Crónica y fotos del concierto de ReDimoni + Hwæder - Sala Rocksound (Barcelona), 21 de agosto de 2020

ReDimoni y Hwæder traen las tinieblas a la Rocksound en una noche de black metal

Datos del Concierto

Bandas:
ReDimoni + Hwæder
 
Fecha: 21 de agosto de 2020
Lugar: Sala Rocksound (Barcelona)
Promotora: Octopuss Prods.
Asistencia aproximada: 30 + 30 personas

Fotos

Fotos por Irene Vernedas

Hacía ya un buen tiempo desde que puse un pie en una sala para presenciar un concierto en condiciones, y la verdad es que ya se empezaba a hacer de rogar con el tema del Covid-666. El hecho de que las salas vayan abriendo de nuevo poco a poco, poniendo facilidades a las bandas locales, pequeñas y no tan pequeñas, y dándoles una oportunidad de crecer en estos tiempos tan inciertos, es sin duda un soplo de aire fresco, y algo que no hay que desaprovechar, así que en cuanto me enteré de que ReDimoni y Hwæder iban a tocar compartiendo cartel en la sala Rocksound, no me planteé ni dos segundos en tirarme de cabeza y asistir a tal espectáculo.

El evento consistía de dos pases, cada uno para ver a ambas bandas, pero con un aforo limitado a 30 personas, las cuales deberían llevar mascarilla y respetar, en la medida de lo posible, las distancias de seguridad. Los pases se dividirían en sesiones de dos horas; el primero de 20:00 a 22:00 (al que asistí), y el segundo, de 22:00 a 00:00.

Así pues, se abrían las puertas de la Rocksound, puntuales como un clavo a las 19:30, y poco después empezaban a blasfemar los sensacionales ReDimoni.

ReDimoni

El show empezó fuerte con el título “Infernal”, que abre su álbum debut Into the Coiling Arms of Mayhem, brutal y feroz, con un aire Black Thrash que nos dejó a todos tiritando, a la espera de más.

La banda arremetió con «To the Gallows», «Crawling Ghouls» y «Terminating Rain», tres temazos con riffeo intenso y potente, destilando ira a cada segundo. La agresión era constante, y sin duda ReDimoni se estaba dejando la piel en el escenario.

Después siguieron tres temas seguidos de su último álbum Standing Before The end of Time, estos fueron «Cast Into the Valley of Hinnon», «Journey to the Netherworld» y «Pragmatic Sorcery», y tengo que decir que sonaron francamente bien, las guitarras sonaban afiladas, la voz era chirriante y desgarradora (Cesc y Carles se pasaban el relevo en la voz con suma maestría, y ambos ponían los pelos de punta), el bajo también sonaba de estruendo, y la batería era un machaque constante.

La locura siguió con «Sovereign of the Great Beyond» y a ReDimoni sin duda aún le quedaba mucha tralla por repartir, y aquello cada vez se encendía más y más; Cruces invertidas, músicos bajando del escenario, y una vez más, volvían a dar un repaso a The Onset of Chaos, tocando los tres temazos del disco «Metalheart», «Set Fire to Their Lands» y «Defenestration», y es que en general, este pedazo de bolo que ofrecieron, sirvió de repasada retrospectiva a todos sus trabajos, sacando los mejores temazos de todos y cada uno de ellos.

Se acercaba el final, así que ReDimoni se puso manos a la obra, y dio el empujón final con «Nail Maniac», feroz y brutal, seguido de un «The Seven Plagues Unleashed», devastando todo a su paso cual apisonadora, para finalmente, despedirse con su mítico «Desperta Ferro» y un espectacular «Lords of Pestilence», dando por profanada la Rocksound.

Setlist de ReDimoni:

Infernal
To the Gallows
Crawling Ghouls
Terminating Rain
Cast Into the Valley of Hinnon
Journey to the Netherworld
Pragmatic Sorcery
Soverighn of the Great Beyond
Metalheart
Set Fire to Their Lands
Defenestration
Nail Maniac
The Seven Plagues Unleashed
Desperta Ferro
Lords of Pestilence

Hwæder

Al poco rato de terminar Redimoni, las bandas empezaron a realizar el cambio de instrumentos para dar paso a Hwæder, que presentaba en directo, por segunda vez, su álbum debut Of Murk Skies and Withering Mountains. Además, en este concierto, debutaba F.Bat a las voces, y yo estaba ansioso por ver su desempeño en el escenario, ya que tuve la suerte de verlo en el primer concierto de la banda en el Ceferino, compartiendo micrófono con Uruk (ahora ex cantante de Hwæder y de Virium) durante «Death of November» y la verdad es que quedé acojonado con los shrieks que soltaba, así que la cosa prometía bastante. Definitivamente, en esta ocasión, se guardó lo mejor para el final.

Además, es una banda que en general creo que tiene aún muchísimo por ofrecer, y que aún siendo una banda joven, sus integrantes tienen ya una buena experiencia acumulada sobre los escenarios, y eso es algo que se nota en la profesionalidad y calidad de sus actuales directos.

Es un hecho que Hwæder está creciendo y expandiéndose a muy buen ritmo, cada vez llegando a más y más gente, que recibe el proyecto con los brazos abiertos, y no es para menos, ya que su propuesta de black metal/post black atmosférico es realmente interesante, atractiva, y bastante única. Un proyecto con personalidad y estilos propios, en los que el oyente puede indagar, tanto en la música como en las letras, para llegar a destilar lo que la banda intenta transmitir.

Dagon V.S. empezaba a calentar el ambiente con el loop inicial de «R.I.P. (Leaden, Forgotten)», que poco a poco llevaría hasta el clímax absoluto con el sensacional solo introductorio del tema. No llevaban ni cinco minutos de directo que ya se me habían ganado, tanto a mi, como a muchos otros en la sala.

El sonido era prístino, y todo se escuchaba a la perfección con una definición increíble. La guitarra era afilada y cortante, el bajo de Guv Chloroform rellenaba el ambiente con una potencia y un punch que daba miedo. XVI tampoco tardó mucho en demostrar de lo que era capaz, y no puedo decir mucho más allá de que es una puta bestia de la percusión con una ejecución impecable.

Por último nos queda la última pieza del puzzle, y es que yo ya me esperaba que F.Bat fuese a dar caña, pero me cago en la puta, quedarse sentado de culo es poco. Pocas veces he visto a alguien que le ponga tanta emoción y tantas ganas a las voces como este hombre. Realmente vive y siente lo que recita, y eso es algo que se agradece muchísimo, sobretodo en un proyecto como este, donde priman las emociones que la música causa sobre sus oyentes. Sin duda la banda ha dado con el candidato perfecto, podemos decir con orgullo y satisfacción que esta es la nueva voz de Hwæder.

Después de la grandiosa introducción que fue “R.I.P (Leaden, forgotten…)” la banda enlaza con un impoluto “Inside the Maze of Crystal Castle”, tema que le da la etiqueta de black metal a este grupo. Riffeo intenso, oscuro y toneladas y toneladas de trémolo, blast beats a punta pala y unas voces bien desgarradoras. Hwæder no hacía más que subir el jodido listón.

A continuación, se hizo una pequeña pausa para presentar lo que según mi opinión es uno de los mejores temas del álbum: «Tardor eterna». Tengo especial cariño a este tema, ya que tanto su letra como su música resonaron en lo más profundo de mí cuando lo escuché por primera vez. Pelos de gallina durante toda la ejecución, pero sin duda, lo que más estuve esperando, fue su solo. Me encanta el hecho de que lo que ha compuesto Dagon para las guitarras de este proyecto no se parece en absolutamente nada a lo que haya podido escuchar con anterioridad, y es que su estilo es innegablemente único y especial.

Este solo es todo un festival de emoción, bendings, armónicos y despliegue técnico, y Dagon se mostró preciso como un reloj suizo.

Seguía «Paràsits sobre la pell de la Mare Terra», cual tormenta oscura y furiosa desatada sobre todos nosotros, motivada por el daño que le infligimos a diario a nuestra omnipresente (y aún así, a veces tan olvidada) madre tierra, de la que todos venimos (y a la que todos volveremos).

Una vez hubieron terminado, la banda hizo una pequeña pausa para presentar el plato fuerte de la noche, y es que Uruk se había presentado, para esta vez compartir, él, micrófono con F.Bat, de nuevo para cantar a doble voz «Death of November» igual que en su primer directo. Mi segundo tema favorito del álbum sin lugar a dudas, emotivo, desgarrador y melancólico. Me dejé el cuello coreando este pedazo de temazo.

Finalmente, la banda se despidió con «Només l’odi em queda», el tema sin duda más depresivo del LP, aunque también uno de los temas con los que la banda pudo entregar más intensidad y sentimiento, escupiendo rabia y melancolía a cada frase, poniendo así fin a una grandiosa noche dominada por la escena local, y haciendo reinar el silencio absoluto al desvanecerse la última nota.

Una banda auténtica y única en todos los sentidos, que justo acaba de empezar su carrera, pero que tiene todo en su mano para llegar tan lejos como se proponga, por su personalidad y estilo propios, y por la gran calidad del arte que ofrecen, y a la que estaré encantado de apoyar y acompañar en lo que me sea posible en el futuro.

Setlist Hwæder:

R.I.P. (Leaden, Forgotten…)
Inside the Maze of Crystal Castle
Tardor eterna
Paràsits a la pell de la Mare Terra
Death of November
Només l’odi em queda