Crónica y fotos del concierto de Steel Panther + Fozzy - Sala Razzmatazz 2 (Barcelona), 11 de febrero de 2018

Steel Panther: más de lo mismo pero, como siempre, efectivos

Datos del Concierto

Bandas:
Steel Panther + Fozzy
 
Fecha: 11 de febrero de 2018
Lugar: Sala Razzmatazz 2 (Barcelona)
Promotora: Route Resurrection
Asistencia aproximada: 600 personas

Fotos

Fotos por Ray Molinari

Nuestra Previa

Las 5 canciones de Steel Panther que más han impactado a los degenerados de… Science of Noise

«Party All Day» by Xavi Prat Álbum: Feel The Steel (2009) Autores: Ralph Michael Saenz, Russell John Parrish, Travis Haley y Darren Leader Que Steel Panther es al hair metal lo que Top Secret (1984) es al cine, está claro. Grandes actuaciones y dosis a

Get in the Ring: historia de la relación entre metal y wrestling

Año 1990, Telecinco, la voz de Héctor del Mar sonaba justo después de la sintonía del WWF Superstars Of Wrestling, y «empezaban las hostilidades», como él mismo decía. El pressing catch, el wrestling o la lucha libre es un gran espectáculo que,

El único indicador a tener en cuenta para saber si un bolo es o no bueno es cuando el público se ha perdido por completo en la actuación. Eso es lo que descubrí, lo que a Ray y a mí nos sucedió durante la visita de Steel Panther. Desde el momento en que subieron al escenario, y hasta el momento en que su set terminó, hora y media más tarde, me quedé completamente cautivado por su actuación, riéndome de todos los chistes, sí, de los mismos de siempre, meciéndome a lo grande con su música y teniendo en cuenta toda la estimulación visual que a uno le llega durante una velada como esta. Todo el crédito del mundo para el guitarrista Satchel, el vocalista Michael Starr, el bajista Lexxi Foxx y el batería Stix Zadinia por su entrega y por no cambiar un ápice absolutamente nada. Porque ellos saben mejor que nadie lo que funciona, y los chistes sobre felaciones y las guarrilas funcionan… siempre.

Fozzy

Antes del concierto, teníamos previsto hablar con Chris Jericho sobre Fozzy y su otra faceta, la de súper estrella del wrestling pero, por temas de tiempo, lo acabamos haciendo después de su concierto. En la espera, pudimos escuchar las pruebas de sonido, durante la cual tocaron “Breakin’ The Law “ de Judas Priest. Cabe destacar que la bandas hacían un meet & greet con sus fans, y este tema no acabó sonando en su directo unas horas después.

En el concierto, Fozzy, en su primera visita a estas tierras, presentaba su nuevo disco, Judas (2017) y, con el tema que le da título, abrieron la noche, tras sonar el «War Pigs» de Black Sabbath como intro. Fueron muchas las gargantas que cantaron este tema, demostrando que en esta parte del mundo, sigue habiendo una gran admiración por el rock duro. Con Rich Ward y Frank Fontsere, ambos ex Stuck Mojo, como miembros originales, junto con Chris Jericho, y con Paul Di Leo y Billy Grey, mostraron su buena forma en el escenario de la mediana de las Razzmatazz; la ubicación se cambió muy a última hora… tan a última hora que ni siquiera los propios artistas lo sabían.

“Drinkin With Jesus”, también de su última entrega, nos dio la primera sorpresa de la noche. Ward, subido a una Flyht case, se paseó por la sala, repartiendo guitarrazos en medio del público que incluso llegó a subirse a su lado. Es impresionante ver el gran estado de forma de Ward, con quien comentamos su visita en el 98 abriendo para Pantera, cuando la sala todavía se llamaba Zeleste. “Sin And Bones”, primer tema recuperado de sus anteriores álbumes, también acabó con Ward haciendo de las suyas. Bajó al foso donde los muchos fotógrafos le hicimos sitio para que pudiera subirse a la valla y dejarse caer entre sus fans. Ni que decir que la sala estaba entregada a Fozzy, y eso que solo abrían la noche.

“Painless”, tema escogido para plasmar su último video, calmó un poco la energía con la que habían empezado, pero sin bajar el nivel. En ese momento, la oscuridad casi total, excepto por las pantallas de los móviles, dio paso a “Spider In My Mouth”, durante la cual Chris Jericho apareció con su mítica cazadora de luces, que más tarde nos explicó que esa era el modelo de Fozzy y no la que normalmente lucía para la WWE. Recuperanon tres temas del Do You Wanna Start A War (2014), la versión de Abba “SOS”, “Lights Go Out” (con la presencia de un theremín) y “Bad Tattoo», llegando al final con “Sandpaper” de su Sin And Bones (2012).

Muy buen show, pero corto debido a su condición de teloneros de Steel Panther. Ya han anunciado su presencia en algún festival nacional este verano, lo que puede acercarlos de nuevo por Barcelona.

Setlist Fozzy:
Judas
Drinkin’ With Jesus
Sin And Bones
Painless
Spider In My Mouth
SOS (ABBA cover)
Lights Go Out
Bad Tattoo
Sandpaper

Steel Panther

Aunque parezca mentira, la cita que teníamos apalabrada para llevar a cabo una entrevista, que dentro de poco podréis leer en Science of Noise, no iba a ser ni con Stix, ni con Lexxi, ni con Satchel y, ni mucho menos, con Michael Starr. A media tarde nos habíamos citado con el bueno de Chris Jericho para preguntarle algunas cosillas, tanto sobre su faceta musical, como sobre su faceta de entertainer en el mundillo de la lucha libre. Pero, tras un cúmulo de circunstancias y plantones, aderezados con algo de falta de profesionalidad, porqué no decirlo, la entrevista tuvo lugar, sí, pero más tarde… mucho más tarde y a deshoras.

Tras, prácticamente, una hora de buen hard rock, Fozzy dejaron el pabellón muy alto, y a las 21:00 clavadas Steel Panther salieron a escena bajo la mirada atenta de Van Halen y de su clásico «Everybody Wants Some!!»… porque, efectivamente, los allí presentes ansiábamos hacernos con un pedacito de los reyes indiscutibles de la laca y de Sunset Boulevard. «Eyes Of A Panther» para abrir fuego… sin novedad en el frente… y signo inequívoco de que, lo que solo acababa de comenzar, no tenía que distar mucho de lo que ya vimos en esa misma sala años atrás, cuando vinieron a presentar All You Can Eat (2014). «Goin’ In The Backdoor», que abre su última entrega discográfica (Lower The Bar, 2017) fue la siguiente en caer. Nada más acabar, el bueno de Satchel abrió la boca por primeara vez para deleitarnos con la típica broma de siempre sobre las chicas de Barcelona y sobre lo fácil que es mantener relaciones sexuales con ellas… pagando solo 15 €. Obviamente, lo halagos hacia la Ciudad Condal y hacia sus maravillas dieron paso a la conclusión a la que él mismo también llegó hace cuatro años: Barcelona es la mejor ciudad del mundo… y Madrid lo fue al día siguiente… y Bilbao, dos días más tarde. En fin… unas risas. Ah, y la broma sobre el mejor blowjob que Lexxi jamás había tenido… también cayó acto seguido.

Que Van Halen son una gran influencia, no solo quedó meridianamente claro con la intro, ya que, a continuación, se arrancaron con la versión más metal (casi íntegra) del clásico de The Kinks, el «You Really Got Me» versión 2.0 de Van Halen para acabar concluyendo que, según Starr, su compañero y amigo Satchel toca más rápido que Eddie; más rápido que el majestuoso y legendario Edward Lodewijk van Halen. Una vez finalizada, fui tirando para la entrada del backstage pues ese era el trato: tras las tres primeras canciones, para tener tiempo así de poder tomar las instantáneas del bolo que adornan esta bella crónica, Chris Jericho, siempre según un miembro de la promotora, nos iba recibir en el backstage para contestar a nuestras preguntas… pero no. En fin, que nos pusiéramos de acuerdo con un manager de la banda que no se dignaba a pillar el teléfono, y no sé qué más historias. Total, que vimos la presentación del batería Stix Zadinia, y nos pusimos rumbo al lejano oriente a bordo de «Asian Hooker», el éxito incluido en Feel The Steel (2009) que más ha impactado en el bueno de Albert Vila, esperando poder acceder al backstage, cual groupies, en algún momento.

Tras interpretar «Party Like Tomorrow Is The End Of The World» al fin recibimos respuesta y nos vinieron a buscar mientras sonaba de fondo «Wasted Too Much Time». No estuvimos allí dentro más de media hora, pero estuvimos el tiempo suficiente como para perdernos cuatro temas que, me imagino, sonaron bien y en su sitio. Ah, y también nos perdimos el solo de Satchel, unos de los mejores guitarristas actuales de hard rock. En fin, visicitudes de este mundillo que, poco  apoco, vamos conociendo mejor.

Tras la más que amena entrevista con Jericho, y tras recibir los halagos del mismísimo Rich Ward por, aquí el menda, lucir una camiseta del Rising (1998) de Stuck Mojo, salimos de nuevo, no sin antes darles las gracias por la amabilidad y buen trato recibido por parte de la banda y de su staff… joder, si hasta nos ofrecieron comida que, gentilmente, rechazamos. Y nada más salir, los angelinos seguían a los suyo. Una afortunada, una muchacha bien lozana con pinta de groupie de extrarradio que, por cierto, había una cuentas revoloteando por los aledaños del backstage… que yo las vi (y Starr también) muy bien emperifolladas con la silicona bien puesta en su sitio, pavoneándose sobre diez centímetros de plataforma. Pues bien, tras comerle la boca a Satchel, Stix se sentó tras un teclado para interpretar «Weenie Ride». Pero, obviamente, una no se sube al mismo escenario en el que habita Steel Panther y se baja así, como quien no quiere la cosa. Chistes y chascarrillos por doquier sobre su escote, pechotes y sobre su más que posible parentesco con el vocalista, no faltaron. No, mujer, no te bajes todavía… que ahora subirán dieciséis tías más, que es el momento de interpretar «17 Girls In A Row». Vamos, lo de siempre: selfies con los miembros de la banda, abrazos, sobeteos y «competi» para ver quién era más la más, con perdón, guarrilla del lugar y también para ver quién se atrevía a enseñar las tetas. ¡Ding, ding… tenemos una ganadora! Mezcla de vergüenza ajena y de, otra vez, más de lo mismo. Y ya puestos, toquemos «Glory Hole» e invitémoslas (gentilmente) a bajar del escenario antes de acabar por todo lo alto con «Death To All But Metal», durante la cual, por cierto, Michael Starr lució una camiseta de Justin Bieber.

Tras unos minutos casi a oscuras, regresaron al escenario para regalarnos «Community Property» y «Party All Day» que tanto le mola a mi «compi» Xavi Prat. Con todo el público coreando «Whoa, oh, oh oh, hey, hey, hey. Fuck all night, and party all day!» el calco del concierto de 2014 llegó a su fin, no sin antes recomendarnos pillar algo de merch pues todas las ganancias iban directas a sus bolsillos y a la farlopa que se iban a pillar más tarde gracias a esos eurillos. Pero esta broma no estoy seguro al 100% que la utilizaran también años ha…

Setlist Steel Panther:

Eyes Of A Panther
Goin’ In The Backdoor
You Really Got Me (The Kinks / Van Halen cover)
Asian Hooker
Party Like Tomorrow Is The End Of The World
Wasted Too Much Time
Pootang Boomerang
Guitar solo
That’s When You Came In
Weenie Ride
17 Girls In A Row
Glory Hole
Death To All But Metal
—–
Community Property
Party All Day

Rubén de Haro
Sobre Rubén de Haro 370 Artículos
Tipo peculiar y entrañable criado a medio camino entre Seattle, Sunset Boulevard y las zonas más húmedas de Louisiana. Si coges un mapa, y si cuentas con ciertos conocimientos matemáticos, verás que el resultado es una zona indeterminada entre los estados de Wyoming, South Dakota y Nebraska. Una zona que, por cierto, no he visitado jamás en la vida. No soy nada de fiar y, aunque me gusta “casi todo lo rock/metal”, prefiero las Vans antes que las J'hayber.