Las 5 mejores canciones de Arch Enemy según… Albert Vila

A pesar de ser una banda que los trues se han mirado habitualmente con un cierto desdén, los suecos Arch Enemy siempre han sido una pequeña debilidad personal, quizás porque no soy del todo true. La época que los viví con más pasión coincidió con el tiempo en el que Angela Gossow se encargaba de las voces, y aunque no creo que Angela fuera ni una cantante ni una frontwoman particularmente brillante, además de ser una pionera, su voz y su personalidad tenían un algo que la hacía especial. Los primeros discos con Johan Liiva a la voz me parecen aún un pelín genéricos, mientras que los dos últimos, ya con su actual vocalista Alyssa White-Gluz al frente, me parecen bastante destacables, pero no han conseguido atraparme del todo a pesar de llevar a la banda a cotas de popularidad que no había alcanzado nunca antes.

Mucha gente se fija en el toque personal que Angela y Alyssa han aportado como vocalistas femeninas guturales en un mundo donde hasta hace poco no abundaba este especimen cada vez más popular, pero el line up de la banda es y ha sido siempre algo impresionante. Bajo la batuta de Michael Ammot, el gran artífice de que la melodía se hiciera un hueco tan importante en Carcass y su obra maestra, Heartwork, Arch Enemy han conseguido alcanzar una personalidad y un sonido inconfundible gracias a la calidad y el buen hacer de cracks como Christopher Ammott, Sharlee d’Angelo, Daniel Erlandsson o, recientemente, el ex-Nevermore Jeff Loomis.

«Enemy Within» (Wages Of Sin, 2002)

El primer tema del primer disco que grabaron con Angela Gossow al frente supuso toda una revolución en las hordas del metal. ¿Pero como puede ser que una mujer cante así? Superada la sorpresa y asimilado el hecho de que la magnética vocalista alemana puede berrear como la que más, este «Enemy Within» es todo un temazo, con una melodía infecciosa y unas guitarras excelentes marca de la casa, una fórmula que pavimentaría el camino de lo que estaba por venir.


«Silent Wars» (Anthems Of Rebellion, 2004)

Un tema trallero, directo, agresivísimo y perfecto para abrir el disco que más me he trillado de la carrera de la banda. Aunque quizás no es la canción que más ha trascendido de un álbum completísimo que incluye clásicos como «We Will Rise» o favoritas personales como la pareja «Despicable Heroes» / «End of the Line», cuando oigo el potente riff y esas primeras frases «This is killing us / fighting the truth a losing battle» no puedo evitar engorilarme.


«Dead Eyes See No Future» (Anthems Of Rebellion, 2004)

Pero el tema más completo y complejo de Anthems Of Rebellion no es otro que este «Dead Eyes See No Future». Bebiendo de los Carcass de Heartwork y de los Megadeth del Rust In Peace (1990), se trata de una tema absolutamente imprescindible, lleno de melodía y de riffacos, con un estriblillo imponente y una parte intermedia acústica totalmente brillante. Quizás, y eso es decir lo suyo, mi tema favorito de esta banda.


«Nemesis» (Doomsday Machine, 2006)

Si se tuviera que escoger una sola canción para representar lo que significa esta banda, seguro que casi todo el mundo escogería «Nemesis». Con un riffaco brutal y un estribillo irresistible, es la canción perfecta que cierra todos y cada uno de los conciertos de la banda. Y sin querer ser mainstream, no me queda otra que reconocer, yo también, que es un auténtico temazo. De hecho, cuando la escuché por primera vez como adelanto de Doomsday Machine, en una de las etapas que estuve más enganchado a esta banda, flipé literalmente con él.


«No Gods, No Masters» (Khaos Legions, 2011)

Curiosamente, la época alrededor de Khaos Legions acabó siendo la época en la que más regularmente escuché a Arch Enemy. El disco es magnífico y está lleno de temazos como «Yesterday Is Dead And Gone», «Under Black Flags We March» o «Bloodstained Cross», pero yo siempre he tenido debilidad para este «No Gods, No Masters», quizás la más pegadiza y antémica de todas. Curiosamente, creo que en el concierto que dieron en la Sala Razzmatazz 2 en Barcelona en 2012 junto a Voivod, el último de esa gira y creo que el último de Angela Gossow al frente de la banda, ante mi sorpresa no llegaron a tocarlo. Pero últimamente, como no puede ser de otra manera, se ha convertido en uno de los temas imprescindibles y habituales en todos los repertorios de la banda.

Avatar
Sobre Albert Vila 869 Artículos
Siempre me ha encantado escribir y siempre me ha encantado el rock, el metal y muchos más estilos. De hecho, me gustan tantos estilos y tantas bandas que he llegado a pensar que he perdido completamente el criterio, pero es que hay tanta buena música ahí fuera que es imposible no seguirse sorprendiendo día a día. Tengo una verborrea incontenible y, si habéis llegado aquí, seguro que ya os habéis dado cuenta. Como medio, formar parte de una escena tan enérgica y con tanta gente apasionada que vive lo que hace con tanto amor y sin esperar nada a cambio es un disfrute constante y auténtico privilegio. En Science of Noise queremos ayudar día a día a que esta escena crezca y se solidifique, sin rivalidades y con la máxima ilusión. Porque seremos pocos, pero somos poderosos.