Maragda – Tyrants

Nuestra Nota


8.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 8 de mayo de 2024
Discográfica: Spinda Records / Nafra Records
 
Componentes:
Marçal Itarte - Voz, bajo
Guilem Tora - Guitarra, coros
Xavi Pasqual - Batería

Temas

1. Tyrants (6:16)
2. Skirmish (4:40)
3. Endless (6:02)
4. My Only Link (4:48)
5. Sunset Room (5:33)
6. The Singing Mountain (4:25)
7. Godspeed! (4:00)
8. Loose (7:57)

Multimedia





Escucha y compra

Este disco en Amazon: Maragda – Tyrants
Todos los discos de Maragda en Amazon


Tyrants (2024), el nuevo álbum de la banda vallesana Maragda, llegó a nuestros oídos hace apenas un mes, cautivando a los amantes del rock más progresivo y psicodélico. Todo bajo el sello de calidad de Spinda Records y el auspicio de Nafra Records, conocidos por su exquisito gusto y su compromiso con la música de calidad. Este segundo trabajo discográfico reafirma el talento y la visión artística de la banda, tras el éxito de su debut homónimo en 2021 y el EP en directo The Reckless/Evils Seed (2022).

En Tyrants, Marçal Itarte (voz, bajo), Guilem Tora (guitarra, coros) y Xavi Pasqual (batería) nos sumergen en un viaje introspectivo a través de temas profundos y universales como las limitaciones autoimpuestas, la lucha por los valores, el amor y la esperanza. Este recorrido temático se desarrolla en un fascinante universo de fantasía, donde la psicodelia y el rock progresivo se entrelazan continuamente, aderezados con matices de garage que aportan una frescura y energía distintivas. La riqueza de las composiciones, las atmósferas envolventes y las melodías complejas crean una experiencia sonora única que captura a la perfección la esencia de la banda.

El álbum está compuesto por ocho temas cuidadosamente elaborados, cada uno con su propio universo sonoro, desde la épica apertura con la homónima»Tyrants» hasta el extenso cierre con «Loose». Los sencillos «Skirmish» y «My Only Link», junto con la ya mencionada «Tyrants», fueron presentados no hace demasiado en directo en el Siete Barbas Estudio, mostrando la versatilidad y el poder que la banda despliega en vivo. Pero el álbum va mucho más allá…

«Endless», la número tres, comienza con un pasaje instrumental que puede evocar a unos Pearl Jam más introspectivos. La delicadeza de los acordes iniciales crea una atmósfera contemplativa y melancólica, transportando al oyente a un estado de reflexión. Sin embargo, cuando entra la voz, las comparaciones empiezan a desvanecerse. Las guitarras pesadas irrumpen con fuerza, transformando la textura de la canción y llevando el sonido hacia terrenos más oscuros y profundos. Las voces, envolventes y emotivas, guían al oyente a través de un tapiz sonoro que se aleja de la melancolía grunge inicial para sumergirse en un paisaje psicodélico mucho más intrincado. Aquí, las influencias de Pink Floyd –una constante a lo largo de los 44 minutos que dura esta obra– se hacen evidentes, pero con un giro distintivo: están bañadas en ácido, impregnadas de una psicodelia que desafía los sentidos y expande la mente. Los riffs de guitarra, ahora más pesados y resonantes, crean una sensación de inmensidad y profundidad, mientras que las armonías vocales flotan y se entrelazan, añadiendo capas de complejidad y emoción.

Canciones como «The Singing Mountain» demuestran claramente el crecimiento y la madurez de este power trio. En esta pista, el bajo se erige como el protagonista, llevando la batuta con una fuerza y presencia que recuerdan al stoner rock que tanto ha influenciado a los miembros de la banda. Desde los primeros compases, la canción envuelve al oyente en un groove denso y poderoso, una verdadera oda a todo lo stoner. Pero, a medida que la canción avanza, las comparaciones con los Mastodon de su época Once More ‘Round the Sun (2014) se hacen inevitables. Los pesados riffs de guitarra y la estructura compleja de la canción evocan esa misma energía cruda y visceral. Sin embargo, Maragda no se contenta con quedarse en un solo estilo. Al cabo de unos pocos segundos, la banda introduce elementos inesperados que transforman la pieza en algo aún más único y multifacético. Es en estos momentos de sorpresa donde parece que invitan a King Gizzard & the Lizard Wizard a unirse a su particular fiesta sónica. La canción se llena de giros psicodélicos y cambios de ritmo que amplían su espectro sonoro, infundiéndole una vitalidad y creatividad desenfrenadas. Las influencias de la psicodelia moderna se mezclan con la base stoner, creando una amalgama de sonidos que es tan vibrante como impredecible.

Además, cabe destacar «Sunset Room», la quinta pista del álbum, una de las más coloridas, que juega con ramalazos más próximos a la música pop. Mientras tanto, «Godspeed!» sobresale por su energía desenfrenada y su intensidad abrumadora. Desde el primer segundo, esta canción atrapa al oyente con un ritmo frenético que no da tregua, impulsado por potentes riffs de guitarra y un bajo tan machacón como punzante, creando una experiencia auditiva electrizante. Es un verdadero viaje vertiginoso a través de paisajes sonoros dinámicos y vibrantes.

La canción que cierra el álbum, «Loose», es una pieza extensa y atmosférica que probablemente destaque por ser la más psicodélica y pintoresca de todas. Con una duración de casi ocho minutos, representa el final del viaje sonoro que encapsula la esencia de Maragda. Desde sus primeros acordes, la canción atrapa al oyente en una atmósfera envolvente, donde las melodías hipnóticas y los riffs etéreos se entrelazan para crear un paisaje sonoro caleidoscópico. Estamos ante una demostración magistral de la capacidad de Maragda para explorar y expandir los límites del rock psicodélico. La canción fluye con una naturalidad que invita a la introspección, llevándonos por pasajes de quietud meditativa y estallidos puntuales de energía cósmica. Los elementos atmosféricos de la canción, combinados con las texturas sonoras y los efectos reverberantes, crean una experiencia auditiva que es a la vez surrealista y trascendental. Gran cierre.

El regreso de Maragda ya está aquí, y Tyrants no defrauda. Este álbum es, como decía, un testimonio del crecimiento y madurez de la banda, mostrando una capacidad impresionante para fusionar géneros complejos del rock con una fluidez y creatividad excepcionales. Con su sonido caleidoscópico y estructuras musicales que exploran desde la oscuridad hasta la luz, Maragda ha creado una obra que es tanto introspectiva como expansiva, invitando a l@s oyentes a perderse en sus ricos paisajes sonoros.

Tyrants es, insisto una vez más, una prueba palpable del ascenso sonoro de Maragda en un corto periodo de tiempo, consolidando su posición como una de las bandas más prometedoras del panorama estatal actual. Este álbum promete ser una obra imprescindible para los seguidores del género y una muestra del poder artístico de la banda. La capacidad de Maragda para crear música que es tan pintoresca como profunda, y asegura que Tyrants será recordado como un hito en su carrera y una joya en la corona del rock progresivo y psicodélico de proximitat, de quilòmetre zero.

Rubén de Haro
Sobre Rubén de Haro 556 Artículos
Tipo peculiar y entrañable criado a medio camino entre Seattle, Sunset Boulevard y las zonas más húmedas de Louisiana. Si coges un mapa, y si cuentas con ciertos conocimientos matemáticos, verás que el resultado es una zona indeterminada entre los estados de Wyoming, South Dakota y Nebraska. Una zona que, por cierto, no he visitado jamás en la vida. No soy nada de fiar y, aunque me gusta “casi todo lo rock/metal”, prefiero las Vans antes que las J'hayber.