Suffocation – Hymns From the Apocrypha

Nuestra Nota


8 / 10

Ficha técnica

Publicado el 3 de noviembre de 2023
Discográfica: Nuclear Blast Records
 
Componentes:
Ricky Myers - Voz
Terrance Hobbs - Guitarra
Charlie Errigo - Guitarra
Derek Boyer - Bajo
Eric Morotti - Batería

Temas

1. Hymns From the Apocrypha (5:44)
2. Perpetual Deception (4:15)
3. Dim Veil of Obscurity (4:23)
4. Immortal Execration (4:25)
5. Seraphim Enslavement (4:26)
6. Descendants (4:20)
7. Embrace the Suffering (4:33)
8. Delusions of Mortality (3:49)
9. Ignorant Deprivation (5:27)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Suffocation – Hymns From the Apocrypha
Todos los discos de Suffocation en Amazon


En un mundo en constante movimiento y evolución, a veces una apuesta segura tiene más valor que un salto al vacío. Y de eso saben mucho los neoyorquinos Suffocation, quienes publicaron su octavo trabajo de estudio, primero desde 2017, el pasado viernes 3 de noviembre.

La gran novedad de este Hymns From the Apocrypha (2023) se encuentra en la presencia, ya acreditada, del vocalista Ricky Myers, quien ya había estado trabajando con la banda de forma esporádica desde 2014, poco tiempo después de que Frank Mullen, el carismático rugidor original del quinteto norteamericano, anunciara que dejaría de realizar giras a tiempo completo con sus cuatro compañeros para dedicar más tiempo a su carrera como actor.

Pese a este cambio de frontman, los otros cuatro componentes son los mismos desde 2016, año en que se incorporaron a la banda el guitarrista Charlie Errigo y el batería Eric Morotti. Así pues, Hymns for the Apocrypha presenta un sonido pesado que tal vez ha sacrificado algo de la técnica que antaño caracterizó a Suffocation para centrarlo en la vertiente brutal de la banda.

Un breve despegue da paso a “Hymns for the Apocrypha”, tema homónimo e inicial del trabajo en el que la banda no se anda con tonterías. Después de unas estrofas de vertiginosa y brutal rapidez, aparecen los cambios y los detalles técnicos perfectamente entrelazados de Hobbs y Errigo. Por su parte el golpe en la mesa que supone escuchar la voz de Myers con semejante furia hace que uno, en sus adentros, se pregunte “¿quién era ese Mullen?”.

A continuación suena “Perpetual Deception”, segundo adelanto del álbum. Este es un tema que alterna de forma bastante acertada una brutal rapidez y una pesada lentitud. En estos pasajes lentos podemos escuchar a un Ricky Myers que explora hasta dónde su voz puede sonar grave y cavernosa.

El tercer tema de Hymns From the Apocrypha, titulado “Dim Veil of Obscurity”, es uno de estos temas que sacrifica una parte (una muy muy reducida) de la vertiente técnica del grupo en pos de una mayor (si cabe) brutalidad. En su parte final uno intenta bucear entre unas guitarras densas que acaban en un nuevo alarde vocal de Myers y en una explosión.

Esta explosión nos lleva a “Immortal Execration”, tema en que vuelve la técnica non stop. Muy interesante el solo, entre siniestro y bluesero, que escuchamos hacia la mitad del tema.

En el ecuador del trabajo, lugar que ocupa por propio merecimiento, tenemos el que fue primer adelanto de Hymns From the Apocrypha, titulado “Seraphim Enslavement”. En él se sintetizan todas las bondades de los Suffocation de la era post-Mullen, esto es, velocidad, brutalidad, técnica y un solo de guitarra en el que se aúnan sweep-picking, feedback y una cantidad de notas casi inasumible para cualquier cerebro promedio.

La segunda mitad de Hymns From the Apocrypha la inicia “Descendants”, otro trallazo con un inicio algo más desarrollado y que huele a mosh a la legua.

“Embrace the Suffering” empieza de forma lenta y pesada, pero eso no resulta en más que un espejismo. Tras unos compases de esta mencionada lentitud, empieza el festival de blast beat, de brutalidad y de cambios imposibles.

El penúltimo tema de Hymns From the Apocrypha, que también es el único que queda por debajo de los cuatro minutos de duración, se titula “Delusions of Mortality” y podría entenderse como una continuación del anterior, especialmente a nivel rítmico. En cuanto a su solo, en algunos momentos puede llegar a tender incluso a lo melódico, pero ya sabemos todos en qué terreno estamos jugando, y no es precisamente ese.

Para finalizar, “Ignorant Deprivation” cierra este trabajo con la nota discordante que supone el escuchar a Myers usando una voz más gritada que gutural coronando el único tema del disco que suena más a técnica que a brutalidad.

Si alguien había llegado a preocuparse por que el reemplazo de Mullen no fuera a estar a la altura de las circunstancias, ya puede volver a guardar el paquete de kleenex en el cajón de su mesita de noche. Ricky Myers, que no es precisamente un ignorante advenedizo en estas lides, ha coronado un magnífico trabajo en este Hymns for the Apocrypha, estando a la altura de sus cuatro compañeros y además lo ha dotado de una versatilidad palpable a lo largo de sus cuarenta y un minutos de duración. Bien es cierto que el aspecto innovador queda un poquito al margen del disco, pero eso ya queda pendiente del juicio de cada uno. Lo que sí es cierto es que Hymns From the Apocrypha es uno de los mejores trabajos de death metal del presente año y uno de los mejores de la banda en la última década.

Avatar
Sobre Franz S. Heiligen 39 Artículos
Soñador en tiempos de hierro, solitario corredor de larga distancia, disfruto tanto de leer un libro en el más absoluto silencio como de la música más salvaje imaginable. Y a veces escribo algo.