Crónica y fotos del concierto de Tony MacAlpine - Sala Salamandra (L'Hospitalet de Llobregat), 30 de septiembre de 2018

Tony MacAlpine nos ofrece un corto concierto ante un reducido público

Datos del Concierto

Bandas:
Tony MacAlpine
 
Fecha: 30 de septiembre de 2018
Lugar: Sala Salamandra (L'Hospitalet de Llobregat)
Promotora: Madness Live!
Asistencia aproximada: 120 personas

Fotos

Fotos por Robert Garcia

Después de una semana agotadora llena de conciertos y eventos por todos los lados llegué al domingo con muy poca energía y los últimos coletazos de un resfriado que me tuvo a medio gas durante esa misma semana. Pero tenía muchas ganas de poder ver en acción al bueno de Tony MacAlpine a la guitarra y a los teclados. Posiblemente por ser un poco desconocido y la gran oferta de eventos que hay, la asistencia se vio reducida a poco más de un centenar de fanáticos del músico americano pero los pocos que fuimos lo pasamos bastante bien. Eso si, algo que querría denunciar desde aquí es el aire acondicionado de las salas. Entiendo que estamos en una época en la que es difícil acertar de si hará frío o calor pero no puede ser que te haga falta una chaqueta o sudadera para que no se te empiece a caer el moquillo y congelarte. Tal como pude comprobar a la salida la gente pasó frío. En fin, la comodidad para el asistente que no sea agradable. Ah, y lo mismo pasó el día antes en Razz 1.

Dejemos a un lado las quejas y vayamos a lo que importa. Con algo de retraso se presentaron sobre el escenario Stu Hamm Gergo Borlai seguidos del protagonista de la noche. El primero es un reputado bajista estadounidense que ha trabajado con artistas de la talla de Steve VaiFrank Gambale Joe Satriani entre muchos otros. Por otro lado Gergo Borlai se ha convertido con los años en un gran batería, ganando prestigio y muchos premios durante su carrera que empezó a temprana edad de 13 años. Unos geniales acompañantes para Tony Macalpine que, hay que decir, estuvo como en un segundo plano durante algunos momentos del concierto. El hecho de haber superado un cáncer que ni tan siquiera le permitía tocar la guitarra pudo ser uno de los motivos.

Nos ofrecieron poco más de una hora de música instrumental llena de detalles, grandes momentos, otros más sosegados y otros hasta aburridos. Encontré que le faltó algo de ritmo con demasiados descansos, solos de uno y del otro sin que destacaran como para quedar prendado. Soy músico y posiblemente me miro los conciertos de otra manera pero vamos, un concierto es un momento para explaiarse y disfrutar y ellos lo hicieron a un ritmo al que no estoy acostumbrado.

La gente estuvo muy atenta a lo que ocurría sobre las tablas e incluso vi a alguno que cantaba y tarareaba los solos y múltiples detalles de las canciones que nos ofrecieron, aunque también cabe decir que en algunos momentos más íntimos y calmados alguno no dudó en explicar alguna batallita a sus colegas sin bajar el volumen de su voz. No quiero decir que uno esté callado durante todo el concierto pero un poco más de respeto por el resto no está de más. También había un personaje bastante habitual en los conciertos de Barcelona que se pasa todo el rato dando palmas, siempre igual, sin tener en cuenta lo que está sonando y que al final agota y cansa, parece un niño pequeño que acaba de aprender a aplaudir. Vaya frikis que hay por el mundo.

Después de una cuantas canciones en las que el señor MacAlpine nos deleitó con sus dotes a la guitarra y al teclado llegamos a una pieza que interpretó el bueno de Stu Hamm con su bajo haciendo filigranas, arrastres, armónicos acompañado puntualmente por Borlai que le ayudó a que tuviera algo de ritmo. Después de algunas muy buenas canciones tocó el momento del solo de batería que estuvo bien pero nunca me emocionan demasiado estos detalles, ya que o haces algo que no haya escuchado en mi vida o me parecerá igual al que pude ver y escuchar en X concierto. Como he dicho un poco más arriba el protagonista de la noche muchas veces se situaba a la altura de la batería como queriéndose esconder, dando el protagonismo a sus compañeros, una extraña situación que no comprendimos muchos de los allí presentes pero que sus razones tendría.

De pronto interpretaron una pieza bastante intensa y cuando parecía que se retiraban para descansar un poco y salir a tocar algún bis pude ver que el bajista dio una señal al técnico de escenario y acto seguido empezó a sonar música ambiente. Mala señal que difuminaba la opción de que tocasen algún bis y tras esperar un tiempo prudencial se vio que la cosa había terminado del todo.

Pude hablar con amigos y conocidos al salir (bendito caloret) y coincidimos en que se hizo corto, que le faltó algo de ritmo y que se le dio demasiado protagonismo a la base rítmica restándoselos a Tony MacAlpine. Los factores que propiciaron ese abrupto final pueden ser muchos pero me quedaré con los grandes y brillantes momentos de su actuación que fueron unos cuantos.

Si te ha gustado el artículo, por favor danos tu apoyo siguiéndonos en Facebook:

Death, thrash, djent, dark, progresivo, doom, black, experimental, jazz, clásica, electrónica… La música me mantiene vivo, es una droga que da sentido a este extraño sueño llamado vida. Músico autodidacta, guitarrista, cantante y enfermo de escuchar y escuchar música sin parar.

Robert Garcia
Sobre Robert Garcia 174 Artículos
Death, thrash, djent, dark, progresivo, doom, black, experimental, jazz, clásica, electrónica... La música me mantiene vivo, es una droga que da sentido a este extraño sueño llamado vida. Músico autodidacta, guitarrista, cantante y enfermo de escuchar y escuchar música sin parar.