Massive Attack – Blue Lines: 30 años de un debut colosal

Ficha técnica

Publicado el 8 de abril de 1991
Discográfica: Wild Bunch
 
Componentes:
Robert "3D" Del Naja – Voz, teclados, guitarra, programación
Adrian "Tricky" Thaws – Voz, teclados, bajo, producción
Grant "Daddy G" Marshall – Voz, teclados, guitarra, programación, producción
Shara Nelson – Voz
Horace Andy - Voz

Temas

1. Safe From Harm (5:18)
2. One Love (4:48)
3. Blue Lines (4:21)
4. Be Thankful for What You've Got (4:09)
5. Five Man Army (6:04)
6. Unfinished Sympathy (5:08)
7. Daydreaming (4:14)
8. Lately (4:26)
9. Hymn of the Big Wheel (6:37)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Massive Attack – Blue Lines: 30 años de un debut colosal
Todos los discos de Massive Attack en Amazon


Sé que Massive Attack es una formación que encaja más bien poco en Science of Noise, pero siempre abogamos por defender la música como concepto general y global. Y cuando son menos afines a nuestro estilo, nos fijamos en bandas que hayan trascendido con impacto directo en el mundo de la música. Y en este caso, es imperdonable hacer caso omiso al debut de los británicos Massive Attack.

Fundados en Bristol en 1988, Massive Attack son considerados los pioneros del género trip-hop pese a que ellos siempre han querido desprenderse de ella. Para la banda, su música es un rock experimental con elementos de jazz y rap así como soul y una fuerte influencia de la música electrónica.

El primer lineup de la banda lo formaban Andrew «Mushroom» Vowles, Grant «Daddy G» Marshall, Robert Del Naja y Nellee Hooper. Éste último abandonó la formación justo antes de la grabación de su primer sencillo.

Al poco tiempo se pusieron el mono de trabajo para crear su primer disco con el que contaron con una nueva vocalista fémina, Shara Nelson. Blue Lines vio la luz el 8 de abril de 1991 y obtuvo un pobre éxito a nivel comercial aunque un gran éxito entre la crítica.

Blue Lines

El disco debut de Massive Attack marcó un antes y un después en la música global y a día de hoy sigue sonando fresco y novedoso. Los de Bristol rompieron los cánones establecidos en los principios de los 90, momento en que el britpop y el grunge gobernaban a placer.

Antes de la salida del disco, la banda publicó dos singles que generaron unas altas expectativas. “Daydreaming” y “Unfinished Sympathy” aportaron una nueva visión de la música con esa mezcla de soul, jazz, hip hop, reggae, dub, rhythm and blues, funk, rock y electrónica.

Blue Lines cuenta con nueve canciones en 45 minutos. Unas canciones que se esconden tras una portada hoy emblemática pese a su simpleza y desnudez aparente. El disco se abre con “Safe From Harm”, una canción que cobra vida gracias al portento de voz de Shara Nelson. Una canción oscura con samples y un buen gancho en forma de estribillo. Un arranque inmejorable.

“One Love” cuenta aquí con las voces de un Horace Andy mayúsculo. La canción cuenta con un ritmo más luminoso que la anterior. “Blue Lines” bebe de la herencia hip hop, en ella encontramos a Robert Del Naja, Daddy G y Tricky rapeando pausadamente sobre la base sampleada de “Sneakin’ in the Back” de Tom Scott & The L.A.Express.

Seguimos con “Be Thankful For What You’ve Got”, una canción de aroma ochentera que no ha envejecido tan bien como el resto. Culpa de ello la tiene el estribillo en modo falsete. “Five Man Army” si es una canción potente, también de corte más hiphopero pero con una evolución muy interesante a nivel compositivo y de trabajo vocal.

“Unfinished Sympathy” rompe los moldes des de el primer segundo de reproducción. Voces de fondo sobre platillos, ritmo acelerado al que se añaden las capas de la magistral voz de Shara Nelson. Una canción sexy coronada por una musicalidad tremenda. Sin duda, uno de los máximos exponentes del trip-hop.

“Daydreaming” es otro de los cortes mayúsculos del disco. Una canción lenta y preciosa con un juego de voces sublime sobre unos samples que encajan a la perfección. “Lately” sigue la estela de “Daydreaming” en cuanto a estética. Una canción lenta con una Shara omnipresente. Y finalmente “Hymn of the Big Wheel” cierra el disco siendo la canción más larga del mismo. Una canción impresionante con un combo de interpretes luciéndose en todo momento. En ella Horace Andy y Neneh Cherry se funden regalándonos una canción inmensa con un estribillo top.

El mejor final para un disco monumental. Blue Lines es un disco imprescindible y obligado en toda discografía doméstica. Y pensar que en 1998 lo superarían con Mezzanine

Cifras y curiosidades

A día de hoy, Blue Lines es considerado uno de los discos más influyentes de la música británica de los noventa. Fue la primera piedra del “Sonido Bristol” que más tarde se llamaría trip-hop.

En el año 1997 se realizó una encuesta sobre la Música del Milenio llevada a cabo por HMV, Channel 4, The Guardian y Classic FM. Blue Lines logró situarse como el vigesimoprimer mejor álbum de toda la historia.

En el año 1998, la revista Q Magazine realizó una lista con los 100 mejores álbumes británicos de la historia. Blue Lines se situó en la posición número 58 de dicha lista. Tan solo dos años después, en el 2000, la misma revista se encargó de situar el disco en la posición 9 de la misma lista.

La revista Rolling Stone sitúa a Blue Lines en la posición 395 de su lista sobre los mejores discos de la historia.

Blue Lines se encaramó hasta el puesto número 13 de los discos más vendidos en el Reino Unido. En Australia se alzó hasta la posición 69.

La canción “Unfinished Sympathy” es considerada por gran cantidad de especialistas, revistas musicales y cadenas de televisión como una de las mejores canciones jamás realizada. Un escritor de la BBC no duda en afirmar que la mencionada canción sigue manteniendo su frescura como nunca y emocionando como siempre, aun habiendo sido lanzada hace ya más de una década.

La lista de reconocimientos es inmensa.

Beto Lagarda
Sobre Beto Lagarda 447 Artículos
Rock en todas sus extensiones