Incubus – A Crow Left of the Murder… (Especial 20º Aniversario)

Ficha técnica

Publicado el 3 de febrero de 2004
Discográfica: Epic Records
 
Componentes:
Brandon Boyd - Voz, guitarra
Mike Einziger - Guitarra
Ben Kenney - Bajo
José Pasillas - Batería
Chris Kilmore - Mesa de mezclas

Temas

1. Megalomaniac (4:54)
2. A Crow Left of the Murder (3:30)
3. Agoraphobia (3:52)
4. Talk Shows on Mute (3:49)
5. Beware! Criminal (3:48)
6. Sick Sad Little World (6:23)
7. Pistola (4:23)
8. Southern Girl (3:41)
9. Priceless (4:07)
10. Zee Deveel (3:52)
11. Made for TV Movie (3:38)
12. Smile Lines (3:59)
13. Here in My Room (4:20)
14. Leech (4:19)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Incubus – A Crow Left of the Murder… (Especial 20º Aniversario)
Todos los discos de Incubus en Amazon


20 años cumple A Crow Left of the Murder… de Incubus. Esta cifra redonda y lejana me da por pensar que enevejecemos demasiado rápido. Cuando un clásico moderno como este que nos ocupa alcanza dos décadas de vigencia nos hace replantear demasiadas cosas a veces vitales.

Pues yo crecí al son de Incubus. Los de Brandon Boyd siempre han sido una de las bandas que mejor ha representado mi esencia. Su estética desaliñada y su corte surfero, con un rock sin prejuicios ni modas, fieles a su idea. Sí, podéis comentar que han evolucionado, una cosa no quita la otra.

Para viajar a la época de A Crow Left of the Murder… os propongo empezar por unos años antes pero ya algo alejados de ese funk que adornaba sus dos primeros discos, Fungus Amongus (1995) y S.C.I.E.N.C.E. (1997). En 1999 nacieron los Incubus evolucionados como una banda de rock alternativo con toques funk e incluso de nu metal. Make Yourself (1999) y posteriormente Morning View (2001) situaron en boca de toda la comunidad rockera internacional el nombre la banda y empezó una carrera de éxitos. Incubus ampliaron son sonido haciéndolo orgánico y luchando por no caer de lado en la delgada linea que separa el rock alternativo del metal alternativo. Aunque con el tiempo si se dejaron caer hacia la faceta más rockera, la esencia primigenia de la banda era más metálica. Morning View (2001) fue un disco maduro y hermoso, para muchos el punto creativo más destacado de la banda.

A Crow Left of the Murder…

Con nuevo bajista tras la salida de Dirk Lance unos meses antes, Incubus por aquel entonces seguía con Brandon Boyd de vocalista y frontman destacado. La guitarra estaba a cargo de Mike Einziger, la batería para José Pasillas y Chris Kilmore seguía en la mesa de mezclas. Ben Kenney, hasta entonces bajista de la banda de hip hop The Roots y viejo conocido de Mike y José, pues habían tocado juntos en Time Lapse Consortium, se adueñó del bajo de Incubus.

La habilidad de Ben en varios instrumentos le posicionó como uno de los principales compositores de la banda e incluso participa en solos de batería en directo junto a Pasillas. La incorporación de Kenney en Incubus marcó por completo el cambio de sonido que la banda introdujo en A Crow Left of the Murder…. Su predecesor, Dirk Lance, tenía un estilo de tocar el bajo con muchas influencias funky, mientras que Ben tenía influencias del hip hop.

Tirando de hemeroteca y para entender el significado de este curioso título, podemos encontrar en varias monografías:

“El sustantivo colectivo para «cuervo» («crow»), en inglés, es «murder» («asesinato»). Por lo tanto, el título del álbum: «Un cuervo a la izquierda de la bandada», puede interpretarse como una rebelión. La cubierta trasera del álbum muestra un conjunto de cuervos («murder of crows») con uno de sus miembros volando hacia la izquierda. Esta referencia a la rebelión contra la obediencia de grupo se apega a los temas principales del álbum. Es muy probable que la elección de dirigirse hacia la izquierda venga de los mensajes políticos y liberales del álbum. Un ejemplo de esto lo demuestra el video musical para el sencillo «Megalomaniac», que incluye caricaturas con caras de políticos en forma de protesta, yuxtapuestos con imágenes de Hitler, George W. Bush, Mussolini y Stalin. «A Crow Left of the Murder», puede ser visto entonces como un juego de palabras para señalar a un individuo que se separa del grupo con tendencias hacia la izquierda y que el grupo del cual se separa está asociado con «asesinato».”

Podríamos considerar que este nuevo disco fue la entrada tímida de Incubus en el mainstream del rock. Olvidar la estética funky de sus predecesores y abrazar el rock alternativo total fue una maniobra tan inesperada como necesaria. Muchos fans repudiaron el cambio, pero muchos nuevos fans entraron en el mundo de Incubus (¡cómo un servidor!). La esencia de esta mutación la podemos ver representada en las cuatro canciones que abren el disco.

Todo arranca con “Megalomaniac”, uno de los himnos más queridos por los fans, viejos y nuevos. La pista de entrada fue también el primer single del disco que llegó al número uno de la Billboard, trono que ocupó durante seis semanas. Guitarras eléctricas, bajo distorsionado, riff heavy y estribillo rockero combinado con estrofas más suaves. Básicamente lo que podríamos etiquetar como un hit total.

“A Crow Left of the Murder”, la segunda y pieza homónima del disco es una canción muy dinámica con un buen combo de guitarras y batería jugueteando con estribillo de estética rock ejecutado de forma veloz por un inspirado Boyd.

“Agoraphobia”, en palabras de Brandon Boyd:

«Esa canción trata de la idea de que hay una fuerte tendencia en ciertos medios de comunicación a tratar de mantenernos asustados para que sigamos consumiéndonos y seamos dóciles y flexibles, por así decirlo. Creo que capta esa sensación de que no queremos quedarnos en casa, y que aunque a veces nos obliguen, o nos hagan sentir que tenemos que hacerlo, no necesariamente tenemos que hacerlo» «Esa canción trata de la idea de que hay una fuerte tendencia en ciertos medios de comunicación a intentar mantenernos asustados para que consumamos y seamos dóciles y flexibles, por así decirlo. Creo que capta esa sensación de que no queremos quedarnos encerrados, y que aunque a veces nos obliguen, o nos hagan sentir que tenemos que hacerlo, no necesariamente hay que hacerlo».

Sobra decir que la canción cobró una visión renovada durante la pandemia de Covid, momento en el que la banda la recicló. La banda lanzó una versión acústica el 26 de junio de 2020 grabada a distancia por los miembros de la banda en cuarentena. Los beneficios de la nueva versión se donaron a Feeding America.

La cuarta y última pieza clave sería “Talk Shows on Mute”, una canción suave con una bonita melodía que fue lanzada como segundo single del disco llegando al número 3 de la Billboard. Ésta trata sobre la novela de Orwell 1984.

Sin despreciar el resto del disco, que me parece increíble de principio a fin, me quedo con la variedad y el cambio representado en las cuatro primeras pistas. Pero de las 10 restantes no sobra ni media. Canciones como “Sick Sad Little World” o la calmada “Here in My Room” son otras dos joyas de valor incalculable.

Beto Lagarda
Sobre Beto Lagarda 906 Artículos
Rock en todas sus extensiones