Shining – Animal

Nuestra Nota


6.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 19 de octubre de 2018
Discográfica: Spinefarm U.K. Records
 
Componentes:
Jørgen Munkeby - Voz, guitarra
Håkon Sagen - Guitarra
Ole Vistness - Bajo
Tobias Ørnes Andersen - Batería
Eirik Tovsrud Knutsen - Teclados

Temas

1. Take Me (3:33)
2. Animal (3:33)
3. My Church (3:36)
4. Fight Song (3:50)
5. When the Lights Go Out (3:40)
6. Smash it Up! (3:24)
7. When I’m Gone (3:43)
8. Everything Dies (3:50)
9. End (4:23)
10. Hole in the Sky (feat. Linnea Dale) (4:03)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Shining – Animal
Todos los discos de Shining en Amazon


Cuando una banda es capaz de crear un sonido y un estilo como lo han hecho a lo largo de veinte años los noruegos Shining, nosotros como fans o seguidores de la banda tan solo podemos aplaudir y mostrar nuestro más sincero cariño y , por supuesto, mostrar agradecimiento. Pero toda historia puede tener un tropiezo y también puede tener final, aquí y ahora los noruegos han roto con su propuesta, sonido, imagen y se han lanzado a por otro público que dista leguas entre el que ha llegado a adorar tan ecléctica banda y el nuevo público al que destinan su presente y su futuro.

Shining, de la mano de su líder y multi-instrumentista Jorgen Munkeby logró crear una ecléctica fusión de metal oscuro y jazz, sus álbumes iban ganando adeptos y su estilo parecía no recalar en las modas pasajeras, pues la vanguarda musical no acostumbra a beber del mainstream sino más bien todo lo contrario. A partir de 2007 y tras tres trabajos iniciales de posicionamiento e investigación musical llegó la evolución con Grindstone (2007), se reafirmaron con el impecable Blackjazz (2010), álbum que acabó dando nombre a tan suculenta propuesta de fusión, y se reafirmaron con One One One (2013), un álbum algo menos inspirado que sus dos predecesores pero que acabó de ganarse el corazón de el público. En 2015 llegó el primer paso en falso, mínimo pero suficiente para hacer cuentas y repasar, en International Blackjazz Society (2015) los noruegos filtrearon con el metal industrial con sonidos más alternativos, el resultado no agradó demasiado pese a contener en él la base blackjazz patentada.

Tras estos casi veinte años la banda quería un cambio de sonido sin las medias tintas que acabó suponiendo International Blackjazz Society hace tres años, un cambio en el que el saxofón, el elemento más querido por el público, ha sido desplazado totalmente por unos teclados estandarizados. La batería se ha vuelto simplona para alguien del nivel de Tobias Ornes Andersen, y en lo que respecta a las voces de Jorgen Munkeby, hablan por si solas, valga la redundancia. Cuando una banda de tanta calidad necesita tratar tanto la producción es señal de que algo no encaja, y es que en Animal, pocas cosas encajan.

Estaba cansado de hacer lo mismo, terminé con Blackjazz y quiería crear algo nuevo y emocionante, necesitaba un cambio. Estoy en el punto en el que no tengo nada que perder y mucho que ganar. Este nuevo disco es más Muse que Meshuggah, más Ghost que Gojira y más Biffy Clyro que Burzum.

Así presentaba Jorgen Munkeby Animal, y la verdad es que no iba nada desencaminado en las comparaciones, pero si en “no tengo nada que perder”, pues perder la capacidad de mejorar su blackjazz en vez de querer parecerse a Five Finger Death Punch o Papa Roach hace que su prestigio en el complicado mundo del metal vanguardista decaiga y el público de este mundo acostumbra a hacer de ídolos villanos.

En Animal las voces siempre acertadas y potentes de Munkeby se ocultan bajo capas de distorsión robótica, los teclados cobran demasiado protagonismo, el uso de sintetizadores es abarrotador, la batería totalmente desconocido y los riffs de guitarra demasiado simples. Pese a todo esto, el disco contiene algún que otro tema interesante. “Take me” abre el disco de forma optimista, “My Church” retoma la energía olvidada e introduce algo nuevo como es la pegajosidad, los temas de Animal se pegan y a veces es difícil sacarlos de tu cabeza. “My Church” arranca con un omnipresente órgano que da paso a unos frenéticos tambores. “Fight Song” peca del uso de los sintetizadores pero acaba sonando épica. “Animal” también es un buen tema muy rock’n’rollero que muestra perfectamente el nuevo camino que emprende Shining mientras que “Hole in the Sky” con la colaboración de la cantante pop noruega Linnea Dale redondea un trabajo optimista pero poco acertado hasta en misma la portada.

Beto Lagarda
Sobre Beto Lagarda 329 Artículos
Rock en todas sus extensiones