Crónica y fotos del concierto de Kingdom of Madness + Jaime Kyle + Gabrielle de Val - Sala Upload (Barcelona), 11 de abril de 2024

¿Puede una banda de versiones superar al grupo tributado? Kingdom of Madness replica a los mejores Magnum en la Upload

Datos del Concierto

Bandas:
Kingdom of Madness + Jaime Kyle + Gabrielle de Val
 
Fecha: 11 de abril de 2024
Lugar: Sala Upload (Barcelona)
Promotora: Roll the DIce
Asistencia aproximada: 200 personas

Fotos

Fotos por Ray Molinari

Noche de extrañas sensaciones y de momentos maravillosos, especialmente por parte de la banda principal, y a pesar de que uno no sabe realmente qué son y qué pueden llegar a ser… son ampliamente disfrutables. Puedes llegar a ver a Kingom of Madness como un grupo tributo, pero no lo son ni por asomo, pues aquí están los miembros que formaron parte de los Magnum de sus años de gloria. Y es que no hay pregrabados en directo y son hasta siete musicazos elevando la música de un grupo que ha dejado de existir tras la muerte de Tony Clarkin, por lo que no sabemos si Bob Catley se verá con fuerzas de tirar el proyecto adelante. Pero lo que de verdad te descoloca es que servidor disfrutó más de Kingdom of Madness que de los Magnum en su última venida por estas tierras…

Jaime Kyle y Gabrielle de Val no tienen su noche como teloneros

Pero la noche tuvo muchas más anécdotas, y de todo tipo, como el hecho de que la vocalista Jaime Kyle se encontrara indispuesta y que tuviera que abandonar el escenario tras tres temas, en los que ya vimos que su voz no estaba en condiciones. Esa misma banda fue la que acompañó a Gabrielle de Val. Desgraciadamente para la chica la cosa no estuvo a la altura de los discos a pesar de que el grupo fue de menos a más. Pudimos ver en la formación al bajista de Gurü, y a pesar de la buena voluntad, la cosa no despegó en ningún momento. Quinteto con teclista y declarados fans del hard rock y A.O.R. destacando el buen hacer de su baterista Javier.

Hay en su música elementos muy Journey y se atrevieron a ir a por la versión del “Moonlight Shadow” de Mike Oldfield con claras imprecisiones por parte de su guitarrista. Han estado tocando en Japón y hay buenos mimbres, pero ni la noche ni el público llevaron a la banda en volandas. La cosa avanzó, con muchos teclados y el quinteto finalmente pudo demostrar su valía en “Let’s Get Something Started” dejando el pabellón alto. Tenderemos que volverles a ver en mejores condiciones. La desangelada sala sabía a lo que venía y sólo lo dio todo por el grupo principal.

Kingdom of Madness replican a los Magnum de su era dorada en la Upload

Siete veteranos músicos tomaron la escena con dos cantantes y dos teclistas rebosando clase a borbotones. “Changes” nos puso a todos en solfa descubriendo allí que su nuevo cantante no es de los que se maquean para la epicidad de lo que suena. Vestía una camiseta de Tesseract y utilizaba un micro de época. Sonó todo a gloria y el disfrute fue global ya desde el inicio. La mezcla ganadora de hard rock con progresivo se hizo carne con “Back to Earth” y Stanway (que cada día se parece más a Michael Monroe) estaba de líder en el segundo plano. Chris es puro feeling y “Just like an Arrow” nos hizo flotar con esa gran Mo Birch a los coros. Mark presentó “Wild Swan” que quedaría fundida con “The Prize” y la elegancia fue patente, con un sonido pulcro y una banda que estaba disfrutando en escena.

Todo sonaba espectacular y cabe remarcar el papel fundamental y la precisión en los solos de guitarra de Alan Bell. Rapidez, clase y presencia. La veteranía es un grado y esos coros de hasta cinco músicos acompañando a Chris fueron todo un lujo además de esos cuidados detalles como las percusiones de Mo en “Need a lot of Love” o alguna pandereta. Ella le daba un plus al directo, vestida de leopardo y tras sus gafas de sol. Su momento culminante fue la fundamental “Les Morts Dansant” alternando, a veces, el papel de solista con Chris. A nivel instrumental todo fue rotundo, y ya en “Love’s a Stranger”, apareció la flauta travesera de un enorme Richard Bailey. Son detalles de peso importantes, y aunque esté mal comparar, digamos que los Magnum no pueden recrear en directo estas cosas a día de hoy.

Un gran Mark Stanway presentó “Rockin Chair” como un tema de los 90 y la verdad es que fue otro de los grandes momentos de la noche con la Birch dándole al cencerro. Excepcional solo de guitarra para dar paso luego a “Soldiers of the Line”, otra de las más esperadas y con el plus de que fue cantada a dúo. Gran concierto y fiesta absoluta con ese estribillo coreable que te proporciona el “Only in America”. Incluyó el tema los solos integrados de bajo por parte de Brian Badhams y en la batería, gentileza de un enorme Micky Barker. Grandes luego en el ritmo caballuno de “Midnight (You Won’t Be Sleeping)” dejando a una Mo que estuvo rotunda en los tonos altos y tónicos y adoleciendo de los átonos, justo en los que Bob Catley sigue siendo leyenda incluso a día de hoy.

Precioso el momento de “On a Storyteller’s Night” y locura absoluta en ese clasicazo que es “Kingdom of Madness”, que me sigue pareciendo la mejor canción de Magnum. Chris tuvo grandes momentos en los que modulaba su voz a su antojo y bajaba a las primeras filas para notar el cariño de los presentes. Detalles de flauta por parte de un Richard Bailey y momentos absolutamente teatrales por parte de todo el grupo. “Kingdom of Madness” fue lo mejor de la noche, de inspiración totalmente Kansas y de punch muy británico incluyendo un doble bombo potente por parte de Barker.

Incluyeron un par de bises con Mo de vocalista en “The Light Burned Out” y una sentida “Sacred Hour” con ese riff de base tan reconocible. Más de hora y media de disfrute con un grupo de lujo que es una especie de banda tributo, pero no lo es, que suena mejor que el grupo actual, que no existe, y que todos han sido miembros de Magnum, pero que no se pueden llamar así. Es difícil explicar qué es Kingdom of Madness, así que lo definimos como un grupazo que replica Magnum con música en mayúsculas. No había mucha gente, pero salimos todos encantados, que es lo que cuenta.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 1370 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.