Crónica y fotos del concierto de The Poodles + Tabü + Crash Bones - Sala Salamandra 1 (Barcelona), 2 de noviembre de 2018

The Poodles + Tabü + Crash Bones: La noche barcelonesa se convierte en una fiesta de hard rock

Datos del Concierto

Bandas:
The Poodles + Tabü + Crash Bones
 
Fecha: 2 de noviembre de 2018
Lugar: Sala Salamandra 1 (Barcelona)
Promotora: RSS Promo & Eclipsegroup
Asistencia aproximada: 300 personas

Fotos

Fotos por Xavi Prat

Ser el único amante del hard rock más melódico de toda la redacción de Science of Noise tiene su aquél. O varios, entre los que destaco ser el responsbale de asistir a los bolos del género sin tener ni un ápice de resistencia o tener que pelearme con los compañeros. Esta fue una de esas ocasiones, además de ser un bolo que les hubiese cerrado la boca cuando dicen que el hard rock glamero está muy muerto.

Nunca había visto a The Poodles, y era un error al que debía ponerle remedio, pues sin duda son uno de lso grandes del género. Sus 12 años en escena bo son cualquier cosa, y tenía muchbas ganas de escuchar como trasladaban la fiesta que son sus discos a un escenario. Además era en Salamandra, y todas las veces que he ido a esta sala el sonido ha sido espectacular Esta vez no fue excepción. No hicieron lleno, de hecho no vi ningún fotógrafo, pero los ¾ de entrada disfrutaron de un viernes noche  de auténtica locura. ¡Y con espacio para saltar y bailar! Si hasta pude ver todo el concierto en primera fila, cosa que hacía 20 años, lo menos, que no lograba…

Crash Bones

La noche empezó con sirenas. No esas que son mitad mujer mitad pez, sino de las de policía. El sonido estridente daba paso a los primeros invitados, los locales Crash Bones, que en unos escasos 35 minutos dejaron patente que lo suyo es el rock macarra y melódico a partes iguales.

Nos presentaban su primer EP, Mi Adicción, así como algún tema nuevo que tendremos en sus siguientes trabajos. La tecnología, esta vez, no fue buena amiga, haciendo que la guitarra de su cantantey guitarrista, Danny, pitase de mala manera, o que los coros apenas se oyeran. Pero salvando esta peccatta minutta, muy habitual en teloneros, el concierto fue más que divertido. Como apunte, y sin saber nada de la historia del grupo, decir que el batería que llevaban, y que sñólo tocaría con ellos esa noche, parecía miembro de la banda desde pequeñito. ¡A ver como se las apaña el nuevo! Buen inicio de velada.

Setlist Crash Bones:

Intro
Tendencia homicida
Mi adiccion
La puerta de atras
De que quieres hablar?
A fuego
De madrugada
Sincero
El rock de las excusas
Gasolina

Tabü

Los barceloneses Tabü jugaban en casa, y se notó entre el público. Familias enteras (literalmente) habían ido a verles, y camisetas e ingluso leggins del grupo llenaban Salamandra. Llevan 10 años currándose los escenarios y teloneando a grandes del género (en mitad del concierto recordé haberles visto abriendo para Wig Wam en Mephisto hace muchos años), y eso se nota. Además, por si no fuera suficiente aliciente, nos presentaban nueva formación con J. J. a la guitarra y George Stewart luciendo un bajo de cuerdas verdes fosforito.

Los 10 temas que tocaron supieron a poco. Los recordaba mucho menos sólidos, con un frontman, David, mucho menos experimentado. Pero claro, han pasado los años y no han parado. Son 3 ya los álbumes que llevan a la espalda, y buena cuenta de ellos dieron en la medio hora larga que tocaron. Melodía, elegancia y hard rock de muy alta calidad que a mí, personalmente, me dejó con ganas de más. Sin duda no puedo, ni quiero, dejar pasar tanto tiempo hasta volver a verles.

Setlist Tabü:

Grita
Destino
Sueños
Soy Yo
Hoy por Ti
Ven a Mí
Nada
Dame
Escúchame
Siempre Locos

The Poodles

Pero era evidente quienes eran el plato fuerte de la noche. The Poodles, visto lo visto esa noche, tienen una interesante legión de fans en Barcelona, y allí nos juntamos para ver qué hacían. No lo niego, mis expectativas eran altas, y esto siempre es un riesgo, pues o las cumples o… mal vamos.

A medida que el telón se levantaba cualquier duda se disipó. Aquello era puro espectáculo, lo mejor de las esencias del hard rock reunido en cuatro personas, siendo la principal, su vocalista Jakob, un auténtico huracán en escena. No paró de animar, de saltar, de hacer acrobacias con el micro y, en definitiva, de ser un auténtico animal en toda la noche, además de gozar de una voz tremenda. Lo que me sorprende es que el maquillaje (porque llevaba, y mucho) no se le derritiese. Eso sí, tuvo un detalle muy feo. Alguien dejó un abrigo apoyado en el escenario (que también es cierto que a quién se le ocurre), y de una patada lo lanzo al suelo.

La otra sorpresa fue ver un nuevo guitarra. Rob Marcello parecía llevar años con los caniches, cuando la realidad es que la mitad del grupo (el propio Marcello y su bajista argentino, Germain Leth) son recientes. El recital que dio a las seis cuerdas estuvo a la altura del de Germain a las cinco o el de Chirsitan a los bombos. Es decir, tremendo.

Entrando en materia, y teniendo en cuenta que más abajo está el set list, diré que aún siendo bueno (aquello fue temazo tras temazo), me faltó algún que otro tema. Abrieron con “Crazy Horses” de su último trabajo, del que también tocaron “Go Your Own Way” y se dejaron otras que, en mi opinión, hubiesen sido más resultonas en directo, como “Maniac”. De sus clásicos cayeron muchas, un sinfín, como he dicho. “I Rule the Night” sonó enorme, “Caroline” fue tremendamente cantada por un público totalmente entregado gracias al savoir fair Jakob y “Cuts Like a Knife” casi logra que la sala se derrumbase, pero faltaron otras como “Kingdom of Heaven” o “Vampire’s Call”, pero esto ya es cuestión de gustos.

Hay que destacar que los temas de sus dos primeros (y enormes) discos fueron más celebrados que el resto, pero es que con semejante tarjeta de presentación es inevitable. Reflexiono y pienso lo jodido que debe ser empezar una carrera de forma tan potente como con Metal Will Stand Tall (2006) y Sweet Trade (2007). A partir de ahí vas a estar bajo la lupa, y es muy difícil mantener ese nivel durante discos y discos. Aun así, temas (quizá) menos conocidos como “Shut Up” sonaron muy bien.

Quizá me sobró el interludio baladístico con el medley “Crying / One Out of Ten / Leaving the Past to Pass”, pero Christian se había ganado un buen descanso a la batería. Además sirvió para que Germain nos contara su historia personal.

En definitiva, lo vivido el pasado dos de noviembre fue una orgía de maquillaje, aceite y hard rock glamero de muchos quilates. La gente se lo pasó muy bien, bailando, saltando y cantando con muchas ganas, y las 3 bandas, cada una dentro de sus posibilidades, rayaron a un gran nivel. La única pega es que Marcello no tiró ninguna púa, yo que estaba dispuesto a pelearme con la chica ultra fan – groupie que estaba a mi lado…

Setlist The Poodles:

Crazy Horses
Night of Passion
House of Cards
Shut Up!
I Rule the Night
Flesh and Blood
Go Your Own Way
Line of Fire
Cuts Like a Knife
Crying / One Out of Ten / Leaving the Past to Pass
Goodbye Yellow Brick Road
Caroline
Thunderball
Crack in the Wall
Metal Will Stand Tall
Echoes from the Past
No Tomorrow
Love is Gone
Seven Seas

Si te ha gustado el artículo, por favor danos tu apoyo siguiéndonos en Facebook:

Xavi Prat

Llevo en esto del heavy más de media vida. Helloween y Rhapsody dieron paso a Whitesnake y Eclipse, pero Kiske sigue siendo Dios.
Como no sólo de música vive el hombre, la literatura, Juego de Tronos y los tatuajes cierran el círculo.
Algunas personas dicen que soy el puto amo, pero habrá que preguntarles por qué.

Xavi Prat
Sobre Xavi Prat 110 Artículos
Llevo en esto del heavy más de media vida. Helloween y Rhapsody dieron paso a Whitesnake y Eclipse, pero Kiske sigue siendo Dios. Como no sólo de música vive el hombre, la literatura, Juego de Tronos y los tatuajes cierran el círculo. Algunas personas dicen que soy el puto amo, pero habrá que preguntarles por qué.