Crónica y fotos del Leyendas del Rock 2022 - Polideportivo Municipal de Villena (Villena), 3 de agosto de 2022

Leyendas del Rock 2022 (I): Powerwolf encabezan la fiesta de bienvenida más grande en la historia del festival

Datos del Concierto

Leyendas del Rock 2022

Bandas:
Powerwolf + Ñu + Obús + Legion + El Drogas + Saurom + Mojinos Escozíos + Porretas + Lándevir + Celtian
 
Fecha: 3 de agosto de 2022
Lugar: Polideportivo Municipal de Villena (Villena)
Promotora: Sufriendo & Gozando
Asistencia aproximada: 16.000 personas

Fotos

Fotos por Alfredo M. Geisse

Es imposible pensar en un verano festivalero en nuestro país sin el Leyendas del Rock. Uno de los mayores festivales de metal y más longevos, que este año ha celebrado su decimoquinta edición. Nosotros estuvimos allí y os vamos a contar la experiencia en cuatro artículos (uno para cada día), empezando por la gran fiesta de bienvenida del miércoles.

Normalmente, este primer día era gratuito para todo aquel que quisiera acercarse, y tenía un cartel más modesto, siendo la gran mayoría de bandas nacionales. Después de estos años pandémicos, parece que los festivales han vuelto más fuertes que nunca, añadiendo días a su programación. El Leyendas no ha sido una excepción, y por primera vez contamos en la fiesta de bienvenida con un cabeza de cartel al nivel de los otros días de festival. Nada menos que los alemanes Powerwolf eran los encargados de inaugurar una jornada en la que el resto del cartel sí estuvo formado por bandas nacionales.

La cantidad de actuaciones también aumentó respecto a otros años, la primera de las cuales empezó a las 15:00 para acabar a las 3:00 de la madrugada, convirtiéndose prácticamente en otro día completo de festival. Con este crecimiento, era de esperar que esta fiesta no fuera gratuita, pero el precio que tenía era sin duda muy asequible dada la cantidad y calidad de las bandas.

Aprovecharé también este primer artículo para comentar algunos aspectos que hacen único este festival.

Por todos es sabido, que el sol y el calor son inseparables del Leyendas, y cuanto más años pasan, más cierto es. Sin embargo, los escenarios principales están situados de forma que el sol se pone por detrás de ellos, proporcionando un espacio de sombra en el que ya es posible refugiarse durante los primeros conciertos. Además, es habitual que se formen corrientes de aire en la pista que vienen como agua de mayo. La gran carpa que alberga la barra principal también sirve para lidiar con este calor. El escenario dedicado a Mark Reale, que estuvo operativo a partir del segundo día, está situado en una pista cubierta, de modo que la sombra es total.

Fuera del festival, el problema del calor se hace patente en la acampada. Es casi obligado levantarse a las nueve si estamos acampados bajo ese sol, pues las tiendas se convierten en pequeños hornos. Por suerte, desde hace unas ediciones, existe la posibilidad de comprar el acceso  al camping con sombra por la modesta suma de 15€. Ganas prácticamente dos horas más de sueño (bastante necesarias cuando se va de festival) antes de que la tienda se caliente. El enorme terreno donde se sitúan los campings sirve también de aparcamiento, así que no hay que romperse la cabeza para encontrar sitio.

Los más rápidos también pudieron disfrutar de la piscina del polideportivo, que permanece abierta hasta la tarde y es de lo mejor para pasar el día bien fresco. Normal que los pases se agoten cuando aún faltan meses para el festival.

El tema del dinero no se suele tocar mucho en este tipo de crónicas, pero estoy seguro de que también es de interés general. Este año, los precios de la bebida y la comida han sufrido subidas generalizadas en todos los festivales, por los diferentes motivos que todos sabéis. En el caso del Leyendas, que siempre ha hecho gala de sus precios populares, la caña de cerveza ha subido de dos a tres euros. Al menos, algunas consumiciones como el agua o el patxaran mantenían el precio pre-pandémico, algo que se agradece. En la misma barra, también ofrecían bocadillos a cinco euros y empanadas a dos. La verdad es que no he visto precios como estos en ningún otro festival por la comida. También tuvimos a nuestra disposición numerosos puestos y food trucks, con precios más razonables que los que se encuentran en otros festivales.

Para incentivar el reciclaje y mantener el recinto limpio, la organización lleva años dando la posibilidad de cambiar 20 vasos vacíos grandes o 30 pequeños por una consumición. Es bastante divertido ver a los más carroñeros con torres de vasos más altas que un pívot de la NBA. Comprobamos que la iniciativa funciona bastante bien, aunque algún contenedor más no le vendría mal al recinto, para lidiar con los otros tipos de envases.

Otros detalles que son de agradecer: los vasos oficiales del festival son opcionales, cada token equivale a 1€, con lo que no tienes que estar contando cada vez que ves un precio, y es posible entrar comida de fuera y agua sin que te quiten el tapón en la entrada. El hecho que estas características sean únicas del Leyendas es un poco deprimente, pues este tipo de comodidades demuestran un respeto hacia el fan que hace posible la existencia de estos festivales, y en mi opinión deberían ser la norma también en los demás.

Dicho esto, vamos a hablar un poco de música.

Pistoletazo de salida con Celtian y Landevir

Salimos por la mañana de tierras vallesanas, pero un par de imprevistos nos retrasaron un poco, y llegamos cuando los Porretas estaban en medio de su actuación. Con tantas bandas en el cartel de la fiesta de bienvenida, esta había abierto puertas a las 14:00, a diferencia de otros años que abrían a media tarde. Previamente, habían tocado Celtian Landevir, ambos haciendo gala de su folk metal en castellano. Aunque no los vimos, si lo hizo nuestro amigo Alfredo Geisse, que nos ha proporcionado los fotones que veis en el día de hoy.

Combatiendo el calor con Los Porretas

El cuarteto de Hortaleza repartió una buena dosis de su rock duro con actitud punki. Sonaron piezas icónicas como «Y aún arde Madrid», «Jodido futuro», o «Porretas», con la que se despedían de un público bastante numeroso a pesar del calor que hacía. Por supuesto, su tema más conocido, «Marihuana» fue el más coreado de su set.

Pajarillo, El Bode, Manolo y Luís siguen a todo gas, y en pocos años van a poder celebrar el 40º Aniversario del inicio de su banda. ¡Y que sean muchos más!

El gran regreso de Legion brilla en el Leyendas

El concierto de Legion era uno de los más esperados del día. Los pioneros del thrash en nuestro país han vuelto a la actividad después de muchos años con una nueva alineación que incluye a los miembros fundadores Jonathan Dolcet y Quimi Montañés. Siendo el grupo más cañero del día, había ganas de que nos dieran una buena sacudida con los temas de sus tres discos de estudio, publicados ya hace unos 30 años.

Delante de un público ya bastante numeroso, descargaron canciones como «Lethal Liberty» o «Beyond Betrayal» con una gran solvencia, y más si tenemos en cuenta todos los años que no han estado en activo. La versión de «We Will Rock You» nos pilló a unos cuantos por sorpresa, no es un cover que te esperes de un grupo de thrash, y la llevan suficientemente a su terreno como para disfrutarla como una más de las suyas.

Después de un breve parón, salían para acabar con la potente «They Call me War», su también particular versión de «Rebel Yell» de Billy Idol, y un «Possessed» que acababa de rematar la actuación.

Setlist Legion:

Lethal Liberty
Dark Force
Beyond Betrayal
Eternal Youth
A Matter of Greed
We Will Rock You (Queen cover)
Mili K.K.
They Call Me War
Level Yell (Billy Idol cover)
Possessed

Obús siguen sólidos aunque pasen los años

Inmediatamente, en el escenario adyacente, empezaba la actuación de Obús con un doble bombo a toda máquina. Fortu salía luciendo una camiseta de Motörhead y animando al personal con muchas ganas. ¡Jamás habría pensado que ya está cerca de los setenta!

Clásicos de los madrileños como «Te visitará la muerte», «Va a estallar el Obús» o «Vamos muy bien», con la que cerraron, retumbaron en el polideportivo y fueron coreadas por el público que ya podía descansar bajo una buena sombra.

Setlist Obús:

Juego sucio
Necesito más
La raya
El que más
Te visitará la muerte
Que te jodan
Autopista
Pesadilla nuclear
Dinero, dinero
Va a estallar el obús
Vamos muy bien

El Drogas se hace con el público con una facilidad asombrosa

Sobra decir que El Drogas es toda una institución del rock duro y el punk en español. Su gira para celebrar los 40 años de Barricada pasaba también por esta fiesta de presentación del Leyendas. Confieso que soy poco conocedor de su carrera, pero… ¿Quién no ha escuchado esos temas tan míticos como son «No hay tregua» o «En blanco y negro»?

Por supuesto, esos hitazos de Barricada fueron los más coreados de la noche y cerraban la espectacular actuación de Enrique Villarreal y su banda. El carismático artista se ha sabido rodear de músicos llenos de talento, formando un equipo con un directo envidiable.

Setlist El Drogas:

En la silla eléctrica
Bahía de Pasaia
Frío (Manolo Tena cover)
Animal caliente
Víctima
La hora del carnaval
Todos mirando
Oveja negra
No hay tregua
Azulejo frío
En blanco y negro

Ñu se lucen con un espectáculo captivador

Acabado el recital de El Drogas, cambiábamos de escenario de nuevo para ver a los Ñu de José Carlos Molina. El único miembro original y dueño absoluto del grupo, empezaba al piano, para luego ir cambiando a guitarra, harmónica, y por supuesto, a la flauta travesera y a la voz. En temas como «No hay ningún loco» o «Manicomio», demostró su habilidad en el instrumento de viento, con esos fraseos y solos tan resultones. Sin duda es el elemento más singular de Ñu. La comparación con Jethro Tull es obvia y se ha hecho incontables veces, pero el estilo de Ñu es bastante más duro, fusionando esas influencias folk con heavy metal.

Los mejores momentos del show venían con algunas secciones instrumentales donde la flauta de Molina y el violín de Sara Ember tenían tiempo de volar libres y deleitarnos con sus melodías. Un gran ejemplo lo tuvimos en la versión de Leño «El Tren», que también sirvió de homenaje a Rosendo Mercado, que había formado parte de Ñu en sus inicios. La recta final llegó con la mágica «El flautista», la más rockera «La copa» y un «Más duro que nunca» que cerraba el concierto a toda potencia.

Setlist Ñu:

Algunos músicos fueron nosotros
Cruz de hierro
No hay ningún loco
La granja del loco
Celebración
Manicomio
Tocaba correr
El calor nublado
En ruta
Ella
Sé quién
El tren (Leño cover)
El flautista
La copa
Más duro que nunca

El punto álgido de la noche con Powerwolf y su espectacular producción

Llegaba el momento más esperado de la noche con el concierto de los alemanes Powerwolf. No era la primera vez que asaltaban el Leyendas del Rock, pues ya les pudimos ver en la edición de 2018, e hicieron una de las actuaciones más recordadas de ese año. La banda encabezada por Attila Dorn se ha convertido en un referente del metal actual y tiene uno de los directos más espectaculares, tanto a nivel musical como visual. No es de extrañar que ya figuren como cabezas de cartel en muchos festivales como este.

Cuentan ya con una dilatada discografía, y en sus conciertos predominan canciones de la época más moderna, aunque obviamente, los mejores cortes clásicos no pueden faltar. Empezaban con «Faster than the Flame» y la sabatonera «Incense & Iron«, para luego golpear con un par de clásicos como son «Army of the Night» y la tremenda «Amen & Attack». Attila estaba en muy buena forma, pero no le era fácil llegar a las notas más agudas de esta última, o de la posterior «Fire & Forgive». Ni los mejores vocalistas pueden evitar los estragos del tiempo, pero aún así, el frontman consigue dar un espectáculo brutal con su gran chorro de voz.

Antes de encarar «Armata Strigoi», pusieron a todo el polideportivo a cantar ese puente tan épico, y en «Werewolves of Armenia», Attila y el teclista Falk Maria dividían el público en dos para gritar el «Hu!, Ha!» de las estrofas. Es impresionante la facilidad que tienen para intereactuar con la audiencia y enganchar a la gente, y sus canciones extremadamente motivantes y pegadizas hacen casi imposible no dejarse llevar si te encuentras entre el público.

La contraparte es que muchos de sus temas acaban sonando muy parecidos, pero de todas maneras, el espectáculo es ameno y de todo menos aburrido. A cada año que pasa, suman elementos pirotécnicos y escénicos que se sincronizan perfectamente con la música. Matthew y Charles Greywolf parecen hermanos de verdad, con sus trajes y movimientos similares. Hasta llevan el mismo modelo de guitarra. Personalmente, echo en falta a un bajista en sus directos. Charles también toca el bajo en el estudio, pero en los conciertos recurren a bajos pregrabados en vez de contratar a un bajista.

Acababan con las imprescindibles «Sanctified With Dynamite» y «We Drink Your Blood», dejándonos con el cuello caliente en el que fue el concierto más coreable del festival.

Setlist Powerwolf:

Faster Than the Flame
Incense & Iron
Army of the Night
Amen & Attack
Dancing With the Dead
Armata Strigoi
Beast of Gévaudan
Stossgebet
Demons Are a Girl’s Best Friend
Fire and Forgive
Werewolves of Armenia
Blood for Blood (Faoladh)
Sanctified With Dynamite
We Drink Your Blood

Los Mojinos Escozíos y Saurom cierran un primer día muy completo

Terminado el recital de los lobos, era la hora de reírnos un poco con los Mojinos Escozíos. Una banda que aparece mucho por el festival, especialmente en las fiestas de bienvenida. Liderados por El Sevilla y sus monólogos, fueron dejando caer una ristra de temas festivos y graciosos a partes iguales. Nos hicimos unas buenas risas con las divertidas historias de «Eco», «Ya no me veo la pisha» o «Demasiao perro pa trabajá, demasiao carvo pal rocanró», esta última con un solo de batería de El Puto incluido.

Detrás de sus letras cachondas, desvergonzadas e irreverentes, hay una sólida banda de rock ‘n’ roll que nada tiene que envidiarles a las más «serias» de nuestras tierras. Unos cuantos clásicos que incluyeron «Al carajo», «Las niñas de la Saye», «La pastilla de jabón» y una inesperada «El corral». Se trata de una versión zoofílica de «La Grange» de ZZ Top, con solos de harmónica añadidos. ¡Cuando la descubrí pensé que no la escucharía jamás en directo! Cerraban con el «No vale pá ná», a la cola de un medley de estribillos coreables. Parece mentira como su material sigue siendo igual de efectivo después de tantos años. Chapó por ellos.

Saurom ofreció el último concierto del día, pero después del viaje y tantos conciertos seguidos, el cansancio se hacía notar, y nos despedíamos hasta la mañana siguiente.

Aleix Besolí
Sobre Aleix Besolí 154 Artículos
Hey, has llegado al final del artículo, ¡gracias! Me metí en esto del metal a los 14 años, y de concierto en concierto he ido descubriendo las bandas nacionales e internacionales que forman parte de este mundillo. Ahora aporto mi grano de arena a Science of Noise contando lo que pasa en los eventos de la zona y algunas novedades discográficas. También toco la guitarra y el bajo en algunos grupos de la escena local. Tengo los huevos pelaos de tocar en el Ceferino.