Crónica y fotos del concierto de Sick of It All + Good Riddance + Blowfuse - Sala Razzmatazz 2 (Barcelona), 23 de abril de 2019

Sick of It All coronan el Sant Jordi más punk

Datos del Concierto

Bandas:
Sick of It All + Good Riddance + Blowfuse
 
Fecha: 23 de abril de 2019
Lugar: Sala Razzmatazz 2 (Barcelona)
Promotora: HFMN Crew
Asistencia aproximada: 350 personas

Fotos

Fotos por Xavi Arqués

Triple cartel representativo de gran parte de las grandes vertientes del punk rock para una Barcelona que respondió a medio gas puesto que la sala Razz 2 iba con telón y una sola barra funcional. Eso provocó poco espacio para el formato de media sala y más cuando el público de punk-hardcore es de lo más participativo y entregado. Así sucedió, y todo en un día tan especial para Barcelona como es el de su patrón: Sant Jordi. Guardamos el libro y la rosa y sacamos la cerveza y la cresta para despertar al dragón y rematarlo con cuatro (sí, cuatro) conciertos.

Blowfuse hacen saltar los plomos de la Razz 2

La gente fue llegando en cuentagotas a la sala pero los Blowfuse ya habían empezado, contentos de estar allí. Últimamente no se pierden una, y es un placer. Y más cuando llevas un discazo bajo el brazo que lleva Daily Ritual por título. El hombre boca-debajo de su portada estuvo representado en un maniquí y el grupo arremetió de lo lindo con “Dreams”. Si Blowfuse hubieran salido en los 90 se comían el mundo… Impresionante demostración de entrega y todo el repertorio de clichés escénicos de los grupos de harcore melódico californiano. Grandes coros, muy bien armonizados, y mucho carisma por parte de un Óscar Puig simpático y entonado. Temas como “Bad Thoughts” tienen madera de himnos y derroches de energía como “Outta My Head” hicieron que las primeras filas se volvieran locas. Hubo saltos desde el escenario, espontáneos, y otros preparados por la propia banda, para convencer luego a todos los presentes con canciones como “Change Your Mind”. Enorme futuro y extra de actividad para una banda joven que arrolla en disco y sobre las tablas.

Lección de profesionalidad de Good Riddance

La profesionalidad y entrega de Good Riddance fue ejemplar. Nunca les había visto en directo a pesar de que Russ Rankin siempre me ha parecido un jefazo de la escena. Musicalmente me sorprendió que sonaran más cercanos al punk clásico que no al punk californiano de los 90, habiendo empezado ellos en esa zona concreta. Eso dice mucho de la personalidad del combo que hizo disfrutar a un público con temas como “Weight of the World” o “Half Measures”. La olla tuvo máxima efervescencia en temas como “Mother Superior” o “West End Memorial”. Pura entrega de un Rankin con su pelo rubio de pote acompañado por una solvente banda. Vasos de cerveza volando refrescaron el escenario mientras “Without Anger” hacía que la gente subiese para saltar. Gruesos riffs y una espectacular precisión en la base rítmica que se alargó hasta el final de a velada con “Jeannie” y “Libertine”. El final lo puso la explícita “Shit-Talking Capitalists”. Impresionante lección de lo que tiene que hacer una banda telonera.

Sick of It All nos hacen poner “cara de odio”

Artesanos del género y auténticos punta de espada del hardcore NY. Nunca defraudan y esta vez, en Barcelona, tampoco iba a suceder. Los hermanos Koller demostraron el por qué son una institución. Hora y diez minutos de caras de odio y música aplastante con un público tan entregado como participativo. El chupinazo fue “Take the Night Off” y pronto fueron cayendo los temas de Wake the Sleeping Dragon! Como “Inner Vision” o “Self Important Shithead”. La nueva obra tiene temas que huelen a clásicos y a no abandonar los escenarios en muchos años. No hubo pausa y todos nos quedamos embobados con un Lou Koller que hasta se preocupó de los aterrizajes forzosos de los crowdsurfers y los stage divers. A ritmo de “Clobberin’ Time” y “Us vs. Them” la gente se volvió loca. Son clásicos en los que se invita a cantar y saltar. El hermano Pete es todo un ciclón a la guitarra, pero el otro pilar del grupo es Craig Setari . Pura presencia para acompañar cortes como “Injustice System” y “Machete”.

La agresividad sónica estuvo representada por “Road Less Treveled” y “Friends like You”, pero si hubo un momento espectacular este fue el de “Sanctuary”, rotunda y muy sentida en su interpretación. La movilidad escénica se había instalado en “Wake Up the Sleeping Dragon” y en “My Life” para continuar luego con “Death or Jail” y “Uprising Nation”. Uno de los grandes triunfos del nuevo disco es el haberse acercado al himno-hooliganista con “Bull’s Anthem”. En la próxima gira estoy seguro que la gente se habrá aprendido la letra y que será una auténtica fiesta. “Busted” y “Braveheart siempre funcionan por lo que ya estábamos en el tramo final en el que lucieron “Scratch the Surface” y una festiva “Step Down”. Temas escupidos con rabia, muy sudados y trabajados, aunque la sala de máquinas desbocada que fue el público merece también su parte de mérito, yendo desde el circle pit al Wall of death.

Gran noche de punk variado a la que le quedaban los postres… al parecer, y con la misma entrada, en la Rocksound, se hacía otro concierto con gente de los mismos Sick of It All y Good Riddance. Otro proyecto al cual decliné mi asistencia ya pensando en el día posterior. No sé si se llegó a hacer dicho concierto, pero os puedo asegurar que Russ Rankin se fue de paseo hasta la puerta del Rocksound. Y allí continuó el Sant Jordi más punky que se recuerda en la ciudad condal. Despertaron al dragón y le remataron hasta cuatro veces.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 96 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.