Obituary – Cause of Death: 30 años de su consolidación

Ficha técnica

Publicado el 19 de septiembre de 1990
Discográfica: Roadracer Records
 
Componentes:
John Tardy - Voz
James Murphy - Guitarra
Trevor Peres - Guitarra
Frank Watkins - Bajo
Donald Tardy - Batería

Temas

1. Infected (5:34)
2. Body Bag (5:48)
3. Chopped in Half (3:43)
4. Circle of the Tyrants (Celtic Frost cover) (4:24)
5. Dying (4:29)
6. Find the Arise (2:49)
7. Cause of Death (5:38)
8. Memories Remain (3:44)
9. Turned Inside Out (4:56)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Obituary – Cause of Death: 30 años de su consolidación
Todos los discos de Obituary en Amazon


La vida es cuestión de prioridades y justo hoy hace 40 días que no publico nada. Necesitaba un descanso mental tras casi tres años de estar al pie del cañón. Reestructurar las ideas y poner todo el empeño en otras cosas, ayuda sobre todo a dispersar la mente y no pensar en algo que lo haces como afición. Pero bueno, la excusa para volver no podría ser mejor y es que el segundo disco de los de Florida es un trabajo que personalmente me atrapó y me hizo tener otra visión de la música extrema.

Podría asegurar que Obituary fue el primer grupo de death metal que escuché en mi vida, aunque no fue con este disco. Fue con World Demise (1994) y bien, me fascinó. No conocía este estilo y me quedé prendado a la primera escucha. Tras un tiempo accedí a los trabajos anteriores y con este encontré la piedra filosofal (con mi ignorancia musical de tener 16 años) y también me sorprendió Slowly We Rot (1989) con esencia punk y mucha suciedad. Pero entremos de lleno en este Cause of Death que hoy cumple 30 años.

El inicio no podría ser mejor con «Infected» que nos trae una intro muy parecida a «Arise» de Sepultura. Se desarrolla en un medio tiempo con un solo exquisito gracias al genio de James Murphy para luego arrastrarnos hacía el abismo con las ignominiosas voces de John Tardy, el cual creó escuela y ha sido 100 veces imitado pero nunca superado. También cabe destacar al fallecido Frank Watkins destrozando neuronas con su bajo totalmente atronador.

Nos deleitan con unas partes lentas y muy marcadas que nos dejan sin aliento junto a unos excelentes arreglos de guitarra. Los cambios se suceden sin cesar con unas progresiones muy acertadas. Además, el sonido es tan poderoso y grueso, conseguido gracias al buen hacer de Scott Burns que un crack tras los mandos. Nos sorprenden con unas partes que incluso podrían ser catalogadas como progresivas para terminar con un fade out e ir de cabeza a la siguiente.

«Body Bag» es un himno, arrastrada a más no poder, grimosa, pútrida y desesperante. Tras una parte a medio tiempo nos sorprenden con otra acelerada con unos grandes detalles. La batería suena potente y contundente pero es en las secciones lentas que más nos golpea sin piedad desatando el infierno. Y qué decir del solo: majestuoso. Eso sí, creo que le falta voz a esta canción.

Pero esto lo remedían pronto con «Chopped in Half», otro himno que no puede faltar en sus conciertos. Una canción machaca cerebros con un doble bombo emblemático y unos ritmos bastante variados. Murphy nos muestra de nuevo su destreza para luego acelerar y repartir mala leche por doquier.

Siguen con una versión que me maravilló y siempre me ha parecido una canción perfecta. «Circle of the Tyrants» de Celtic Frost ha sido versionada por muchos grupos pero Obitaury supo desarrollarla bajo su propio estilo manteniendo el espíritu de la original de una forma magistral. Seguro que te hace mover la cabeza sin mucho esfuerzo.

Más clásica se nos presenta «Dying» con un ritmo muy marcado en plan Bolt Thrower con el medio tiempo de nuevo como protagonista que básicamente es la tesitura en la que más cómodos se encontraban (y en la actualidad también). Siempre con pequeños acelerones nos van metiendo en otra fase de la canción con un solo bastante heavy que acaba en locura máxima. Por cierto, de nuevo la voz ocupa poco en la canción y parece incluso que sea instrumental pero cuando entra es de forma muy acertada.

Empalmamos de golpe con «Find the Arise», la más corta del disco y directa. Van a degüello desde el segundo cero, aquí no quieren dejar testigo alguno. Y otra vez cabe destacar el gran solo que ejecuta el bueno de James, madre mía; lástima que no estuviera más tiempo con esta gente.

Llegamos a la canción que da título al álbum y es una pieza marca de la casa 100%, puro death metal hecho con pasión. Oscuros y contundentes mientras un solo muy de la vieja escuela nos envuelve. Como con tan poco saben sacarle partido y repartir tralla para seguir con una parte que te parte la nuca. La verdad que ha envejecido la mar de bien y te siguen haciendo cabecear como el primer día. Una canción bastante clásica pero con unos buenos cambios.

Volvemos a la absoluta podredumbre con «Memories Remain» en la que manda el doble bombo de Donald Tardy dirigiendo a todos sus compañeros. Destaca también el apartado vocal que es una auténtica locura. Lo que se echaba de menos antes aquí lo vuelca totalmente John con su característico estilo.

Solemnes, lentos, ominosos y arrastrados se nos muestran con una parte en la que incluyen teclados que les dan una atmósfera increíble. Lo que viene a continuación es sencillamente brillante, escuchad el solo y dejaos llevar por el buen gusto, es puro feeling.

Y llegamos al final con «Turned Inside Out», otro clasicazo que te vuela la cabeza. Una muy buena elección para cerrar tan magistral obra maestra del death metal, un disco esencial para entender lo que vino posteriormente y una influencia para muchos. Y tras más de tres décadas siguen pateando traseros con unos directos impresionantes, así que les queda cuerda para rato. Poneos el disco que os hará rememorar tiempos mejores, seguro.

Robert Garcia
Sobre Robert Garcia 420 Artículos
Death, thrash, djent, dark, progresivo, doom, black, experimental, jazz, clásica, electrónica... La música me mantiene vivo, es una droga que da sentido a este extraño sueño llamado vida. Músico autodidacta, guitarrista, cantante y enfermo de escuchar y escuchar música sin parar.