traca ha sido Mötley Crüe que han visto que el libro y la película les han llevado hasta otro nivel. Hay todo de gente ajena al rock que desea ver esos gamberros que salen por Netflix. Comerse las palabras o incluso las firmas ante notario es lo de menos. El alma se vendió al diablo hace décadas.

¿Pero hay realmente alguna banda que dijo que lo dejaba y lo dejó? ¿Alguien tuvo integridad y palabra en este negocio? Pues… aunque no os lo creáis, sí, hay alguna banda que dijo que se separaba y lo hizo. Unas se arrepintieron toda la vida, otras esa decisión les costó la tumba, otras perdieron a una pieza fundamental de la formación para siempre y otras sencillamente son íntegras. También me gustaría resaltar y nombrar a algunos grandes músicos que siempre se negaron a volver como John Paul Jones de Led Zeppelin o John Deacon de Queen. Gente como ellos te demuestran que el dinero no lo es todo. He aquí lo poco que hemos encontrado y seleccionado:

Mecano: un adiós ejemplar al que todavía no se da crédito

Aunque a muchos os parezca que estemos de coña y que nunca deberían aparecer los hermanos Cano por aquí, tiene muchísimo sentido ponerlos, y los primeros. Mecano se dieron un tiempo de pausa, volvieron siete años más tarde cuando tenían Sudamérica, Francia, España y parte de Europa llenando estadios, y su separación fue sonada. Ríete de tú de Manowar. José María Cano anunció la despedida cuando le daban un premio, delante de toda la industria discográfica y por televisión. Ni Nacho ni Ana tenían puñetera idea de que iba a pasar aquello, y sucedió en directo. Se quedaron todos pasmados incluso quien entregaba el premio Carlos Sainz (trata de arrancarlo, Carlos). Dejaron de ganar millones y hubo llorera entre bastidores y no va sólo por Ana, especialmente por la discográfica que dejó de ganar millones. La historia de Mecano, más allá de si te gustan o no es apasionante. Tengamos claro que en cada disco y gira había que separar a los hermanos Cano pues llegaban a las manos.


Thin Lizzy: separarse precipitó el final de Lynott

Que sí, que actualmente existen Thin Lizzy como tal y bajo ese paraguas hay excepcionales músicos, pero si os fijáis, nunca grabarán nada bajo el nombre de Thin Lizzy. Es una promesa de Scott Gorham a la recientemente difunta madre de Phil,Philomena. De hecho, Thin Lizzy como tal se disolvieron en 1983, lo anunciaron a bombo y platillo y de ellos se arrepintió su líder toda la vida que le quedó, que fue poca. De hecho, en gran parte, eso le llevó a la tumba. Los Lizzy vagaban sin rumbo debido a los problemas con la heroína y el alcohol de Phil Lynott. Ficharon a SnowyWhite de Pink Floyd, que se fue viendo el percal, y entró un motivado John Sykes que grabó un discazo con ellos. El guitarrista nunca pudo entender cómo se disolvía el grupo si habían llegado al número 4 en Inglaterra y la gira de despedida había sido un exitazo, llegando a invitar a todos los exmiembros sobre escena (excepto Snowy White). Pero Gorham estaba hartísimo, y no sabía si en el estudio grababa para Lizzy o para los discos en solitario de un Lynott que se iba diluyendo día a día. Cuando Phil murió en 1986 los planes para refundar Thin Lizzy estaban claros, incluso se habían reservado fechas para ensayos. Nunca fue posible. Cuidadito porque lo que hizo Sykes después de Thin Lizzy fue componer material para 1987 de Whitesnake. Imaginad qué hubiera salido de un disco de Thin Lizzy con el material de 1987


Heavens Gate: el grupo se convierte en una empresa de producción discográfica

Hemos hablado alguna vez sobre ellos y el fin de Heavens Gate obedece a un paro técnico que les supuso un avance para el power metal europeo en general y para aupar a Avantasia en particular. Heavens Gate son la última gran banda mítica europea por reunirse tras la vuelta de Conception. Los de Wolfsburgo fueron coetáneos de Helloween y llegaron a rivalizar con ellos en los inicios pues material y calidad tenían para ello. Sacha Paeth era el jefe y ya en 1999 con Menergy habían tenido una evolución exquisita pero arriesgada. Paeth decidió parar toda actividad y dedicarse a producir discos aupando a Kamelot, Angra, Edguy y las óperas rock de entonces. Todos los miembros de Heavens Gate formaron equipo con él y han estado en segunda línea apoyando a su amigo y compañero en coros teclados, percusiones y guitarras de estudio. Algo así como lo que Savatage hizo con exmiembros del grupo al formar la Trans-Siberian Orchestra. Su logro más sonado fue el estar detrás de Avantasia, allí participan casi todos. En 2015 hubo un recopilatorio del Heavens Gate y hace un par de años se reunieron para no se sabe qué. El pasado año Paeth se marcó un disco en solitario… Algo se mueve, paciencia. Si esto sucede pinta que será en Wacken y con decenas de músicos famosos de invitados. Sería muy fácil, Sascha les conoce a todos…


Sentenced: la sinceridad y la amistad por encima del dinero

Hay otra despedida que fue real y auténtica, aunque parezca mentira. Sentenced siempre fueron para mucha gente una banda impresionante e innovadora como pocas. Supieron pasar de sus inicios más doom y agresivos a un panorama mucho más accesible y comercial, pero sin dejar para nada de mantener la calidad y la personalidad de sus inicios en la Finlandia de 1989. Parece mentira que cuando tenían el aplauso unánime y cuando sus discos editados eran certificados como oro en su país (también vendieron bastante en Estados Unidos), decidieran ponerle punto y final al asunto. Le llamaron Funeral Album a su última obra de 2005 plenamente conscientes de que le daban carpetazo al grupo y posteriormente editaron un DVD de despedida bajo el nombre de Buried Alive (gran nombre pues es el título es de lo más gráfico: enterrados vivos). En 2009 su miembro fundador y líder Miika Tenkula fallece y ya toda esperanza de retorno lo hace todo imposible.


The Clash: nunca le vino en gana a Joe Strummer volver

El caso de los Clash es bastante sintomático de que hay que ser auténtico y tener principios para no volver a los ruedos muy pesar de las ofertas. En lo comercial los londinenses tocaron techo con ese gran Combat Rock de 1982 en le que hay dos singles espectaculares como son “Rock the Casbah” y “Should I Stay or Should I Go”. Esta última llegó a ser su único número 1, y fue más tarde, gracias a que el tema apareció en anuncios de televisión. Su inclusión reciente en la serie Stranger Things también la ha devuelto a la primera línea. Pero el fin empezó cuando al batería Topper Headon se le va la mano con la heroína. Eso implicó cambios de formación y malos rollos con el guitarrista Mick Jones, los managers se metieron de por medio y todo terminó con una escapada espiritual de Strummer en Granada mientras el disco Cut the Crap era grabado con cortas y pegas, gentileza del manager-visionario. Strummer volvió para dar una patada y finiquitar el proyecto. ¿Qué sentido tenía estar sin Topper ni Mick? Pasó a la historia como uno de los discos más nefastos de la historia grabados por una banda consolidada. Luego Strummer buscó una pandilla nueva y la encontró en los Pogues, luego los Mescaleros e hizo oídos sordos a los cantos de sirena para un retorno. Los Clash son los Clash, un grupo que llegó a hacer una gira en acústico por ciudades pequeñas de Inglaterra poniendo condiciones pecaminosas: sin dinero y con sólo unos calzoncillos de repuesto.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 442 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.