The Pretty Reckless – Death by Rock and Roll

Nuestra Nota


9 / 10

Ficha técnica

Publicado el 12 de febrero de 2021
Discográfica: Fearless Records
 
Componentes:
Taylor Momsen - Voz
Ben Phillips – Guitarra
Mark Damon - Bajo
Jamie Perkins - Batería

Temas

1. Death by Rock and Roll (3:55)
2. Only Love Can Save Me Now - con Matt Cameron y Kim Thayil (5:12)
3. And so It Went - con Tom Morello (4:30)
4. 25 (5:27)
5. My Bones (4:48)
6. Got so High (3:20)
7. Broomsticks (0:39)
8. Witches Burn (4:54)
9. Standing at the Wall (3:59)
10. Turning Gold (4:10)
11. Rock and roll Heaven (5:12)
12. Harley Darling (4:19)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: The Pretty Reckless – Death by Rock and Roll
Todos los discos de The Pretty Reckless – Death by Rock and Roll en Amazon


No soy alguien al que le hubiese interesado lo más mínimo a escuchar a The Pretty Reckless y más cuando su líder ha sido nominada a premios tan “prestigiosos” como “la fémina más caliente” del año en revistas europeas. Pero ha sido escucharme este nuevo álbum y quedarme más que impresionado del excepcional potencial del grupo y de su caudal compositivo. Y sí, el motor de todo y lo que más brilla es su vocalista: Taylor Momsen. Va para estrella. Con un disco así se puede llegar, si no a la cumbre… sí muy arriba.

La gran baza del disco es la variedad estilística, que a la vez, queda bien conjuntada formando un todo sólido. Eso, y que es imposible que te aburras escuchando el disco. Y a la vez las canciones van calando con las consiguientes escuchas. Las sorpresas se suceden y pasamos desde Black Sabbath a rock sureño y desde rock alternativo a power ballads de manual. Y aquí señoras y señores hay singles a mansalva, todo gentileza del guitarrista Ben Phillips y la próxima reina del rock: Taylor Momsen. El single que abrió la caja de pandora hace meses es la potentísima “Death by Rock and Roll”. Es el tema más netamente hard rock con ese riff tan de época, mucho feeling. Llegó a número 1 asaltando las listas como si del Capitolio se tratase.

“Only Love Can Save Me Now” es una mezcla de sonidos plenamente vigentes con una base de riff típicamente Black Sabbath. En una misma canción hay momentos marciales con la batería de Jamie Perkins, acelerones, post grunge y una rotunda Taylor que demuestra que esta banda va muy en serio. Hay la colaboración de dos miembros de Soundgarden en un tema compuesto a su medida, muy de la era Badmotorfinger. Los sonidos 90 arrancan fuertes en “And So I Went” con fuertes connotaciones a lo Alter Bridge y consiguiendo un single potente y sorpresivo. Cuando entra el coro de niños se te ganan el corazón. Mención especial a los trabajados y originales solos de guitarra de Tom Morello.

Han grabado vídeo de la preciosa “25”, una especie de balada con aires post grunge si bien hay pasajes puramente Queen y un crescendo de guitarras muy inspirado en Led Zeppelin. Todas estas influencias quedan combinadas con maestría y la voz de Taylor le pone la guinda. Impresionante. Los registros vocales de su lideresa se ven ampliados en ese medio tiempo eléctrico que es “My Bones” y que queda roto por un cambio de tempo, otra vez, sorpresivo. Y si entramos en el terreno de las baladas cargadas de acústicas y piano es imposible resistirse a “Got so High”. Otra bomba para el gran público.

Jugueteo calabacero puramente Halloween en los 30 segundos de “Broomsticks”. Lo más sorprendente de todo es que el nivel no baja y “Witches Burn” te llega gracias a esa enorme voz con la que juega. Aires Soundgarden y muchísima clase en la que luce chorro de voz. Pese a la base rockera hay un fuerte ramalazo soul en su voz con el que juega con maestría, a la vez que Phillips no se queda corto. Luego encontramos la evocadora y desnuda “Standing at the Wall” la cual van vistiendo con orquestaciones y terminándola en una bellísima power ballad de manual.

El tramo final del disco vuelve a dar un vuelco, un episodio sureño que vuelve a sentarle al grupo de maravilla. Desde esa “Turning Gold” de aromas desérticos combinada con hard rock de primera y una base rítmica que vuelve a poner el retrovisor en los 90. Le añaden ese teclado tan Gregg Allman. Y de bruces te das con algo como “Rock and Roll Heaven” que es una mezcla entre canción de iglesia y banda sonora de road movie americana. Atención a la bonita letra acordándose de los caídos y ese estribillo muy a lo Meat Loaf. Finalizan con country sacro con sonidos de motor incluidos en “Harley Darling”. Más road movie musicada, teclados Gregg Allman y espíritu sureño. Genial.

¿Qué más puedes pedirle a un disco de hard rock? Que sea actual, que las canciones enganchen, que suene de maravilla, colaboraciones de lujo, una vocalista inmensa en todas sus facetas… Estoy realmente impactado y no sé si me estoy perdiendo sus otros tres discos o si en este realmente se han salido de verdad. Estamos en febrero y ya hay grupos que presentan su candidatura al disco del año. También me gustaría subrayar que estamos hablando de un producto muy pensado en lo comercial buscando que llegue a los públicos más amplios posibles. Siempre he pensado que tarde o temprano una banda de rock duro cambiaría las cosas y que el mundo en general volvería a apreciar la guitarra eléctrica. ¿Serán The Pretty Reckless capaces de ello?

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 559 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.