Himnos del Rock: «Rainbow in the Dark» de Dio

Hablar de Dio es hablar no solo de una de las mejores y más reputadas voces del metal. Hablar de Dio es hablar de una de las personalidades del género por antonomasia, una de las personas más queridas por compañeros y público y una de las pérdidas más lloradas cuando la enfermedad puso punto y final a su vida.

Su carrera es de ensueño. Es posible que un músico triunfe en un proyecto, quizá en dos. Pero rayar la perfección en tres es algo harto complicado, y el pequeño inglés lo consiguió. A Elf lo podemos obviar, ya que si no fuera por él, apenas lo conoceríamos. A Rainbow no, no lo vamos a obviar. Es ahí dónde se empezó a forjar su leyenda, de la mano de otro de los genios de aquél tiempo, el sr. Blackmore. Temas como “Man on the Silent Mountain” o “Stargazer” podrían estar en esta sección.

Pero no contento con esto, va y se consolida como el sustituto de Ozzy en Black Sabbath. Sí, por voz nuestro homenajeado golea al loco inglés, pero la personalidad de Osbourne es innegable, y quien le sustituyera debía entrar con fuerza para tener alguna oportunidad. Y bien, “Neon Nights” es una buena muestra de lo que consiguió.

Pero donde más brilló (quizá) fue en su proyecto en solitario, ése que lleva su propio nombre. Y fue en su disco debut en el que encontramos el que, para mi gusto, es el mejor tema del proyecto.

«Rainbow in the Dark»

Ronnie James Dio llegaba tarde al ensayo. El jefe no estaba, y los compañeros pensaban en pasárselo bien, así que Apice, Campbell y Bain empezaron a jugar con sus instrumentos, creando una melodía fantabulosa. Así lo recordaba Campbell:

«Siempre había algo más de tensión cuando Ronnie entraba a ensayar. Se notaba que era el jefe. Jimmy, Vinny y yo nos dedicábamos a tocar riffs. Empezábamos a tocar y Vinny le daba su propio sabor. No hay nadie en el planeta que toque la batería como Vinny Appice. Él inventó el ritmo. Cuando yo escribía algo en mi cabeza, mientras lo tocaba, pensaba que la batería iba allí y el bajo aquí. Nueve de cada diez veces Vinny lo invertía. Eso es lo que hizo en ‘Rainbow in the Dark’. Pero la tocamos para Ronnie, y casi al instante empezó a cantar la melodía encima. Y entonces, durante uno de los descansos, Jimmy se acercó al teclado y se le ocurrió el pequeño arreglo de teclado y eso fue todo, teníamos la puta canción escrita en diez minutos.»

En 10 minutos. Una canción inmortal, con uno de los arreglos de teclado más emblemáticos compuesto en 10 minutos. Cuando sale la genialidad que llevamos dentro…

A Dio no le gustó, le sonaba demasiado pop. Tanto es así que amenazó con cortar la cinta con un cuchillo. Por suerte para la historia de la música, sus compañeros consiguieron convencerlo y el pequeño cantante no dejó pasar un día sin agradecer a sus compañeros esa ofuscación por el tema.

La música

No es una canción compleja, compositivamente hablando. El toque especial lo da esa melodía de teclados tan característica. Pero no acaba ahí. El bajo de Bain es sensacional, dándole un empuje enorme. La batería de Appice… bueno, Campbell ya lo dice un poco más arriba. Sí, nada compleja, nada enrevesada, pero efectiva a más no poder.

Y la guitarra de Vivian, tremenda. No solo las partes rítmicas, especialmente en ese interludio en el que la batería solo golpea, sin darle ritmo al asunto, sino especialmente el solo. Enorme, inconfundible y apoteósico.

¿Y de la línea vocal? ¿Qué podemos decir? La parte del estribillo es inmortal, y con eso ya no quedan dudas.

La letra

Según el propio Dio, la letra quiere reflejar sus emociones al salir de Black Sabbath y sentirse solo y rechazado. Curiosamente, cuando empecé a escuchar el tema, me inspiraba positivismo, luz. ¿Qué hace un arco iris en la oscuridad? Brilla, ¿no? Romper las tinieblas. Pues no, se ve que no. Veamos las dos primeras estrofas:

«When there’s lightning, you know it always brings me down‘Cause it’s free and I see that it’s meWho’s lost and never foundI cry out for magic, I feel it dancing in the lightIt was cold, I lost my holdTo the shadows of the night

No sign of the morning comingYou’ve been left on your ownLike a rainbow in the darkA rainbow in the dark»

Efectivamente, no habla de romper la oscuridad, más bien de sumergirse en ella, de sentirse aislado y perdido, sin esperanzas de un nuevo día.

Malos días y malas épocas hemos tenido todos, pero si de ellas nace un temazo como este, bienvenidos sean.

Xavi Prat
Sobre Xavi Prat 387 Artículos
Llevo en esto del heavy más de media vida. Helloween y Rhapsody dieron paso a Whitesnake y Eclipse, pero Kiske sigue siendo Dios. Como no sólo de música vive el hombre, la literatura, Juego de Tronos y los tatuajes cierran el círculo. Algunas personas dicen que soy el puto amo, pero habrá que preguntarles por qué.