Magnum – The Serpent Rings

Nuestra Nota


8 / 10

Ficha técnica

Publicado el 17 de enero de 2020
Discográfica: SPV/Steamhammer
 
Componentes:
Bob Catley – Voz
Tony Clarkin – Guitarra
Dennis Ward – Bajo, guitarra
Rick Benton – Teclados
Lee Morris – Batería

Temas

1. Where Are You Eden? (5:37)
2. You Can't Run Faster Than Bullets (5:40)
3. Madman or Messiah (5:18)
4. The Archway of Tears (6:21)
5. Not Forgiven (5:48)
6. The Serpent Rings (6:47)
7. House of Kings (4:46)
8. The Great Unknown (5:27)
9. Man (5:31)
10. The Last One on Earth (5:35)
11. Crimson on the White Sand (4:53)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Magnum – The Serpent Rings
Todos los discos de Magnum – The Serpent Rings en Amazon


Llevan ya muchas décadas sacando discos que deberían ser intrascendentes, pero sorpresivamente calan y convencen. Puede que Magnum, en lo suyo, sean los mejores. Su mezcla alquímica de hard rock inglés con progresivo sigue convenciendo ampliamente como ya pasó en material anterior como fueron (especialmente) los discos Into the Valley of the Moonking o el anterior Lost on the Road to Eternity. Aquí la clase y la calidad brillan con ese dúo formado por Tony Clarkin y Bob Catley. Va, seré malo incluso… aquí la mayoría de los temas están más inspirados y funcionan mejor que las partes de Catley en la última entrega de Avantasia. El fichaje de todo un Dennis Ward al bajo sustituyendo al histórico Al Barrow es la gran novedad del disco. En Alemania han entrado al número 4 en listas y en Inglaterra también. Nada mal para un grupo que encaraba su vigésimo primer disco de estudio.

Impresiona la facilidad con la que siguen componiendo y conseguir que sea emocionante después de tantos años y tantos discos. Esperaba un trallazo melódico de inicio, y así es: “Where Are You Eden”. Clase y calidad a raudales en una pieza ampulosa que posee un riff orientado hacia Led Zeppelin. Gran línea vocal y orquestaciones bellas que funcionan a la perfección para rematar con un estribillo ganador y positivista. La pompa brilla en todo su esplendor salpicando ese riff base tan Rainbow de “You Can’t Run Faster than Bullet”. Medio tiempo pegadizo con aires de los Savatage de los 90. Curiosamente la sombra de los de Florida aparece en más de una canción, lo cual para nada es malo. En “Madman or Messiah” hay uno de los grandes solos de Clarkin y tienes el perfecto ejemplo de cómo las gasta la escudería Frontiers a la hora de trabajar el sonido y la producción. Suena que atruena, y como siempre ha sido, gentileza del trabajo del afamado guitarrista en producción.

“The Archway of Tears” es la mejor cara de Magnum y lo que siempre se les ha dado mejor. Hay un punto más sinfónico que han ido ganando con los años y Bob expresa los sentimientos cantando de una forma descomunal. La intensidad musical es rotunda y medios tiempos como “Not Forgiven” cumplen bien con esas teclas tan protagonistas de Rick Benton. Aquí incluso se atreven con un precioso canon entonando lo de “Forgiven”. Uno de los grandes momentos del disco. El tema que da título a la obra es el más extenso. Delicadez y calidez instrumental con mucho feeling. Curiosamente vuelve a salir el espíritu de Savatage a la palestra, basándose en el tema “Welcome to the Show”, el cual han utilizado varias bandas y solistas como el caso que nos ocupa. Los arreglos de “House of Kings” pueden recordarte a los Deep Purple del Perfect Strangers, incluso tirando de vientos y metiendo variaciones progresivas que se acercan al jazz. Toda una sorpresa, lo más experimental del compacto.

La obra no baja el octanaje y hay momentos absolutamente brillantes como cuando empiezan con “Man”. Enorme composición dotada de un gran riff sacando a relucir todas las bondades de esta clásica agrupación inglesa, voces armonizadas incluidas. Cabe destacar el altísimo nivel de Lee Morris (Paradise Lost) a las baquetas, completando un elenco sencillamente impresionante. La despedida viene de la mano de una intensa “Crimson on the White Sand” con elementos sinfónicos y orquestales comandados por las teclas de Rick Benton. Completa este sólido trabajo la teatral “The Last One on Earth”, tremendamente positivista y entonada.

Llevan Magnum muchos discos más que impecables, algo que parecía imposible cuando deberíamos acercarnos al ocaso de su carrera… ¡Para nada! La edad es un indicador solamente. Hay temas en estas últimas obras que pueden mirar de tú a tú mucho de su material más consolidado y clásico. Sigue de idilio con las musas Clarkin y Catley, liderando una banda en la que se ha añadido Dennis Ward. Les tendremos dentro de poco en nuestros escenarios, a ver si elevan un poco el listón de su última visita pues Catley suele enamorar cuando canta con Avantasia, pero aguantar todo un concierto largo y exigente es harina de otro costal… Pueden tocar lo que quieran del presente disco, me parece una obra absolutamente inspirada.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 380 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.