Skull Fist – Paid in Full

Nuestra Nota


8 / 10

Ficha técnica

Publicado el 22 de abril de 2022
Discográfica: Atomic Fire Records
 
Componentes:
Zach Slaughter – Voz, guitarra
Casey Slade – Bajo, coros
JJ Tartaglia – Batería

Temas

1. Paid in Full (5:34)
2. Long Live the Fist (3:41)
3. Crush, Kill, Destroy (4:13)
4. Blackout (4:59)
5. Madman (3:38)
6. For the Last Time (4:02)
7. Heaver Than Metal (3:37)
8. Warrior of the North (3:47)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Skull Fist – Paid in Full
Todos los discos de Skull Fist – Paid in Full en Amazon


Vivimos unos tiempos en los que abusamos del término “retro”, pero necesitamos de etiquetas para poder definir las cosas. Skull Fist es un heavy metal tradicional y añejo, pero innegablemente posee una calidad asombrosa y la figura de Zach Slaughter es realmente grande, liderando este trío canadiense. No hay grandes pretensiones más allá de hacer heavy metal tradicional, y sí, cada disco que editan, más te convencen, que, este híbrido entre los Scorpions de los 70, NWOBHM y power metal americano de los 80, engancha como pocos.

En poco más de media hora te tienen satisfecho con un heavy metal de época muy marcado y de mucha calidad. La homónima “Paid in Full” de inicio no es lo más rutilante, pero sirve bien para poner puntos sobre las íes. El trío marca tempos, suenan a medio tiempo, con mucha profundidad y te dejan claro que Zach Slaughter es un privilegiado en lo vocal. A media canción cambia el tempo, aparece el estribillo y empiezan los solos del líder junto al doble bombo de JJ Tartaglia.

“Long Live the Fist” suena a los Scorpions de los 70 por el timbre de voz de Zach, pero es un material más netamente metalero. Solo de inspiración clásica y mucha clase en el terreno instrumental. “Heavier Than Metal” es un título casi paródico, pero es una lluvia de hachas forradas de tachuelas capaz de hacerte alzar el puño. Agudos irritantes a los que Zach llega sin esfuerzo y juegos de guitarras dobladas impresionantes.

En “Warrior of the North” hay total protagonismo de una base rítmica en modo locomotora y volvemos a esa sensación Scorps aderezada con toques Slough Feg, Cage o Grim Reaper. No hay tema flojo por mucho que jueguen entre tanta combinatoria de tópicos literarios, y es que incluso te pueden llegar a hacerte pensar en algo tan grande como Grand Magus.

La machacona “Crush, Kill, Destroy” vuelve a demostrarte que el timbre de Zach es muy Klaus Meine. Riffs entrecortados y unos versos repletos de fuerza que desembocan en puente y estribillo demoledores. Instrumentalmente hay muchos detalles y Casey Slade con su bajo comanda las canciones con clase y potencia. “Blackout” suena a quien esperas por este título y hay un festival de guitarras dobladas que impresionan. Hay una especie de parón muy épico y efectivo dando aires hímnicos.

Bajan pulsaciones en “Madman” para volver a dar en el blanco, dando variedad y amplitud a un disco realmente corto, pues estamos hablando de ocho temas sólo. Es un medio tiempo con muchos arreglos de guitarra y de buenas sensaciones. Completan la obra con esa cabalgada titulada “For the Last Time”. Entronca con su pasado más inmediato y con lo que venían haciendo en sus anteriores plásticos.

El trío canadiense se sobrepone a las bajas y factura un disco brillante de puro heavy metal del de toda la vida. Es impresionante lo fresco y adictivo que puede llegar a ser por mucho que jueguen con las cartas marcadas y que puedan llegar a ser previsibles. Han mutado un poco su sonido y no buscan tanta velocidad, tanto speed metal ni agudos imposibles en todas las canciones. Aquí reside una de las claves de este gran Paid in Full… Ganazas de verles ya en directo en una sala pequeña y con show completo.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 1053 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.